Los sindicatos reúnen a decenas de miles de personas en una manifestación en Madrid para advertir al Gobierno y a la patronal de que no aceptarán una reforma laboral que precarice el empleo

Los sindicatos han negado hasta la extenuación que la manifestación que convocaron ayer en Madrid fuera contra alguien en concreto. De hecho, el lema bajo el que UGT y CC OO congregaron a decenas de miles de trabajadores ("Que no se aprovechen de la crisis") no tiene un sujeto explícito. Pero sí que encierra uno, o varios, implícitos en las pancartas que recorrían la manifestación, en el manifiesto y en boca de los manifestantes. El mensaje se dirigía a banqueros, empresarios y patronal en primera instancia. Pero no olvidaron al Gobierno. Los líderes de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, Ignacio Fernández Toxo, advirtieron al Ejecutivo que de ir por la senda que le marca la patronal CEOE los encontrará de frente.

"Señor presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, señor presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, no hay atajos a la creación de empleos a través de la precarización del trabajo. Si es así, éste es el atajo para llegar a un conflicto social de otra naturaleza a la que nos ha traído hoy aquí", tronó Toxo en su discurso.

Era una clara referencia a una posible huelga general ante los 57.000 asistentes a la manifestación, según los cálculos realizados por EL PAÍS. Desde CC OO, se elevaba la cifra hasta los 200.000. En UGT iban incluso más allá. El cómputo de la agencia Efe, efectuado "persona a persona" con tecnología informática, rebaja el número a 32.961 manifestantes.

Las palabras de Méndez fueron menos contundentes que las de Toxo, pero también estaban cargadas de exigencias hacia el Ejecutivo. "La prioridad es luchar contra el paro. El déficit público no es una prioridad. El Gobierno no tiene que anteponer las inversiones de carácter público y garantizar de protección social", clamó Méndez en el escenario situado a los pies de la Puerta de Alcalá.

Los discursos de los dos líderes sindicales, que comenzaron casi a las dos de la tarde, fueron precedidos de una marcha que había arrancado un par de horas antes en la plaza de Atocha. En la cabecera de la manifestación -donde abundaban las pancartas y estandartes sindicales, las banderas autonómicas y la republicana- caminaban las cúpulas de los dos sindicatos convocantes, precedida de una banda de tambores que daba un tono festivo y ruidoso a la movilización.

Al hilo del proyecto de Ley de Economía Sostenible en el Gobierno soplan vientos de reformas, entre ellas la laboral. El Ejecutivo espera poder alcanzar un acuerdo en el seno del diálogo social, y para ello puede ponerse manos a la obra incluso esta misma semana. Ante este escenario sus interlocutores han comenzado a marcar sus posiciones.

Hace poco más de una semana fue la patronal la que fijó su postura. Reiteró sus propuestas de reforma laboral (menos costes de despido, rebaja de cuotas sociales, participación privada en la intermediación laboral...), en línea con lo que se propone desde la OCDE, el FMI o el Banco de España.

Ayer los sindicatos lo hicieron en la calle ante sus bases haciendo al mismo tiempo una demostración de fuerza. "Esta sociedad ante la crisis necesita una gran demostración de fuerza para que cambien las cosas", advirtió Méndez.

"Esta movilización tiene un carácter propositivo", definió Toxo. Tanto el líder de CC OO como el de UGT en sus discursos desglosaron algunas de las recetas que han puesto sobre la mesa días atrás para hacer frente a una crisis que se ha llevado por delante más de un millón y medio de puestos de trabajo. Uno y otro hablaron de un pacto con la patronal para los convenios colectivos de los próximos años, de un plan para hacer frente al desempleo juvenil o de poner límites a los contratos temporales.

Pero además de lanzar sus propuestas, los líderes sindicales advirtieron al Gobierno de que no siga los consejos que se lanzan desde la patronal y organismos internacionales. "Plantean una reforma laboral de rebaja de derechos como la madre de toda solución", centró Méndez. Y Toxo remató: "Quienes nos han traído hasta aquí, no están en condiciones de decirnos cómo salir".

Para el líder de CC OO, no es de recibo que las empresas del Ibex 35, el índice bursátil que agrupa a las mayores compañías españolas, repartan entre sus accionistas 18.000 millones en beneficios "y sigan despidiendo gente". Y en referencia a los síntomas de mejora que comienzan a verse afirmó: "Esto no va sólo de la recuperación de las cuentas de las empresas y los balances de los bancos, ni del aumento del producto interior bruto. Esto va de la recuperación del empleo estable y seguro".

La movilización de ayer sirvió, además, para que los líderes sindicales y sus bases se lanzaran contra quienes, a su juicio han provocado la crisis: banqueros, financieros y la falta de regulación del sistema. Paguen los ricos sus robos y sus timos; Robaron ahorros, ahora impuestos rezaban algunos de los lemas de las pancartas. También los había dirigidos al Gobierno: A bancos salváis, a pobres robáis. "Hay gente que se aprovecha de la crisis", explicaba a la altura de la plaza de Cibeles Gonzalo, un trabajador cántabro de Eon de 50 años, que llegó a Madrid para protestar "contra el sistema capitalista" que ha provocado la crisis.

Al mismo tiempo, la manifestación se convirtió en un contenedor en el que tuvieron cabida las protestas contra el cierre de empresas (como la factoría de Bimbo en Almansa) o los impagos salariales. En este capítulo destacaron los trabajadores de Air Comet, empresa perteneciente a Díaz Ferrán. Según denunció el secretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, los trabajadores de la aerolínea, en huelga indefinida, llevan cinco meses sin recibir las nóminas.

La manifestación, a la que acudieron el coordinador general de IU, Cayo Lara, y el secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE, Pedro Zerolo, culminó con un acto en el que ofició de maestro de ceremonias José Miguel Monzón, El Gran Wyoming. Las actrices Asunción Balaguer y Pilar Bardem leyeron un manifiesto de 12 puntos, antes de dar paso a los discursos de los líderes sindicales, que ambos iniciaron con un recuerdo a la saharaui en huelga de hambre Aminetu Haidar y a los cooperantes españoles secuestrados en Mauritania.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.