Los infectados por VIH en España, principalmente las mujeres, sufren discriminación en su vida diaria, sobre todo en el ámbito sanitario y laboral, según revela un informe del Ministerio de Sanidad y Consumo.

Sanidad destinará casi cinco millones de euros a las CCAA para luchar contra el estigma. El documento no ve discriminatoria la legislación española. Salgado afirma que estas actitudes "son inadmisibles y deberían avergonzarnos".

Los infectados por VIH en España, principalmente las mujeres, sufren discriminación en su vida diaria, sobre todo en el ámbito sanitario y laboral, según revela el informe 'Discriminación y VIH/Sida 2005 ', el primer estudio realizado en nuestro país sobre este tema. El Ministerio de Sanidad y Consumo destinará este año un total de 4,8 millones de euros a las Comunidades Autónomas para que luchen contra el estigma que sufren los seropositivos.

Según ha declarado la ministra Elena Salgado durante la presentación del informe, realizado por la Universidad Carlos III y Cruz Roja, la consecuencia más grave de la discriminación de los afectados de sida es que viola la dignidad de este colectivo, vulnera sus derechos humanos y empobrece a las sociedades. Para Salgado, la discriminación hacia las personas con sida se mezcla con otras formas como por razón de raza u orientación sexual, lo que "contribuye a aumentar la vulnerabilidad al contagio de determinadas poblaciones".

Además, la titular de Sanidad afirma que estas actitudes limitan la efectividad de las políticas frente al sida al igual que la prevención, ya que desanima a las personas a que se realicen la prueba, a informarse convenientemente sobre cómo protegerse y a seguir de forma adecuada el tratamiento. "Esta actitud de discriminación no es admisible en una sociedad democrática y desarrollada como la nuestra. Debería avergonzarnos".

El informe, financiado con 235.000 euros por la Fundación para la Investigación y Prevención del Sida en España (FIPSE), ha revisado aspectos como la legislación y los relacionados con múltiples ámbitos como la sanidad, empleo, administración, vivienda, educación, seguros...

El equipo de investigación ha recibido un total de 596 notificaciones de prácticas discriminatorias relacionadas con todas las áreas. Un ejemplo es el que se ha detectado en sanidad como el aislamiento del paciente o la derivación no justificada a otros profesionales sanitarios, la realización de la prueba sin consentimiento informado o el marcaje especial de la documentación del enfermo.

Respecto al terreno laboral se han recibido notificaciones de seropositivos a los que se les dificulta el acceso a un trabajo y sigue habiendo empresas que preguntan en los formularios o entrevistas si la persona está infectada por el VIH. También se han detectado despidos o cambios en las condiciones de trabajo de muy diversa índole.

Otras formas de rechazo

El documento, el primero de España y uno de los primeros en todo el mundo de este tipo, muestra que no se ha encontrado discriminación en la legislación española hacia los seropositivos, aunque se han detectado casos aislados de los reglamentos y protocolos internos de organizaciones e instituciones.

En este sentido, la titular de Sanidad ha resaltado la necesidad de eliminar la aplicación errónea del concepto de "enfermedad infecto-contagiosa" de los formularios, ya que no debería ser un impedimento para el acceso a determinados servicios como balnearios, residencias, pisos tutelados, becas, contratación de seguros o acceso a créditos.

Asimismo, Salgado ha advertido del riesgo de la "propia discriminación anticipada" por parte de los seropositivos al aceptar internamente una actitud social discriminatoria, a pesar de contar con normas que les protegen. En esta línea, ha insistido en que "siempre deben denunciar cualquier tipo de discriminación, intentando aportar pruebas ante las autoridades competentes", frente a uno de los datos de la investigación que resalta la escasez de recursos abiertos sobre este aspecto.

Medidas y cambios

La ministra de Sanidad ha afirmado que se identificarán aquellas actividades profesionales o situaciones del ámbito privado en las que existe discriminación hacia las personas con VIH con la intención de desarrollar actividades concretas que contribuyan a erradicar el estigma.

En este sentido, se van a intensificar las políticas de sensibilización e información y se potenciarán los mecanismos de colaboración con otros departamentos e instituciones, entre otras medidas.

Por su parte, el director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida, Peter Piot, ha resaltado que «no basta con una buena legislación, sino que hay que cambiar las actitudes sociales y culturales para acabar con la discriminación". Para este experto, el hecho de que la lucha contra el sida haya avanzado tanto en muchos campos menos en el de la discriminación "es de lo más frustrante".

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.