Sólo el 34% de las soluciones informáticas desarrolladas este año han tenido éxito, aunque en el año 1994 fue sólo del 16%. Reparar los errores de estos sistemas es un gran negocio.

Sólo el 34% de las soluciones informáticas desarrolladas este año han tenido éxito, aunque en el año 1994 fue sólo del 16%, según datos de la encuesta de Standish Group Internacional, basada en el estudio de evaluación de 13.522 proyectos tecnológicos. Reparar los errores de estos sistemas es un gran negocio. Aunque una compañía tras otra han intentado desarrollar sus propios sistemas, al final han preferido pasarle “la patata caliente” a otros.

Nadie discute que la informática ofrece muchos beneficios, pero los sistemas informáticos no están libres de problemas. Se han invertido millones de dólares en equipos que no funcionan bien o que han acabado costando mucho más de lo que se había previsto inicialmente. Hewitt Associates estima que el 55% de los grandes proyectos se acaba tarde y superando enormemente el presupuesto inicial. Tan sólo el 10% se puede considerar completamente exitoso.

A pesar de todo, las empresas continúan invirtiendo millones en la constante búsqueda de unir y enlazar los programas de selección de empleados, gestión de datos internos del personal y otras aplicaciones. En esta línea, Gartner prevé que el mercado del outsourcing de procesos de negocio de recursos humanos crecerá de los 25 mil millones de dólares en el 2002 a los 37,8 mil millones de en 2007, un crecimiento anual del 8,6%.

En el caso concreto de los ERP, muchas organizaciones no están preparadas para sufragar la amplitud de costes, tiempo y esfuerzo que requieren. ¿El motivo? No sólo los ordenadores hablan lenguajes diferentes; sino también los departamentos de la organización.

Además del desarrollo de sistemas, su corrección tiene también un gran mercado. Pero hay más, la puesta al día de los sistemas también es un problema, las compañías se encuentran abocadas a actualizaciones carísimas que, muchas veces, consideran innecesarias.

Para RH, encontrar y entender la tecnología es un desafío constante. Existe el consenso que los programas estándar no responden a las necesidades de la compañía y que requieren personalización... La compañía acaba comprando un paquete de software relativamente barato, pero, al final, se gasta fortunas en la personalización. Los departamentos de RH no son compradores “sofisticados” de este tipo de industria y no saben identificar las señales de alarma.

De manera que los expertos recomiendan insistir en demostraciones de cómo el nuevo programa va ayudar a la compañía. RH tiene que aprender a ser “buen comprador” y pedir referencias de clientes que ya utilicen el programa. Hay que dejar de dar la culpa de los fallos del sistema y de los gastos descontrolados a los vendedores. Finalmente, si un programa funciona bien sólo, pero falla cuando lo integramos con otro, mejor dejarlo como estaba.

Acceso a la noticia: http://www.workforce.com/archive/feature/23/59/72/index.php

*Shuit, Douglas P. “Forget the Silver Bullets and Put in Something that Works”. Workforce Management, enero/ 2004. (Artículo consultado online: 12/02/2004)

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.