L 'enquesta Fathers And Sons mostra als pares treballadors debatent-se en un dilema: dedicar temps a les seves famílies i contribuir a les tasques domèstiques o gaudir amb el compliment de les seves obligacions laborals.

Los datos de la encuesta Fathers And Sons (Padres e Hijos), publicada por The Work Foundation*, revelan que:

- el 93% de los hombres trabajadores piensa que cumple con su trabajo;
- el 40% no cambiaría el avance en su carrera profesional por más tiempo con su familia;
- el 74% afirma atorgar más importancia al equilibrio entre su trabajo y su familia que sus padres;
- el 30% está de acuerdo en que su trabajo interfiere en su vida personal;
- el 41% trabaja en organizaciones que no tienen políticas de conciliación entre el trabajo y la vida personal;
- el 29% piensa que los cambios en la legislación británica para conciliar la vida personal y la profesional va demasiado lejos; y
- una cuarta parte de los encuestados piensa que ha descuidado a sus hijos recientemente.

Estos datos pueden parecer contradictorios pero, en realidad, la encuesta muestra a los padres trabajadores debatiéndose en un dilema. Por un lado, entienden la importancia de dedicar tiempo a sus familias y contribuir a las cargas domésticas. Por otro lado, encuentran una gran satisfacción en el cumplimiento de sus obligaciones laborales, en el sentido tradicional de cumplir con la familia a través de su trabajo. Así, los padres actuales quieren ser distintos a sus padres en términos de relación y dedicación a la familia y esto contribuye a crearles sentimientos de culpa y remordimientos.

La reconciliación de los dos roles es, todavía, más difícil en el caso de directivos y altos cargos. Sitúan el ser un buen padre en lo alto de sus prioridades pero acostumbran a trabajar los fines de semana y, aunque tienen control de sus horarios, raramente apartan el trabajo a un lado y van a recoger a sus hijos a la salida de la escuela.

La encuesta identifica distintos tipos de padres trabajadores:

- El padre del siglo XXI: este es el caso más raro ya que se trata de aquellos padres que anteponen sus hijos a su carrera ya que no piensa que los compromisos familiares sean un obstáculo en su carrera.
- El padrastro: es muy consciente de la necesidad de equilibrar su vida personal con sus compromisos laborales. Atribuye la misma importancia al trabajo y a la familia.
- El padre feliz: le encanta ser padre y aunque pueda ser ambicioso, no pondrá su carrera profesional por delante de su familia.
- El padre malabarista: está comprometido con el trabajo a expensas del tiempo que dedica a su familia. Su emoción dominante es el sentimiento de culpabilidad pero es incapaz de cambiar de estilo de vida.
- El padre hiper-responsable: atiende a las demandas de atención de su familia pero también atiende sus responsabilidades laborales. A veces, el trabajo puede parecerle un paraíso comparado con su hogar pero a la vez, le pesa la sensación de estar descuidando su familia. Es el clásico caso de padre presionado por todos los aspectos de su vida.

Documento original http://www.theworkfoundation.com/newsroom/pressreleases.jsp?ref=88

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.