Los estudiantes universitarios ganadores del concurso 'Consejero delegado por un día ' serán la sombra de 15 'súperdirectivos ' españoles. Entre los seleccionados el 70% son chicos.

Ya sólo son 15. Empezaron 3.123. Pero la gran mayoría se ha quedado por el camino. Y eso que, según los evaluadores, había mucha gente muy buena. Pero no bastaba con ser bueno. Había que ser brillante. Sólo así se podía ocupar una de las 15 plazas de Consejero delegado por un día. Este concurso, que comenzó antes del verano, permitirá este otoño a un selecto grupo de universitarios pasar el día con los directivos de varias de las mayores empresas de España. Serán su sombra. Vivirán su día. Reuniones de dirección, videoconferencias, departamentos y despachos. Experimentarán de cerca cómo se lleva el timón de un gigante empresarial. Un día en que el pasarán directamente de la universidad al despacho del jefe.

Para convertirse en uno de los 15, los jóvenes universitarios han tenido que demostrar que son los mejores. El único requisito inicial era cursar en la universidad uno de los últimos años de carrera. Tras un registro online, para empezar, tuvieron que enfrentarse a pruebas de inteligencia, motivación, razonamiento numérico y verbal, gestión de información... Después, sólo los que hubiesen obtenido muy buenos resultados y tuvieran un buen expediente debajo del brazo, podrían acceder al resto de pruebas de selección, presenciales. 266 jóvenes lo lograron. Inundaron los despachos de la consultora de selección Ray Human Capital. Y se enfrentaron a lo que se enfrentan los verdaderos directivos para conseguir un puesto de alto nivel.

"No imaginaba que habría tantas pruebas. Ha sido un proceso de selección muy completo. Pero al final, me gusta que haya sido tan intenso, porque cuando lo pasas, sientes que has superado un reto difícil", repasa Manuel Sánchez-Larejo, uno de los ganadores. Contesta al teléfono desde Inglaterra. Acaba de conseguir su título de ingeniero de caminos y cursa primero de derecho. Tiene muy buenas notas, y los informes de sus pruebas de selección destacan la cantidad de habilidades que domina. Pero aún no se considera del todo preparado. Por eso está en Inglaterra. Para perfeccionar su inglés. Luego quizá un máster..., y mientras todo eso ocurre, hará un alto en su día a día para pasar una jornada con la presidenta de McDonald 's España.

"Estoy emocionado. Me presenté al concurso porque desde tercero de carrera descubrí que me gustaban los puentes, pero necesitaba trabajar con personas. Dirigir equipos. Y quería saber qué es lo que de verdad hace un consejero delegado", razona. Manuel es uno de los 15, no hay duda. Es seguro, empático, ambicioso y tiene claro lo que quiere y lo que necesita aprender para llegar a ello.

Almudena Corral, directora de evaluación y consultoría de Ray Human Capital, se ha quedado fascinada. No se esperaba el resultado de la titánica prueba de selección que ha coordinado. No sólo en cuanto a aceptación (más de 3.000 aspirantes entre Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Valladolid y Vigo), sino en lo relativo a las conclusiones. Los miles de chavales que comenzaron las pruebas de selección han dejado una huella después de tantos exámenes y entrevistas: la de toda una generación que dirigirá el mañana del mundo empresarial. A Almudena Corral le ha gustado lo que ha visto.

"La generación que llega, la que está terminando la universidad ahora, no tiene nada que ver con las generaciones anteriores, eso es cierto. Pero eso no se traduce en nada malo. Al contrario. Son gente más creativa, más innovadora, más competitiva... No les asustan los retos, trabajan en equipo pero persiguen sus propias metas, crean redes de contacto en tiempo récord y, sobre todo, no les asustan ni los cambios ni los obstáculos". Corral no puede dejar de echarles flores.

"Cuando trabajas seleccionando directivos, oyes a muchos clientes de grandes empresas comentar el miedo que les dan las nuevas generaciones. Que si los jóvenes de hoy son tal o cual. Y no es así. Los que llegan son muy diferentes de nosotros, los que ocupamos los puestos ahora. Pero son buenos, incluso mejores que nosotros. Tienen más recursos, son más creativos. Y con los jóvenes que son, no tienen ningún miedo a hablar en público, a los idiomas, a los retos...", confirma Ángela Álvarez, directora de la oficina de Ray Human Capital en Barcelona. Su homóloga en Valencia, Noemí Guerrero añade que le sorprendió su capacidad de motivación y la cantidad de actividades que realizan. "Los chicos y las chicas que han hecho las pruebas aquí eran buenos en sus estudios, pero, además, tenían muchos más intereses que las propias clases. Deportes, idiomas, estudios en el extranjero, asociaciones. Los directivos que llegan son gente activa que se preocupa mucho por el lado humano de su vida, no sólo el laboral", explica.

Víctor Clar, recién licenciado en administración de empresas, es un ejemplo de ese perfil completo. Tiene 23 años pero ya llena su currículo con su doble licenciatura, conseguida entre Valencia y Bremen (Alemania). Además, habla varios idiomas, ha hecho prácticas en agencias de marketing de España y de Alemania, y varios cursos de especialización. Y tiene las cosas claras. "Quiero ser presidente de una empresa algún día", confiesa. Hasta que eso llegue, se conformará con ver de cerca lo que hace en su jornada habitual José María Vilas, presidente de Unilever. Mónica Cayuela, otra de las elegidas, verá las entrañas de IBM con Juan Antonio Zufiría, presidente para España, Portugal, Grecia e Israel. Todavía cursa administración de empresas y es becaria en el departamento de fusiones y adquisiciones de una gran consultora. Así que la joven tendrá que pedir el día libre en su nuevo trabajo. No le importa. Nunca pensó que antes de acabar la carrera podría ver de cerca una jornada directiva.

Entre los resultados de todas las pruebas y ese mapa generacional de futuros directivos que Ray Human capital ha podido elaborar, hay un solo dato que mancha los resultados: entre los seleccionados no hay paridad. Un 70% son chicos. Un 30% chicas. ¿Por qué? "Para empezar, porque hemos querido respetar la meritocracia. No hemos forzado la selección por cuestión de sexo. Y eso es lo que ha salido. ¿Por qué? Pues porque, por desgracia, se presentaron menos chicas. Y en general, quizá menos motivadas. Personalmente pienso que es porque aún no se lo creen. Ellas no se ven como consejeras delegadas el día de mañana. Los chicos sí se ven desde el principio presidiendo una empresa. Queda mucho por hacer, porque si ellas no aspiran a dirigir, se perderán grandes potenciales", concluye Corral.

Acceso a página web de Consejero Delegado por un Día: http://consejerodelegadoporundia.com

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.