Workforce Management Online dóna un consell als professionals de RH: durant la seva carrera, anar-se 'n una temporada fora de les funcions típiques i zona de confort pot ajudar a que, en tornar, siguin uns actors més efectius per a l 'organització.

Como asesores de RH y socios de negocio, solemos ofrecer apoyo a directivos y empleados aportando ideas y soluciones en desarrollo profesional, definición de roles o sucesiones. Ayudamos a esquivar los obstáculos en sus actuales cargos de tal modo que puedan posicionarse mejor para lograr el éxito. Actuamos como caja de resonancia de las ideas sobre sus aspiraciones profesionales y planes de sucesión.

Pero, ¿qué pasa con los propios profesionales de RH? ¿Nos miramos a nosotros mismos y examinamos con la misma atención nuestras opciones profesionales y planes de desarrollo? ¿Estamos siguiendo nuestros propios consejos? A veces el consejo profesional más simple que damos –encuentra algo en lo que seas bueno y disfrutes y sigue buscando maneras nuevas y creativas de hacerlo mejor a lo largo del tiempo- puede ser el más difícil de seguir. Esto es especialmente cierto si incluye la posibilidad de forzarnos a nosotros mismos a dar un paso fuera de nuestra zona de confort. Generalistas de RH, responsables de compensación y especialistas en diversidad quizás deberían sólo salir completamente de RH para luego volver. Aquí tienes cinco motivos clave del por qué:

1. Para apreciar el valor de una perspectiva que no sea la de RH
A veces los críticos se quejan de que RH no tiene una perspectiva correcta de lo que es la organización, o que esa perspectiva es demasiado estrecha. Creen que RH tiene sus limitaciones a la hora de conocer el núcleo de los retos estratégicos. Desde RH la respuesta casi siempre es que el reto real está en influenciar a los directivos y ayudarles a ver sus propias organizaciones teniendo en cuenta los principales asuntos del capital humano.

Sin embargo, la verdad es que si nunca hemos permanecido en un puesto fuera de RH, nuestra perspectiva estará indudablemente orientada a RH. Una carrera entera en Recursos Humanos puede ser útil como socio de negocio estratégico en determinadas organizaciones; de hecho, esto ocurre en incontables casos. Pero una carrera que también incluya alguna época fuera de la función nos puede ayudar a ser mucho más efectivos, empezando por el incalculable valor de poder ver el lugar de trabajo desde la perspectiva de aquellos a los que queremos ayudar.

Busca nombres de líderes de RH en algunas de las compañías más admiradas y encontrarás una amplia variedad de trayectorias profesionales. Aquellos que han tenido experiencia laboral fuera de RH destacan, y por más motivos aparte de que no sean “verdaderas” personas de RH; o que no se dediquen realmente a la función de RH, como algunos puristas de RH podrían contraargumentar.

2. Para probar tu propia medicina
Si dejas RH por otro trabajo, experimentarás cómo es ser el receptor de las iniciativas y procesos que impulsabas cuando estabas en RH. El proceso de la entrevista es un buen ejemplo. Los generalistas de RH, y responsables de selección en particular, se podrían beneficiar de sentarse al otro lado de la mesa. Además de para optar realmente a un nuevo trabajo, el proceso de entrevista puede ser experimentado presentando una propuesta a un posible cliente, ofreciendo una respuesta a una solicitud de ofertas o resistir a un grupo de entrevistadores como parte de un gran contrato de negocio potencial. Todas estas son experiencias que colocarían a los exentrevistadores de RH en la posición del entrevistado, y les proporcionaría un respeto renovado por el reto al que se enfrenta todo solicitante de empleo: llegar a dominar la habilidad de presentar con seguridad las destrezas y la experiencia con la esperanza de conseguir un trabajo.

También se puede probar la propia medicina de RH mediante las evaluaciones del rendimiento. Algunas empresas han implantado procesos muy complejos de evaluación del rendimiento que precisan que los directivos pasen muchas horas sentados en salas de reuniones con otros cargos directivos, evaluando a sus equipos y hablando sobre necesidades de desarrollo y planes de sucesión. En muchos casos, incluso a los directivos que entienden la importancia de tal proceso les cuesta mucho dejar de lado las demandas operativas de sus puestos para dedicar tanto tiempo a este tipo de actividades.

Si las personas de RH pudiésemos experimentar el doble reto de gestionar una función organizativa mientras al mismo tiempo se dirige a un equipo o varios equipos, quizás muchos más de nosotros abogaríamos por acortar esos procesos y lograr un mayor rendimiento, en vez de complicarlos o de perpetuarlos hasta el punto de perjudicar sus resultados.

3. Para descubrir las necesidades desconocidas y no explicitadas de la organización
Muchos de los profesionales de RH son buenos en captar las necesidades internas de sus clientes dentro de la organización, y luego idear soluciones como la formación, coaching en el puesto de trabajo o cualquier nuevo proceso para satisfacer dichas necesidades. Podría decirse que muchos profesionales de RH serían incluso mejores en este trabajo con alguna experiencia que no provenga de RH. Cuando has trabajado fuera durante un tiempo, aprendes sobre necesidades desconocidas de los directivos –cosas que o nunca han expresado a sus compañeros de RH o que han pasado por alto en favor de necesidades más urgentes. Un buen ejemplo de identificación de una necesidad desconocida y de encontrar una buena solución para la misma puede verse en un formador en ventas que haya trabajado en la venta directa. Conocerá los retos desde la experiencia y entenderá cómo tratarlos.

Lo mismo puede decirse de conocer los problemas organizacionales y descubrir cómo solucionarlos. Afrontémoslo: hay ciertas conversaciones en el trabajo de las cuales las personas de RH no están al tanto, o de las que sólo oyen hablar tiempo después. Muchos trabajadores tienen dudas de hablar abiertamente delante de personas de RH. Piensan que serán juzgados, que se enfrentarán a represalias por expresarse, o puede que simplemente teman decir algo inapropiado. Cuando te cambias a otra función del trabajo y dejas de ser la cara de RH, ganas acceso a discusiones, sesiones de quejas y charlas en la máquina de café que puede que nunca antes hayas experimentado de primera mano. Trabajando fuera de RH, no sólo desarrollarás una visión más amplia de ciertas necesidades no atendidas, sino que también ganarás perspectiva sobre aquellas áreas problemáticas que normalmente no se explicitan (o que al menos no llegan a los oídos de un responsable de RH).

4. Para predicar con el ejemplo
Trabajar fuera de RH puede proporcionarte oportunidades para fortalecer tu sagacidad en los negocios. Ya estás bien curtido en conceptos y terminología de RH, pero ahora puede que también haya oportunidades para ampliar tus conocimientos en conceptos como, por ejemplo, la gestión del riesgo operacional, la ingeniería de construcción ecológica, o el EBITDA en contraposición al análisis real de los flujos de efectivo. Cuando las personas de RH hablen de manera inteligente sobre desarrollo del capital humano, liderazgo y compensación, y puedan además hacerlo en un lenguaje más propio del negocio, ganarán inmediatamente más credibilidad entre los clientes internos de la empresa.

5. Para saber lo que no conocías
La posibilidad de dejar RH durante una temporada para trabajar en otra función resulta para muchos sobrecogedora. Abundarán las dudas sobre si lo harás bien o incluso sobre si te gustará. También es verdad que no hay una gran abundancia de trabajos con valor añadido ahí fuera diseñados para personas de RH que tienen poca o ninguna experiencia realizando otras funciones. Pero, dando por sentado que dichos obstáculos quedan superados (y pueden serlo, en muchas compañías de sectores como el financiero, el tecnológico o las consultoras), trabajar fuera de RH te ayudará a entender tu organización en un sentido más amplio. Además te ayudará a ver más claramente todo lo que nunca supiste antes –aunque pensaras que sí lo sabías.

Dependiendo de tu actual puesto, tus ganas de desafíos y tu voluntad para vivir con la incertidumbre de saber que estás fuera de tu zona de confort, un trabajo fuera de RH te vinculará con partes de la organización de un modo que quizás jamás hubieras imaginado.

Hacer una presentación sobre las propiedades inmobiliarias de la empresa, gestionar una auditoría de la compañía, o incluso ayudar a crear una estrategia de relaciones públicas, son actividades que la mayoría de personas de RH pueden sólo experimentar a través de otros. Ninguno de nosotros puede hacer todos los trabajos, ni tampoco deberíamos intentarlo. Pero salir fuera durante un tiempo puede proporcionar un mejor sentido sobre todo aquello que echabas en falta antes de hacer el cambio. Aparecerán por todas partes oportunidades para aprender más de lo que sabías antes. Y cuando vuelvas a RH, quizás dos o tres años después, llevarás dicho conocimiento y experiencia contigo y lo podrás usar para convertirte en un socio estratégico más efectivo.

Acceso a la noticia: http://www.workforce.com/section/09/feature/26/58/15/index.html

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.