Cada vez con mayor frecuencia, las compañías de EEUU piden el usuario y la contraseña de los posibles nuevos empleados para conocer el perfil del postulante. Esta práctica ya ha encendido polémica y se ha cuestionado su legalidad.

Averiguar la situación sentimental, gustos, aficiones, religión e ideología a través del Facebook se ha convertido en una práctica habitual entre los encargados de recursos humanos de las empresas de EE UU. En este país es cada vez más normal pedirle a los candidatos en las entrevistas de trabajo su usuario y contraseña para descubrir su estilo de vida.

Cuando Justin Bassett fue entrevistado para un nuevo trabajo en Seattle, esperaba que le hicieran las preguntas de siempre sobre su experiencia y sus referencias personales, pero se sorprendió mucho cuando la entrevistadora le pidió su nombre de usuario y contraseña de Facebook, según ha contado a Associated Press.

Bassett explica que acababa de contestar algunas preguntas sobre su carácter cuando la entrevistadora viró su atención hacia la computadora para buscar su página de Facebook. Pero no pudo acceder a su perfil privado, por lo que se dirigió de nuevo a Bassett y le pidió que le proporcionara su información personal de acceso.

Bassett se negó y dijo que no quería trabajar para una compañía que pidiera ese tipo de información tan personal. Sin embargo, otros candidatos de trabajo, enfrentados a la misma situación impuesta por ciertas empresas, no están en la posición de negarse a proporcionar dicha información.

"Es como si le pidieras a alguien las llaves se su casa", asegura Orin Kerr, un profesor de leyes de la Universidad de George Washington y ex fiscal federal que se ha referido al asunto como "una flagrante violación a la privacidad".

La legalidad de semejante práctica ha sido ya cuestionada, y es precisamente en lo que se centra una propuesta de legislación en Illinois y Maryland que busca impedir que las dependencias públicas puedan tener acceso a las redes sociales.

Desde el surgimiento de la red social, es una práctica común entre los gerentes revisar los perfiles que tienen acceso público en Facebook, cuentas de Twitter y de otros sitios eeb para saber más sobre los candidatos de trabajo. Pero muchos usuarios, especialmente en Facebook, tienen sus perfiles con acceso restringido, haciéndolos solo accesibles a un grupo selecto de personas o a ciertas redes.

Las compañías que no piden las contraseñas han tomado otras medidas tales como pedir a los aspirantes que acepten como amigos a gerentes de recursos humanos o que entren a su cuenta de Facebook utilizando una computadora de la compañía durante la entrevista. Una vez contratados, a algunos trabajadores se les requiere que firmen acuerdos que les prohíben hablar de manera negativa sobre un empleador en los medios sociales.

Pedir la contraseña de un candidato es más común entre las dependencias públicas, especialmente aquellas que ofrecen puestos policiales, tales como oficiales de Policía o controladores del 911.


Facebook promete incrementar la privacidad para evitar estos abusos

"Como usuario, usted no debe ser obligado a compartir su información privada solo para conseguir un trabajo", asegura Facebook en un comunicado. "Si un empresario ve en la red social que alguien es miembro de un grupo protegido, por ejemplo de LGBT, y no le contrata por ello, se puede enfrentar a una demanda por discriminación", aseguran.

"Facebook se toma su privacidad muy en serio. Vamos a tomar medidas para proteger la privacidad y seguridad de nuestros usuarios, ya sea mediante la creación de nuevas políticas o a través de la acción legal. Nosotros nos esforzaremos todo lo posible por proteger el derecho de los usuarios a mantener en la privacidad su contraseña".

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.