Una empresa ayuda a poner en números los activos intangibles de grandes y medianas empresas. Traducen percepciones, emociones, opiniones y sensaciones. Tras un 2009 lleno de EREs, dicen que ahora vuelve a ser el momento de las encuestas de clima laboral.

Se han generalizado a lo largo de los últimos años en grandes y no tan grandes empresas. Son los programas informáticos ERP, que integran toda la información de una empresa en bases de datos únicas que reflejan a tiempo real –si sale un camión del almacén, vemos cómo baja el estoc– todo lo que pasa. Jordi Montserrat y Xavier Juanico, fundadores de Openmet, están poniendo todo su empeño en que los negocios abracen otra especie de ERP, la de los sentimientos, que, al fin y al cabo, mueven el mundo y, también, las empresas. «Nuestro software facilita la gestión de los intangibles», resumen. Montserrat, ingeniero de telecomunicaciones, y Juanico, informático, coincidieron en cargos de responsabilidad en la filial de la estadounidense Hewlett-Packard, una compañía que reconocen que era sensible a los activos intangibles. Tenían hambre de empresa propia, y pusieron su perfil tecnológico al servicio de la medición de lo más difícil de poner en números: percepciones, emociones, opiniones y sensaciones. Se trataba de poder cuantificar el mal rollo o las buenas vibraciones de una empresa. En jerga, el clima laboral. «Solo si medimos los intangibles podemos identificar una motivación baja, que acabará dañando la productividad». Además se ofrecieron a medir la satisfacción del cliente. Desde que tuvieron lista su solución en el 2003 han atendido (de forma directa o mediante acuerdos con consultoras) a todo tipo de empresas, algunas de ellas del índice bursátil Ibex 35.

Tras un 2009 lleno de expedientes de regulación de empleo (ERE), dicen que ahora vuelve a ser el momento de las encuestas de clima laboral. «En mitad de un ERE, cualquier sondeo de opinión de una empresa solo podía dar resultados contaminados». Además, a lo largo de los últimos meses han tomado fuerza las encuestas de satisfacción de clientes y/o usuarios. Y es que en tiempos de cicatería por la crisis, el departamento que mejor custodia su capacidad de gasto e inversión es el comercial: «La razón: son las personas de ventas quienes acaban generando ingresos en cualquier compañía». Los departamentos de recursos humanos, por tradición rezagados en la dotación presupuestaria, pasan ahora más apuros que nunca. En EEUU, en cambio, se da más importancia a su papel y a todo lo que sea intangible: lo que opinan, sienten y proyectan los trabajadores.

Ahora Openmet está averiguando cuán satisfechos están los perceptores del subsidio de desempleo con el Servicio Público de Empleo en Madrid y en Córdoba. Se miden conceptos como el buen trato, la empatía, la efectividad y la fiabilidad.

Falta convicción para medir lo intangible, algo que no pasa en EEUU. Muchos negocios se deciden por estas herramientas de medición tras dotarse de una acreditación de calidad que se les exige.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.