La libertad de expresión es un arma de doble filo. Lo descubren cada vez más personas, despedidas por lo que escriben en sus weblogs (diarios personales en Internet). El fallo más común es criticar a jefes y compañeros, confiando en que nunca lo leerán.

El fallo más común es criticar o hacer chistes sobre jefes y compañeros, confiando en que Internet es tan grande que nunca lo leerán. Delta Air Lines, BlockBuster, la Universidad de Hardvard, Microsoft o Wells Fargo son algunas de las compañías que han echado a empleados por ese motivo. Hay decenas de casos en Estados Unidos y empiezan a darse también en Europa.

Jessica Cutler trabajaba en la oficina del senador americano Mike DeWine. Con el seudónimo Washingtoniene, escribía en Internet un diario personal para sus amigas, donde explicaba detalles sobre sus seis compañeros de sexo, entre ellos un oficial casado de la Administración de Bush, o un miembro del equipo del senador, que la había contratado. Jessica fue despedida.

"Fotografías inapropiadas"

Ellen Simonetti, azafata de Delta Air Lines, publicó en su weblog fotos de ella y sus amigas en una fiesta, con los uniformes de la compañía. Delta la despidió por "fotografías inapropiadas". Simonetti, que sigue manteniendo su diario, descubrió que no era la única. Simonetti es la primera firmante del manifiesto Freedom to blog, que pide: "Si se quiere disciplinar a un empleado por lo que ha dicho en su diario personal, antes hay que establecer políticas claras sobre este asunto y distribuirlas entre los trabajadores, para que sepan qué pueden y qué no pueden decir. Nadie debe ser despedido por su weblog, a menos que se pueda probar que el trabajador ha causado un daño internacional".

El manifiesto se acompaña de una lista negra de empresas blogofóbicas, como Starbucks, Apple o el ejército de los Estados Unidos. Uno de los primeros casos ocurrió en Microsoft, en octubre de 2003. Michael Hanscom, que trabajaba en la empresa de fotocopias del campus, vio un camión que descargaba ordenadores G5 de Apple. Hizo una foto y la publicó en su weblog con el título: "Incluso Microsoft quiere G5s". Fue despedido por no cumplir las normas de seguridad.

Uno de los primeros despedidos en Europa es Joe Gordon, de Edimburgo. Llevaba 11 años trabajando en la cadena de librerías Waterstone; paralelamente, tenía un diario personal satírico, conocido en ámbitos literarios. En Navidad fue despedido: "Les dije que hacía bien mi trabajo y que no me despedían por eso sino por comentarios que hacía en mi tiempo libre, cuando escribía en mi casa para mi weblog".

Acceso a casos y curiosidades ocurridos en Google: http://google.dirson.com/categoria.new/curiosidades/

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.