Tras la reforma del IRPF, las compañías pueden incluir un nuevo beneficio social para sus empleados: la tarjeta transporte, que permite pagar hasta 1.500 euros al año en desplazamientos a través de la nómina.

El coche es el medio estrella para ir a trabajar en España, salvo en Barcelona y Madrid, donde más de la mitad de la población activa utiliza el transporte público para ir a la oficina, según datos de la consultora Sodexo Soluciones de Motivación. El principal motivo para utilizar el vehículo familiar es la rapidez en los desplazamientos, aunque prácticamente el 73% de la población estaría dispuesta a plantearse utilizar otros medios de transporte, como el metro, si fuera la empresa quien corriera con los gastos.

Gracias a la reforma del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que entró en vigor el 1 de enero de este año, las compañías pueden incluir un nuevo beneficio social más en sus paquetes retributivos: la tarjeta transporte. Este sistema funciona igual que los tíckets restaurante o el cheque guardería, es decir, el empleado utiliza parte de su sueldo para pagar otro servicio, pero lo hace a través de su nómina, por lo que se ahorra en el IRPF, ya que esta fórmula de compensación cuenta con importantes incentivos fiscales.

Si bien el objetivo del Gobierno es contribuir a reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y evitar los atascos en las entradas de las ciudades en horas punta, el beneficio para los trabajadores es un ahorro anual cercano a los 300 euros en billetes de transporte público, mientras que para las empresas es un mecanismo más para subir el sueldo a sus trabajadores sin incrementar sus costes.

Las primeras

Durante el primer mes, prácticamente ninguna compañía española ha adoptado esta medida, debido, sobre todo, a la falta de información. Algunas firmas especializadas en servicios de compensación, como BM Plan, ya han empezado a comercializar una tarjeta transporte, mientras que otras, como Sodexo o Edenred, están a punto de hacerlo.

“La realidad es que las empresas no tienen claro a día de hoy el modelo que se plantea con la legislación recién aterrizada. Hay que tener en cuenta, además, que muchas de ellas están trabajando con planes de retribución flexible recién cerrados porque a corto plazo no se lo plantean incorporarlo”, explica Óscar Massó, director de Comunicación y Márketing de Sodexo Soluciones de Motivación.
El plazo para aclarar las dudas no puede ser superior a los seis meses, ya que es a mediados de año, antes de las vacaciones estivales, cuando los departamentos de recursos humanos acostumbran a revisar sus políticas retributivas e incorporar nuevos beneficios sociales.

La primera regla que establece la reforma es que la ayuda al transporte se haga a través de un medio de pago electrónico (tarjeta monedero), y no utilizando cheques o tíckets, como ocurre con el pago de restaurantes o guarderías. La cantidad máxima de billetes que un trabajador puede adquirir utilizando este sistema es de 1.500 euros anuales, que estarían exentos de pagar el IRPF.

Si una persona cobra su nómina (a la que se le habrá descontado, de media, entre un 15% y un 20% de IRPF) y con su propio dinero compra un abono transporte, que cuesta 50 euros mensuales, si lo hiciera con la tarjeta transporte el precio seguiría siendo el mismo, pero, al descontarlo de su nómina antes de cobrarla, se ahorraría alrededor de 10 euros en cada compra. Al tratarse de transporte público, se puede incluir el viaje en metro o autobús hasta el trabajo, pero también un desplazamiento en tren o en avión. Como el importe máximo que puede pagar la empresa son 1.500 euros, el ahorro total para el empleado no superará los 300 euros anuales aproximadamente.

La tarjeta también es un instrumento de control del fraude, porque la cantidad que las compañías destinan a este sistema sólo puede ser utilizada para la compra de títulos de transporte, apunta Guillermo Pérez, director de BM Plan.

Sin embargo, la ley todavía tiene algunas lagunas, que está haciendo que su implantación en las empresas sea lenta. Manuel Asla, director de Márketing de Edenred, explica que el principal matiz que necesita un desarrollo está relacionado con la red de puntos de venta donde se acepta el pago con esta tarjeta. Según datos de Sodexo, la mayoría de los ciudadanos compra sus billetes o abonos en estancos, por lo que Asla se pregunta cómo puede asegurarse que la tarjeta no se utiliza para comprar tabaco en lugar de un billete.

Obstáculos

Otras dudas que surgen, en las que también coincide Óscar Massó, es en cómo interferirá fiscalmente la tarjeta transporte con otras ayudas similares que ya tienen algunas compañías. Desde Sodexo y Edenred, se calcula que entre el 18% y el 28% de las empresas españolas tienen algún tipo de incentivo al transporte, en algunos casos, regulados por convenios colectivos, y cuyos pagos son deducibles por las empresas en los pagos a la Seguridad Social.

También existe un problema en la interpretación de qué se considera transporte colectivo. Si bien no hay dudas respecto al metro o el autobús, no queda tan claro, por ejemplo, en el caso de un catamarán de servicio público marítimo que une Rota y Cádiz.

A la espera de que se solucionen las fisuras fiscales, las firmas de compensación ya están ofreciendo este nuevo beneficio social entre sus clientes. BM Plan confía en que, a finales de 2011, más de 500 empresas, es decir, la mitad de su cartera de clientes, utilice ya este sistema.

Cómo funciona la tarjeta transporte emitida por una empresa

  1. Se trata de una forma de pago digital, como una tarjeta monedero, que el empleado sólo puede utilizar para desplazamientos.

  2. Las empresas no pueden destinar más de 1.500 euros anuales por empleado a financiar los billetes en transporte público.

  3. El trabajador no podrá gastar cada mes más de 136 euros. Se puede utilizar en cualquier sistema de desplazamiento colectivo.

  4. El empleado recarga la tarjeta a través de su nómina, por lo que esta cantidad quedará exenta de tributar en el IRPF.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.