Los empresarios pagaron casi 10.000 euros de indemnización por despido a los empleados cuyo contrato se extinguió el año pasado. Y en los casos que acabaron en los tribunales, un pago de casi 6.000 euros por ex asalariado, el doble que antes de la crisis.

El permanente debate que ha abierto la negociación de la reforma laboral sobre el coste del despido en España suele plantearse en términos de días de salario y límite de mensualidades que le corresponden a cada empleado según su contrato. El panorama se clarifica, sin embargo, al hablar de cifras reales. Durante el pasado año, en el que los datos provisionales arrojan un saldo de casi 1,5 millones de despidos, las empresas pagaron una media de casi 10.000 euros a cada asalariado del que prescindieron, según la información que manejan fuentes del mundo empresarial.

La cifra osciló entre los 10.316 de los primeros tres meses de 2009, y los 9.489 euros que se abonaron a cada ex empleado en el segundo trimestre del ejercicio. Durante el resto del año, las cantidades oscilaron entre estas dos cifras. Un coste derivado, en parte, del uso de la modalidad más frecuente de extinción de la relación laboral en los últimos años, el conocido como despido exprés. Este sistema, aprobado en 2002, permite al empresario prescindir inmediatamente de su empleado ingresando la indemnización en el plazo de 48 horas. La cuantía debe ser siempre la máxima recogida por la ley, dado que se admite que el proceso es improcedente. Así, en caso de un contrato indefinido ordinario el trabajador recibe 45 días de salario por año en la empresa, con un límite de 42 mensualidades.

Por eso, el Gobierno apuesta en el diálogo social por ampliar el uso del contrato de fomento cuya cuantía se reduce a 33 días por año, y un tope de 24 meses. En ambos casos, si la compañía en cuestión es capaz de justificar causas objetivas para el despido (económicas u organizativas, por ejemplo), el coste se reduce a 20 días.

Cobraran lo que cobrara en un inicio, del millón y medio de despedidos durante el año, 125.000 llevaron su caso ante los tribunales. Los jueces dieron la razón a los trabajadores en cinco de cada seis sentencias, de las 63.700 que dictaminaron en 2009. Su efecto se tradujo en el reconocimiento de 368,5 millones de euros que las empresas tuvieron que pagar a sus antiguos asalariados, lo que equivale a una media de 5.777 euros.

La cifra casi duplica los 3.600 euros con que se saldaron las indemnizaciones marcadas por sentencia en el año 2006, antes de que comenzara la crisis. El duro ajuste del empleo que viene sufriendo España ha multiplicado la salida de trabajadores indefinidos con mayor antigüedad en sus empresas, encareciendo considerablemente la cuantía media que se ven obligados a pagar los patronos. Los despidos llevados a juicio conllevan, normalmente, la reclamación de una indemnización mayor a la que se ha concedido. Si el juez considera que el empresario no lo justifica debidamente, lo declarará improcedente.

La conciliación también se encarece

Dentro del aumento que experimentó el número de litigios, también se incrementaron los casos que se cerraron con la conciliación de las partes. De los 15.744 acuerdos alcanzados en 2006, se pasó a 28.600 el año pasado. Ante los costes extras que supone el juicio y la posibilidad de perderlo, trabajadores y empresarios pactaron indemnizaciones extrajudiciales por un valor de 188 millones de euros. El resultado, es que estos desembolsos también ascendieron cuantitativamente con respecto a hace tres años. Si entonces el pago era de 4.123 euros de media por trabajador, durante 2009 la cifra superó los 6.500 euros.


La cifra

6.572 euros fue la cifra media que pactaron como indemnización por despido los trabajadores y empresarios que llegaron a acuerdo tras ir a juicio.


Catalanes, los que más acuden a los tribunales

De igual forma que no se pierde el mismo empleo en todas las comunidades autónomas, también varían los usos y costumbres de empresarios y trabajadores ante los despidos. La región donde más casos terminan en manos de los tribunales es Cataluña, donde 23.422 extinciones de contrato fueron objeto de litigio durante el pasado año. En comparación, los juzgados de Andalucía, con una población superior a la catalana, atendieron 20.000 casos. Tampoco la cuantía que reciben los desempleados es las misma. Mientras que la indemnización media por persona en Cantabria fue de 1.613 euros, en la región de Murcia los jueces dictaminaron que las empresas debían abonar más de 100 millones de euros a sus ex empleados. Éstos recibieron una media de 17.500 euros.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.