Telefónica ha apostado muy fuerte por la nueva cultura de trabajo. El traslado de las empresas del grupo a sus nuevas instalaciones, Distrito C (Madrid), a partir de septiembre, va a suponer un cambio radical en la forma de trabajar para 14.000 empleados.

Telefónica ha apostado muy fuerte por la nueva cultura de trabajo. El traslado de las empresas del grupo a sus nuevas instalaciones, Distrito C (Madrid), a partir de septiembre, va a suponer un cambio radical en la forma de trabajar para los 14.000 empleados que se trasladan allí. Trabajar en una oficina sin impresoras, para evitar el uso del papel, prescindir de la secretaria personal, en el caso de los jefes para trabajar con un pool de asistentes, o sacar a los gerentes de sus despachos para acercarlos a los empleados son sólo algunas de las pinceladas más coloristas de un plan mucho más exhaustivo.

El traslado a Las Tablas no cuenta con el beneplácito del comité de empresa. Según Paco Ripoll, uno de sus miembros, la entidad no ha tenido en cuenta a los empleados en esta decisión, al no contemplar la posibilidad de poner lanzaderas que faciliten su transporte.

Los principales objetivos de este proyecto, que lleva aparejado un fuerte programa de formación (el 90% en la red), y de inversión en tecnología, son la mejora de la eficiencia y la productividad, según ha señalado el subdirector de Recursos Humanos, Javier Clemente, que basa este cambio 'en la conjunción de los espacios, la tecnología y los empleados '. Una de las principales armas de las que se valdrá el plan para conseguir sus objetivos es la motivación de la plantilla mediante la potenciación del equilibrio entre la vida profesional y personal; es decir, la tan traída y llevada conciliación familiar.

La pieza clave que potenciará la conciliación es el llamado puesto avanzado. Un perfil, que según define Clemente, se consigue cuando el empleado alcanza una movilidad del 40%. Es entonces cuando el empleado deja de tener un puesto fijo, con mesa, teléfono y cajonera propia, para convertirse en un puesto compartido entre varios empleados, que en Las Tablas oscilará entre las 6 y las 12 personas. Comerciales, supervisores de instalaciones y equipos, personal del departamento de recursos humanos o de compras e ingenierías son algunos de los perfiles que se irán incorporando a los puestos avanzados, que en contrapartida, gozarán de una mayor flexibilidad y autonomía.

En una primera etapa, Telefónica ha estimado que sólo el 10% de la plantilla trabaje en un puesto avanzado, pero la idea es que en 2008, alcance al 40%. La entidad, a cambio, tendrá que hacer una fuerte inversión en tecnología, ya que trabajar desde casa exige tener portátil, conexión LAN, Wifi, telefonía móvil y fija.

El traslado también traerá otras ventajas. La concentración en 30 edificios del grupo, actualmente repartidas en 160 inmuebles, se traducirá en una eficiencia inmobiliaria, dado el ahorro de metros cuadrados. Eficiencia a la que el comité de empresa denomina especulación inmobiliaria. Especulación que será aún mayor si se cumple la sospecha de que la entidad alquile algunos edificios a otras empresas.

El traslado, asimismo, mejorará la productividad y disminuirá costes, ya que al congregar a todos los directores generales en un mismo edificio, por ejemplo, ahorrará tiempo y mejorará la comunicación. Y la distribución de los espacios, la luz y las calidades también ayudará a conseguir cambios importantes. Los jefes estarán entre sus empleados, ya que las oficinas serán diáfanas y los despachos transparentes, lo que ayudará a desdibujar las jerarquías, convirtiendo al jefe en un mero gestor de recursos.

El teletrabajo, la flexibilidad horaria o la política de luces apagadas también serán capítulos potenciados. La idea es que en 2008, el 15% de la plantilla trabaje desde su casa, frente al 4% actual. Pero, será el teletrabajo parcial, que obliga al empleado a ir a la oficina 1,2, ó 3 días por semana, el más potenciado, ya que es el que más equilibrio alcanza entre la satisfacción del empleado y los logros de la empresa. El total, solo es ejercicio actualmente en Telefónica por 200 personas.

El campus ayuda

Un total de 17 edificios, divididos en 4 plazas, de muy baja altura y comunicados entre ellos a través de accesos exteriores, componen el campus que Telefónica empezará a ocupar en septiembre en el barrio madrileño de Las Tablas. Este nuevo concepto de parque empresarial, que ha tenido como ejemplo otros europeos y americanos, contará con espacios abiertos, compuesto por áreas de trabajo compartidas, espacios cerrados (salas de reuniones y despachos) y otros de valor añadido, creados a partir de las funciones de las personas y no de los puestos o cargos, con el objeto de facilitar la comunicación, la información y la búsqueda de soluciones de conjunto.

Asimismo, el Distrito C Telefónica pretende mantener un compromiso con el medio ambiente. En este campus, la entidad ha previsto ahorrar un 32% de consumo eléctrico en climatización, un 100% de energía en agua caliente, un 42% en consumo para control lumínico. Y lo que es más importante, el campus dejará de emitir 10 toneladas anuales de CO2 a la atmósfera y producirá un ahorro importante en mantenimiento.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.