Una nova eina de gestió permet disposar de professionals de gran solvència per a un projecte concret i per a un temps prefixat. Hi ha moltes activitats intensives en talent que no requereixen dedicació 'full time ' del directiu.

¿Qué le parecería poder incorporar en su empresa a un directivo con experiencia contrastada para lanzar un determinado producto, por ejemplo, y tenerlo solamente durante el tiempo que lo necesite?

Probablemente es algo que alguna vez ha pensado, pero no resulta fácil de conseguir. Sin embargo, la figura existe. Como un híbrido entre el head hunting, la consultoría y las ETT, nació en los años setenta en Estados Unidos el llamado Interim Management que trata de dar respuesta a la pregunta que se acaba de plantear. Posteriormente, en los noventa entró en Europa por Holanda y es una fórmula muy utilizada en algunos países, aunque es todavía muy incipiente en España. En definitiva, se trata de profesionales con muchos años de experiencia que, o bien por decisión propia o por haber sido prejubilados en su empresa, se incorporan a una compañía por un tiempo limitado para desarrollar un proyecto de su especialidad, ya sea de marketing, de logística, de exportación...

Dedicación parcial

Con ello se cubre una parcela muy necesaria, ya que hay muchas actividades intensivas en talento que no siempre requieren una dedicación full time de un directivo, sino únicamente una colaboración parcial y sólo por un tiempo. Para María José Parada, colaboradora del Instituto de Estudios Laborales de Esade, la figura es interesante "porque al ser una persona que viene de fuera, es objetiva; porque se dedica a fondo en lo que hace, al ser su única labor en la empresa y porque tiene mucha experiencia en el trabajo que desempeña". Cita un caso típico, como es la transición de generaciones en la empresa familiar. "Se puede utilizar esta figura para que sea una transición ordenada". Por supuesto, hay firmas especializadas que ponen en contacto a las compañías con los ejecutivos y contratan separadamente con ambas partes.

Para Javier Prats, administrador de una de estas firmas, PTM, equipos de gestión empresarial,las ventajas del empresario en la contratación de estos servicios son varias. En concreto, cita tres que a su juicio son las principales. "En primer lugar, la capacidad de adaptación del directivo al nuevo proyecto, dada su experiencia, es muy rápida, por lo que comienza a ser efectivo de forma inmediata. En segundo lugar, las empresas que contratan este tipo de servicios, pueden disponer igualmente de un responsable de proyecto -de la firma especializada- al que recabar su opinión en cualquier momento respecto al trabajo desarrollado por el directivo, mientras éste puede compartir criterios de implantación con el mismo responsable del proyecto". Y, por último, cita como importante el coste de este tipo de servicio, ya que "dadas las características del mismo, en términos de duración, intensidad y tipología, es más competitivo que los sistemas convencionales al tiempo que se encaja como un gasto variable y, por tanto, no sobrecarga la estructura de la empresa".

A estas ventajas, Eduard Genís, gerente de Aitern 2002, una empresa dedicada a instalaciones de climatización y hostelería de Girona y que ha utilizado con éxito esta figura, añade que "es importante tener una persona externa con experiencia que te ayude a clarificar tu propio negocio. A veces, desde fuera las cosas se ven de forma distinta y te ayudan a diseñar el proyecto de forma diferente a como lo hubieras hecho".Tampoco olvida otro aspecto importante: una incorporación de este tipo, ¿cómo es recibida por la plantilla? "Más fácil que si se tratara de alguien que viene para quedarse, ya que las resistencias a los cambios que se le pide ponga en marcha, son menores", comenta.

La flexibilidad

Aún se citan más ventajas. La flexibilidad, por ejemplo.Y no sólo para la empresa, sino para el directivo. Eduardo Flo es un licenciado y master en Esade, que tras años de experiencia en una multinacional se planteó seguir un proyecto personal en el mundo del coche ecológico. Es un proyecto a largo plazo y que no le retribuye de monmento y en el Interim Management ha encontrado una solución. "Mi último trabajo ha durado seis meses y tres días a la semana. Ello me ha permitido dedicar dos días a mi proyecto. Hasta éste no sea rentable, este tipo de dedicación profesional me resulta idónea, por la flexibilidad que me otorga. Por ejemplo, si mi proyecto al final no funcionara, mientras dedico este tiempo a trabajos sucesivos lo puedo emplear en pensar si finalmente me decido a volver a trabajar en plan fijo para un tercero". Ysubraya las palabras de Genís, respecto a su incorporación a la empresa. "Nunca he tenido un problema de integración. Al contrario. Te ven como alguien que se va a ir, que trabaja mucho con ellos y no supones una amenaza.Saben que les vas a montar algo y se lo dejarás".

La relación contractual que se etablece entre la firma especializada y el ejecutivo es la de prestación de servicios. Para Javier Prats, "nos aproximamos a un tema de consultoría en términos legales". En cuanto al proyecto estándar , lo cifra entre seis y nueve meses y la intensidad en tres días a la semana. Con todo, asegura que este promedio corresponde más a la empresa familiar que a una multinacional. "En las multinacionales, la intensidad requerida acostumbra a ser mayor", dice. En cuanto al coste, "es el del mercado", asegura y no hay posibilidad de regatear, porque "las tarifas son muy claras, por sector y tamaño de la empresa, en función de lo que marca el mercado".

Sobre las razones de que está poco desarrollada esta figura en España, Prats apunta al poco conociy, miento que hay de ella, cierta prevención hacia todo lo que viene de fuera, el ser una figura nueva... "Además, en España ha entrado por la vía de las multinacionales y para solucionar situaciones de crisis. Ello puede adulterar un poco su concepto real. En realidad, no hace falta ser una multinacional para que sea interesante aplicar esta figura. Tampoco es para empresas muy pequeñas. Creo que el máximo provecho lo pueden obtener empresas que facturan entre 6 y 24 millones de euros. Pienso que es una figura idónea para la empresa familiar que está en pleno crecimiento. Justo cuando el empresario empieza a sentirse sólo y comprobar que la realidad empieza a desbordarle..."

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.