Las Naciones Unidas acaban de echar una mirada a la tecnología que desde hace una década se desarrolla en España para acercar al ciudadano el complejo entramado de la administración pública, a través de Internet.

Y con esta visión, el organismo acaba de firmar un convenio con la Fundación Universitaria de España para instalar un primer punto de acceso remoto Administratel en su cuartel general en Nueva York.

La plataforma electrónica de la red Administratel está establecida en Madrid y permite conectar al usuario con cualquier administración del mundo -ministerios, diputaciones, ayuntamientos, universidades, partidos políticos o sindicatos-, de forma totalmente gratuita, tocando una pantalla y sin necesidad de conocimientos informáticos. Las terminales -ideadas, diseñadas y desarrolladas por españoles- están dotadas de una pequeña cámara para poder realizar videoconferencias.

En la práctica, el sistema permite al usuario enviar correo electrónico y mensajes SMS; la búsqueda de empleo, prácticas y voluntariado o solicitar becas; acceder a teléfonos municipales de interés, sondeos de opinión y campañas de información destinadas al ciudadano; o empadronarse. El acceso es posible en cuatro lenguas: chino, inglés, francés, árabe y español. Como señala José Luis Pérez de Rueda, presidente de la Fundación Pérez de Rueda, "se trata de facilitar a la ciudadanía la información que pueda serle útil, de la manera más rápida y efectiva posible, aprovechando la tecnología del momento".

Pero para los ingenieros que desarrollan esta tecnología, "no dejar de ser curioso que te escuchen desde fuera" y advierten de que el primer prototipo de estas terminales -que sigue funcionando perfectamente- data de 1995, cuando Yahoo! o eBay veían en Internet un filón para los negocios. "Entonces, nosotros queríamos encontrar la vía para utilizar la red como un servicio público, para que pudieran utilizarlo personas que no tienen ordenadores en casa", explica. Desde entonces, están desplegando cientos de terminales en lugares como edificios institucionales, bibliotecas o centros de ocio.

La brecha digital

El conocido como gobierno electrónico es una iniciativa que se desarrolla con más rapidez de lo que se cree en todo el mundo, sobre todo en los países desarrollados. EE UU y Reino Unido, según el último estudio de las Naciones Unidas sobre el sector público mundial, son los que aprovechan mejor Internet con estos fines. Pero la ONU advierte de que la brecha digital, la falta de compromiso político de los gobiernos -nacionales, regionales o locales- y el bajo nivel de las inversiones en infraestructuras frenan una expansión más vigorosa de esta tecnología. La Unión Europea estima que sólo el 36% de los ciudadanos ha utilizado alguna vez Internet.

El proyecto Administratel pretende tapar ese agujero y acercar las ventajas de la "red de redes" al ciudadano, lo que se ha bautizado como el "Internet democrático". "No hay que olvidar que gran parte de la población actualmente no puede acceder a los servicios ofrecidos en Internet debido a que no disponen de ordenador en su casa, una conexión o no tiene los conocimientos informáticos suficientes", explica Pérez de Rueda, que considera que sus terminales "pueden ser una solución a la preocupación de cualquier administración cuando se plantea ofrecer nuevos servicios a través de Internet".

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.