La majoria d 'empleats creu que el seu poder adquisitiu és insuficient i que li caldria guanyar 1.300 euros més al mes. Segons un baròmetre sobre el clima laboral a Espanya, la manca de temps és una de les qüestions que més preocupa els catalans.

El impacto de la crisis ha hecho cambiar las prioridades de los trabajadores españoles que tienen como principal preocupación conservar el empleo, cuando antes ésta era su nivel salarial, aunque el 59% cree que su poder adquisitivo es insuficiente y que le haría falta ganar 1.300 euros más al mes.

Ésta es una de las principales conclusiones que se extraen del barómetro sobre el clima laboral en España en 2010 que han elaborado conjuntamente la empresa Endenred y la escuela de negocios IESE, y que se basa en una muestra de 1.200 trabajadores de distintos sectores de actividad y con diferentes grados de responsabilidad.

A diferencia de 2008, cuando la principal preocupación de los trabajadores era su nivel salarial, los empleados españoles sitúan en primer lugar la seguridad para conservar su puesto de trabajo, lo que inquieta al 45%.

Esta preocupación por la seguridad es prioritaria entre los 30 y los 55 años, mientras que los jóvenes de entre 18 y 29 años sitúan como principal preocupación el sueldo.

La investigadora y profesora de IESE responsable de la encuesta, Nuria Chinchilla, ha apuntado, en conferencia de prensa, que estos datos evidencian que "la gente tiene miedo a perder su puesto de trabajo. Hay falta de esperanza y eso es lo peor que puede pasar".

La encuesta, que se realiza desde 2005, revela también que un 59% no está satisfecho con su poder adquisitivo y de media calculan que para ir bien deberían ganar unos 1.314 euros más al mes.

La crisis económica ha hecho también que en los últimos dos años ha bajado el índice de satisfacción en el trabajo (ahora sólo se siente bastante satisfecho un 61% de los empleados), al tiempo que crece la valoración del empleo como una actividad que se ve como una obligación y una rutina, en detrimento de algo que reporta orgullo o placer.

Los empleados madrileños son los menos satisfechos con su trabajo, un 56%, mientras que, con un 66%, los valencianos son los que se declaran tener un mayor índice de satisfacción, y los catalanes, un 62%.

Fuera del trabajo, la principal preocupación de los españoles es la falta de dinero (26%), seguida por la falta de tiempo (17%), los problemas domésticos (17%) y el cuidado de los hijos (14%).

Este orden se invierte en el caso de Catalunya, donde el 45% apunta como su principal preocupación la falta de tiempo, seguida de la falta de dinero (un 39%).

Respecto a la motivación, el 51% de los españoles reconocen que su principal motivación es el dinero, seguido de la carrera (39%) y la vocación (11%), tendencia que invierten los ejecutivos, que dan más importancia a la carrera y luego al dinero y la vocación.

Los valencianos son los que en una mayor proporción esperan que su empresa les ayude con la comida (68%) y la guardería (61%), seguidos de los madrileños (64% y 57%) y los catalanes (62% y 49%).

La encuesta pregunta también por la percepción del trabajador sobre el futuro de la empresa, que es vista de manera optimista por el 62%, y sobre el equilibrio de la vida profesional y personal, que ha mejorado en los últimos dos años y merece ahora una nota de 6,6.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.