Según un informe del Banco de España, la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que el Gobierno realizó en el año 2019 aumentó hasta un 6,01% las probabilidades de que las personas de entre 45 y 64 años afectadas por la medida perdiesen su trabajo a jornada completa. Además, el supervisor bancario añade que la subida complica que los jóvenes encuentren un puesto de trabajo. 

Son muchas las organizaciones que animan y motivan a sus empleados para que se arriesguen, aunque ello implique que se puedan producir errores. People Management magazine explica cómo desde Formación se puede fomentar un “fracaso inteligente” y, de todos modos, también resalta la importancia de marcar un límite a no cruzar para evitar que el daño causado sea demasiado importante. 

Se prevé que muchos trabajadores opten por cambiar de empresa una vez que la amenaza de la pandemia haya disminuido. Según Forbes, las organizaciones que saldrán ganando en la “guerra por el talento” que se avecina serán aquellas que permitan a los trabajadores avanzar profesionalmente y que cuiden de su bienestar apostando por la conciliación y por el trabajo híbrido. 

Hay quien piensa que estar más horas sentado en la silla trabajando equivale a mayores probabilidades de éxito. Esta es una idea errónea, como también lo era antes de la pandemia creer que las personas son menos eficaces cuando no trabajan en la oficina. Fast Company explica que cada vez son más las empresas que se centran en los resultados a la hora de evaluar el desempeño de los trabajadores. 

Tradicionalmente, los altos directivos de las empresas han contado con sus propios despachos en la planta superior de las sedes corporativas. Sin embargo, en los últimos tiempos muchas organizaciones están optando por las oficinas de planta abierta. Sin embargo, The Economist duda de esta tendencia y afirma que los costes de tener a los ejecutivos sin un despacho propio y mezclados con sus colaboradores superan, con creces, a los beneficios.

Pasado ya un año del estallido de la pandemia y con algunas lecciones aprendidas, aterrizamos los conceptos que ya han quedado instaurados y tratamos de perfilar las tendencias que se vislumbran para la segunda parte del año. Han pasado seis meses desde mi anterior participación en esta tribuna y el tiempo no ha hecho más que confirmar lo que sentíamos entonces: la pandemia ha puesto nuestras vidas patas arriba y el mundo del trabajo no es ninguna excepción. Las noticias que comparto a continuación son prueba de ello.

Si no sabíamos todavía cuáles son, sin ningún lugar a dudas, los momentos de la verdad del empleado, la pandemia los ha revelado con total crudeza. La salud está a la cabeza y los empleados han buscado en las empresas respuestas que les aporten seguridad y propósito.

Responsable de bienestar o de teletrabajo, consultores de covid-19 o expertos en desinfección de mercancías son algunas de las nuevas profesiones que refuerzan la digitalización e invitan a hacer más humanas las políticas de personal.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.