Espanya no estimula ni promou suficientment des del sector públic el treball de la dona en el mercat de treball ni la conciliació de la vida laboral i familiar, segons un estudi publicat per l 'Instituto de Estudios Fiscales.

España no se encuentra entre los países de la UE que más estimulan y promueven desde el sector público el trabajo de la mujer en el mercado de trabajo y la conciliación de la vida laboral y familiar, según un estudio publicado por el Instituto de Estudios Fiscales (IEF).

En concreto, indica que en España sólo el 2 por ciento de los niños de 0 a 3 años tienen plazas en guarderías financiadas por el sector público, frente al 50 por ciento en Alemania, el 48 por ciento en Dinamarca, el 33 por ciento en Suecia, o el 31 por ciento en Noruega.

En esta misma línea, el porcentaje de personas mayores de 65 años atendidas por instituciones públicas se sitúa en el 2,8 por ciento en España, mientras que en Holanda alcanza el 10 por ciento, el 7,2 por ciento en Finlandia, el 7,1 por ciento en Noruega, el 5,7 por ciento en Dinamarca, o el 5,4 por ciento en Suecia. Igualmente, el porcentaje de personas mayores en España que reciben servicios de cuidado a domicilio sólo supone el 1 por ciento, frente al 24 por ciento en Finlandia, el 17 por ciento en Dinamarca, el 14 por ciento en Noruega, o el 13 por ciento en Suecia y Suiza.

Por ello, el IEF señala que es conveniente que en España se tome ejemplo de las medidas adoptadas en otros países, especialmente en los del Norte de Europa, para que la mujer española, cuya tasa de actividad está por debajo de la media de la UE, pueda elegir entre interrumpir temporalmente su actividad laboral o simular las tareas familiares y profesionales.

Entre las medidas que propone, apunta la necesidad de ampliar el grado de cobertura de los servicios públicos para el cuidado de niños y ancianos, tanto en lo que respecta a su horario como al porcentaje de dependientes cubierto por los mismos, ya que, según el IEF, dichos servicios pueden jugar un papel fundamental en la conciliación de la vida profesional y familiar.

También propone mejorar los beneficios que se obtienen en España vía ingreso y gasto público, aunque advierte de que estas medidas conllevan, a veces, "efectos perversos" sobre el incentivo al trabajo de la mujer. En cualquier caso, señala que las ayudas directas y deducciones que pueden desanimar el trabajo extradoméstico de la mujer tienen en España menos presencia que en otros países, ya que no existen asignaciones por familia monoparental ni por el cuidado de hijos.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.