La conciencia ecológica parece haber dado de lleno en las empresas de EEUU y son ya numerosas las que incluyen en su plan de negocio programas medioambientales, incluidos los incentivos para que sus empleados compren automóviles híbridos.

Bank of America, una de las principales entidades bancarias del país, ha anunciado recientemente un ambicioso programa por el cual los empleados que decidan comprar un automóvil híbrido -movido por gasolina y electricidad- recibirán 3.000 dólares de la entidad.

Timberland y Google son otras de las empresas que han adoptado este tipo de programas, con incentivos que abarcan desde el pago de una parte del vehículo hasta facilidades de aparcamiento.

"Bank of America tiene una larga historia de compromiso con el medioambiente. Con este programa queríamos dejar a nuestros trabajadores participar en este compromiso, a la vez que ayudamos a reducir el gasto en transporte", declaró Loise Hale, portavoz de la entidad bancaria.

En una primera fase, el programa piloto se ofrece a los 21.000 trabajadores que viven en las proximidades de Boston (Massachusetts), Los Angeles (California), y Charlotte (Carolina del Norte), ciudad donde la empresa tiene su sede.

Si el programa tiene éxito, la entidad planea ampliarlo a todas sus oficinas en Estados Unidos.

"Estamos encantados de ser líderes en este tipo de programas pero esperamos que otras grandes compañías también se animen y nos sigan. Una compañía como la nuestra sí puede marcar diferencia en la sociedad", dijo Hale, en referencia a la magnitud del programa ofrecido por Bank of America.

Otra de las empresas que también han dado un paso adelante en su compromiso con el medioambiente es Timberland, compañía dedicada a la fabricación de equipo para actividades al aire libre.

Timberland lanzó en diciembre de 2004 su programa de incentivos. Cualquier empleado con más de dos años de antigüedad en la compañía puede pedir el reembolso de hasta 3.000 dólares al adquirir un automóvil híbrido. Los propietarios de estos vehículos gozan también de otro incentivo: aparcamiento propio.

En la sede de la empresa en Stratham (New Hampshire) los conductores de coches híbridos cuentan con plazas de garaje reservadas al lado del edificio principal de la compañía. En el año y medio que el programa lleva en funcionamiento 22 empleados se han acogido a él.

"Con este incentivo pretendemos ayudar a reducir la diferencia económica entre los coches convencionales y los híbridos, y de esta manera animar a nuestros empleados a comprar híbridos", afirman responsables de esta empresa.

La diferencia en el precio entre los dos tipos de vehículo es todavía considerable. Dentro del mismo modelo, la diferencia de precio entre un híbrido y un vehículo de motor de gasolina puede llegar a sobrepasar fácilmente los 10.000 dólares.

El gigante de Internet Google también ha entrado de lleno en los programas medioambientales. La compañía ofrece a sus empleados en Estados Unidos hasta 5.000 dólares por la compra de vehículos ecológicos.

Estos programas empresariales vienen a sumarse a los distintos incentivos que el Gobierno estadounidense también ofrece. Desde hace unos años, quien decida comprar un híbrido tiene derecho a exenciones fiscales de hasta 3.000 dólares en su declaración de impuestos federal.

Además de las ventajas fiscales nacionales, cada estado también cuenta con sus propios programas.

Las últimas cifras demuestran que los estadounidenses aumentan su apuesta por estos automóviles ecológicos: en 2005, la matriculación aumentó un 139 por ciento respecto a 2004, según datos proporcionados por RL Polk & Co, empresa de Michigan dedicada a la recopilación de información sobre estos vehículos.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.