Las empresas se encuentran hoy inmersas en una complicada lucha por defender el equilibrio entre el derecho a la intimidad de sus clientes y empleados y sus objetivos empresariales. Madrid acoge una Conferencia Internacional para tratar el tema.

Un cuarto de siglo después de la sociedad del "Gran Hermano", descrita por George Orwell en su libro "1984", las empresas se encuentran hoy inmersas en una complicada lucha por defender el equilibrio entre el derecho a la intimidad de sus clientes y empleados y sus objetivos empresariales.

El próximo martes, en el contexto de la Conferencia internacional sobre protección de datos de carácter personal y derecho a la intimidad, que se celebra en Madrid, el bufete Uría Menéndez acoge en su sede la mesa redonda “Vigilancia de los empleados en Europa: equilibrio entre el derecho a la intimidad y la protección de datos y el control empresarial” organizada por Iberian Lawyer y Privacy Law & Business, donde expertos de todo el mundo tratarán de encontrar un punto intermedio entre estos dos aspectos.

Es indudable que las cuestiones relativas al derecho a la intimidad y a la protección de datos cada vez llaman más la atención de los directivos de todas las compañías porque es una cuestión de riesgo dentro del mundo empresarial -la pérdida o falta de rigor en el tratamiento de datos personales tiene serias repercusiones legales y de reputación-. Rosa Fernández García, del departamento de cumplimiento normativo de la multinacional RBC Dexia Investor Services España recuerda que “la obligación de informar al empleado sobre las políticas internas que estime convenientes, como la prohibición del uso personal del correo electrónico corporativo, Internet, redes sociales, así como de otros recursos puestos a su disposición por parte de la empresa para el desarrollo de sus funciones, recae actualmente sobre el empresario”.

Las modificaciones legislativas acaecidas en España, en toda Europa y a nivel mundial - especialmente en Estados Unidos- están redefiniendo la información personal que una empresa puede solicitar o no a sus empleados, bajo la amenaza del ejercicio de acciones judiciales y multas. En este contexto la pregunta que surge es: ¿cómo deberían las empresas y sus asesores organizarse para conseguir un equilibrio entre la gestión empresarial y el respeto de los derechos humanos, tanto de los clientes como de los empleados?

Además de la dificultad de los retos planteados en materia de protección de datos, en la actual coyuntura económica la sustracción de información empresarial de carácter confidencial por parte de los empleados es una amenaza real para las empresas, en particular, cuando los empleados están preocupados por la posible pérdida de su puesto de trabajo. Por ello, el declive económico se está convirtiendo en otro aspecto muy importante que debe ser tenido en cuenta a la hora de buscar un equilibrio entre el derecho a la intimidad y la gestión empresarial. Cecilia Álvarez Rigaudias, abogada de Uría Menéndez considera que “no resulta fácil conjugar los requisitos legales del deber de información -y aún menos del eventual consentimiento- con la prudencia que debe acompañar a las investigaciones motivadas por programas de “leniency”, procesos de “discovery” o simplemente las que han de llevarse a cabo tras en el marco de denuncias internas por actuaciones posiblemente ilegales de un empleado o grupos de trabajadores de todo tipo (acoso sexual, mobbing, acuerdos de precios con competidores, sobornos, etc.).

Las leyes relacionadas con el derecho a la intimidad y la protección de datos se están convirtiendo en un reto cada vez mayor para las empresas, tanto grandes como pequeñas, y con independencia del lugar del mundo en el que se encuentren. Distintos países han aprobado normativas basadas en principios comunes, pero con distintos enfoques prácticos. Sin embargo el equipo de Fernández, de RBC Dexia, considera que significa una gran oportunidad para que en España se empiece a trabajar de forma más alineada con ciertos estándares internacionales de seguridad como las normas ISO/IEC 27002:2005 "Code of practice for information security management", que son cada día más valorados en el mercado

En la mesa redonda de este martes en Uría no sólo se debatirán aspectos prácticos relacionados con las empresas en España, sino también con compañías europeas que están implementando sus propias soluciones ante los nuevos retos que se plantean en este campo. Entre los ponentes se incluyen autoridades reguladoras de Alemania, España, Finlandia, Francia, Italia y Reino Unido, miembros de la asesoría jurídica de empresas como Goldman Sachs, Hewlett-Packard, Iberdrola y Pepsico y abogados europeos de referencia en materia de derecho a la protección de datos.

Acceso a 31 Conferencia Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad: http://www.privacyconference2009.org

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.