Treballar amb satisfacció ajuda a obtenir millors resultats i, fins i tot, a equivocar-se menys. The Wall Street Journal explica noves fórmules de coaching per a la felicitat a la feina davant la insatisfacció de molts empleats als EUA.

Como muchos otros trabajadores, Ivelisse Rivera, Médico en el Centro Médico Comunitario, en Middletown, Connecticut, se siente estresada por la gran carga de trabajo. Y tampoco esperaba recibir mucha ayuda durante la reunión anual de personal de la organización el pasado noviembre –sólo los típicos discursos sobre asuntos médicos.

En vez de eso, recibió una gran dosis de algo nuevo: coaching para la felicidad. El ponente principal del encuentro, Shawn Achor –Exinvestigador de la Universidad de Harvard y Exprofesor de uno de los cursos más populares de la Universidad: Psicología Positiva– instó a los 90 empleados que tenía de público a deshacerse del mal humor en el trabajo practicando técnicas inductoras de la felicidad como la meditación o la muestra de gratitud.

Para su sorpresa, afirma la Doctora Rivera, volvió a casa muy animada; “Si asumo una actitud negativa y me quejo todo el rato, quien esté trabajando conmigo se acabará sintiendo igual.”

El coaching para la felicidad se va filtrando en el trabajo. Un número cada vez mayor de empresas, entre las cuales UBS, American Express, KPMG o el bufete de abogados Goodwin Procter, han contratado a formadores que se basan en investigaciones psicológicas, antiguas tradiciones religiosas o en ambas cosas, para inspirar a los trabajadores a tener una actitud más positiva –o por lo menos neutral. El coaching para la felicidad en el trabajo es el caldo de cultivo de nuevos libros de management y de un número cada vez mayor de cursos en las escuelas de negocio.

Los críticos afirman que promover el pensamiento positivo es sólo una manera de que las organizaciones mejoren su moral mientras al mismo tiempo siguen preocupando a los trabajadores con amenazas de despido y una carga de trabajo cada vez mayor. El reciente libro de Barbara Ehrenreich, Bright-sided (“Por el lado bueno”), culpa al “pensamiento positivo” de capacitar a las personas para evitar enfrentarse a un amplio número de serios problemas económicos y laborales.

Sin embargo, no hay duda de que los trabajadores podrían usar un poco de ese ánimo. La satisfacción laboral ha caído en los niveles más bajos en 22 años de la historia en la encuesta anual sobre el tema de la Conference Board (organización sin ánimo de lucro que reúne a empresas de todo el mundo y realiza conferencias para ejecutivos). Sólo el 45% de los trabajadores de EEUU están satisfechos con sus trabajos, lejos del 52% de 2005 y del 61% de 1987, dice este estudio en el que participan 5.000 organizaciones. Achor describe a la audiencia de una de sus recientes conferencias para una gran entidad bancaria como “cariacontecida y preocupada.”

La investigación indica también que una actitud positiva de los empleados puede ser buena para las organizaciones. Un estudio de 2004 sobre 60 equipos de negocio publicado en la revista American Behavioral Scientist se encontró con equipos de buen humor que impulsaban a tener mayores ganancias y mejor satisfacción del cliente. Otro estudio del 2001 de la Universidad de Michigan afirma que las personas que experimentan alegría o satisfacción son capaces de pensar de manera más abierta y creativa, aceptando una variedad más amplia de acciones posibles que las personas que muestran emociones negativas. Y una investigación del 2005 publicada en el Psychological Bulletin muestra que las personas más felices se equivocan menos en el trabajo y reciben evaluaciones más positivas por parte de sus jefes.

Por supuesto, los coaches han intentado durante mucho tiempo inculcar habilidades proactivas para ayudar a sus clientes en la obtención de logros profesionales o personales a partir de situaciones difíciles. Lo que es diferente ahora es el énfasis que se hace en la felicidad interior y en controlar tu propio humor al afrontar turbulencias o desgracias.

De hecho, los coaches para la felicidad van más allá de las propuestas tradicionales de pensamiento positivo, utilizando nuevas tácticas que suelen sonar convincentes entre los trabajadores. Algunos ejemplos: escribir correos electrónicos a tus compañeros de trabajo cada día agradeciéndoles algo que hayan hecho; meditar diariamente para despejar tu mente; hacer algo por alguien sin esperar nada a cambio; escribir en un diario sobre cosas por las que estás agradecido; buscar rasgos que admires en otras personas y felicitarlas por ello. Céntrate en el proceso de tu trabajo, que puedes controlar, antes que en los resultados, que no puedes. Y no etiquetes inmediatamente los acontecimientos como buenos o malos, mantente abierto incluso a resultados potencialmente positivos como resultado de los acontecimientos aparentemente más negativos.

Achor basa su formación en un campo de estudio en vías de expansión sobre el movimiento psicológico positivo, que enfatiza en inculcar la resiliencia y las actitudes positivas por encima del análisis de enfermedades mentales y disfunciones. Srikumar Rao, Catedrático Emérito de la Universidad de Long Island cuyos cursos de formación en empresas y escuelas de negocio le han hecho ganarse el apodo del “gurú de la felicidad”, se basa en principios comunes o tradiciones religiosas como el hinduismo, el sufismo, el budismo, el cristianismo y el judaísmo.

Las personas que utilizan estos principios afirman que funcionan. Grez Johnson, un ejecutivo inmobiliario de Charlotte, Carolina del Norte, dice que la formación de Rao le ayuda a evitar cualquier precipitación con conclusiones negativas sobre los acontecimientos diarios. Entre los cambios de personal o las reorganizaciones, ha aprendido a pensar, “¿es algo bueno o algo malo? La verdad es que no sé cómo resultará el cambio a la larga.” Esta perspectiva mental le ayuda a permanecer abierto a la posibilidad de que acontecimientos aparentemente negativos puedan producir resultados positivos a largo plazo, señala.

Andrew Potter, Director Ejecutivo de National Car Parks, Londres, explica un principio que aprendió de Rao: centrarse en los procesos de trabajo, más que en los resultados que no se pueden controlar, le ayudó a gestionar un concurso reciente por un gran contrato al que optaba su empresa. Sus empleados sentían una fuerte presión por tener que ganárselo a un competidor. Pero en vez de “hablar al equipo sobre lo bueno que sería si ganábamos,” señala Potter, les preguntó, “¿Qué más deberíamos estar haciendo para prepararnos?”

Su empresa no consiguió ese primer contrato, pero solamente “tuvimos 20 minutos de quejas, luego todos se recuperaron,” explica. Cuando se presentó la siguiente oportunidad de concurso, “caminamos con confianza y la conseguimos.” La formación de Rao resulta “muy, muy práctica en la feroz batalla empresarial,” afirma; planea inscribir a muchos más de sus ejecutivos para que la realicen.

En el nuevo libro de Marshall Goldsmith, “Mojo”, este respetado formador en coaching ejecutivo enfatiza en encontrar “un espíritu positivo hacia lo que estamos haciendo ahora, que empieza desde dentro.” Muchas empresas están intentando “aumentar la satisfacción del empleado preguntándose a sí mismas, ‘¿Qué podemos hacer para que el trabajo de los empleados tenga más sentido? ¿Cómo podemos hacer que los empleados se sientan más felices?’” Goldsmith concluye: “Mi planteamiento es bastante diferente; es hacer que sean los empleados los que se pregunten a sí mismos, ‘¿Qué puedo hacer para que mi trabajo tenga más sentido? ¿Qué puedo hacer yo para ser más feliz?’”

Para ayudar a que los trabajadores mantengan el control de sus actitudes internas, Goldsmith comenzará en breve a ofrecer herramientas de software libre para iPhones y BlackBerries desde su página web.

Acceso a la noticia: http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704905604575027042440341392.html?mod=WSJ_Careers_CareerJournal_4

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.