Las oportunidades en las energías renovables se han multiplicado por 30 en diez años. Las actividades relacionadas con el medio ambiente se han convertido en una fuente de creación de puestos de trabajo y de desarrollo de negocios.

El incremento del denominado empleo verde en España en la última década ha sido del 235%. Se ha pasado de 158.500 puestos de trabajo que había en 2008 a casi 531.000 en 2009, de acuerdo con el informe Empleo verde en una economía sostenible, elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE) y la Fundación Biodiversidad. Unas cifras contundentes que indican que las actividades relacionadas con el medio ambiente crean puestos de trabajo.

En la actualidad, la población ocupada en este sector representa el 2,62% –frente al 1,5% en Francia en el año 2006; al 2,3% en Dinamarca en 2000; al 1,3% en Bélgica en 1999; al 3,2% en Alemania en 1998, o al 2,4% en Austria en 1998–, de acuerdo con el mismo estudio.

Las razones para este impulso son varias. Manuel Garí, director de medio ambiente del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (Istas), ofrece tres motivos: "Debido al retraso normativo respecto a otros países, porque la necesidad obliga y porque hay que aprovechar la oportunidad". Es lo que ha sucedido, según este experto, en el ámbito de la depuración de aguas, en la gestión forestal y en la energía solar, respectivamente. "Además, la mayor parte de las empresas tradicionales del sector han abierto negocio en este campo de las energías verdes", añade Garí.

Para Maribel Martínez, profesora e investigadora de la EOI, "el crecimiento se debe a una conjunción de varios factores entre los que destacan la aplicación y el desarrollo de la normativa europea y a la creciente conciencia ambiental de la sociedad".

Distinto ritmo

Pero no todos los sectores del empleo verde han crecido al mismo ritmo. Las oportunidades laborales en las energías renovables se han multiplicado por treinta en diez años. Actualmente, dan trabajo a 109.368 personas y representan el 20,6% del total de los empleos del sector. Pero la gestión y el tratamiento de los residuos es el campo en el que más población está ocupada: 140.343. Por su parte, la agricultura ecológica representa el 9,48% del total de los puestos laborales, según el informe antes citado.

Rafael Miranda, profesor del máster en Biodiversidad, Paisajes y Gestión Sostenible de la Universidad de Navarra, destaca como causas de este crecimiento a "la extensión del control de la calidad al ámbito del medio ambiente y a los procesos de seguimiento y evaluación de la actividad humana sobre el entorno".

También hay que tener en cuenta que la desigualdad regional prima en este campo. Casi el 57% del empleo verde existente en España se concentra en cuatro comunidades autónomas: Cataluña, Andalucía, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana.

Desde este panorama, la situación del mercado laboral del medio ambiente continuará siendo optimista. "La economía verde es uno de los pilares del desarrollo sostenible y, como tal, representa el tránsito hacia una coyuntura más acorde con la creciente conciencia ambiental de la sociedad. Este camino seguirá a corto, medio y largo plazo generando oportunidades de negocio y creación de empleo", afirma la investigadora de la EOI, quien señala las actividades relacionadas con la eficiencia energética y las energías renovables como los ámbitos más dinámicos a medio plazo.

Un millón de empleos

El informe de la Fundación Biodiversidad estima que en 2020 los sectores ambientales emergentes, como la ecoindustria, las energías limpias, la edificación, el turismo sostenible y la agricultura ecológica, tendrán un incremento de más de un millón de empleos. Y existe consenso en este sentido. Esta semana Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, señalaba que "las políticas verdes, además de reducir el impacto medioambiental de las actividades humanas, son un factor de crecimiento al generar puestos de trabajo y desarrollar nuevos sectores de negocio".

En esta línea también discurren las previsiones que maneja el director de medio ambiente del Istas. Dentro de diez años, las renovables generarán cerca de 200.000 empleos; la movilidad sostenible (coche eléctrico, tren, etcétera), 120.000, y la rehabilitación de inmuebles, 400.000.

Sin embargo, Jeniffer Fast, directora de servicio de Adecco Engineering & Technical, matiza que el crecimiento del sector "depende de que se sigan manteniendo las ayudas al sector que hay en la actualidad. Mientras se apueste por las tecnologías limpias y las renovables, ya sea por regulaciones nacionales o extranjeras, la oferta de empleo tenderá a incrementarse". Por su parte Jordi Dolader, presidente de la consultora energética Mercados EMI, apunta que "ahora es el momento de los biocombustibles, porque el sector eólico ha tocado techo desde el punto de vista de su gestión, y el fotovoltaico lo ha hecho por su elevado importe de primas".

Este auge de las distintas actividades vinculadas con el medio ambiente corre paralelo al aumento de la demanda de profesionales. Fast considera que "el boom que está viviendo España, motivado especialmente por las subvenciones, ha incrementado las contrataciones en los ámbitos de la construcción, operación y mantenimiento relacionadas con las actividades sostenibles". Martínez, por su parte, destaca que los operadores, los técnicos y los instaladores de plantas de energía eólica, solar y fotovoltaica son las ocupaciones características en el ámbito de las energías renovables.

En cuanto a los perfiles, ingenieros industriales, en Telecomunicaciones, de Caminos, informáticos, químicos, así como arquitectos y aparejadores son los que estarán de enhorabuena para de encontrar un empleo. Además, Garí destaca que fontaneros, cristaleros y electricistas con cualificación estarán muy solicitados, especialmente, en el ámbito de la rehabilitación de inmuebles.

Las competencias exigidas a estos profesionales, además de la formación técnica, son la capacidad de organización y planificación, el conocimiento de documentación técnica y de normativa, la orientación a resultados, la tolerancia al estrés, la disponibilidad para viajar y un alto nivel de inglés, de acuerdo con la directiva de Adecco.


La apuesta por el coche eléctrico

El transporte sostenible es una de las partidas que más posibilidades tiene de creación de empleo, pero, a la vez, está siendo una de las más controvertidas. La apuesta por el coche eléctrico está dando mucho que hablar debido a las ayudas y apoyos que debe recibir este vehículo y a sus opciones de desarrollo.

La promoción de este tipo de automóvil es una de las prioridades de la Presidencia española de la Unión Europea y cuenta con la aprobación de la mayoría de los países comunitarios.

Esta semana Alemania, Francia, Portugal y España enviaron un comunicado conjunto en el que solicitaban a la Comisión Europea financiación de proyectos piloto relacionados con la movilidad eléctrica y llamaban a acelerar los trabajos para tener un estándar definitivo de coche eléctrico europeo en 2011.

Según las estimaciones de la Unión Europea, el parque mundial de coches pasará de los 800 millones actuales a los 1.600 en 2020. En concreto para España, el objetivo del Gobierno es alcanzar los 250.000 vehículos de este tipo para 2014.

Esto implica una importante posibilidad de repunte para la industria de la automoción y sus sectores relacionados, que han resultado de los más castigados por la crisis económica.

Además, el documento de Alemania, Francia, Portugal y España considera que el coche eléctrico "no sólo es una solución para una movilidad eficiente y sostenible, sino que también supone una oportunidad para la tecnología de la información, así como para la producción y distribución de energía". Según las estimaciones de Manuel Garí, director de Medio Ambiente de Istas, la movilidad sostenible puede generar alrededor de 120.000 puestos de trabajo.


Oportunidades de negocio sostenibles

La tienda en cadena también ha aprovechado el tirón de las energías renovables en España. La instalación de paneles solares, la prestación de servicios de climatización o la fabricación y comercialización de productos relacionados con las energías limpias forman parte de los negocios que tienen entre manos varias redes franquiciadoras.

Actualmente existen trece enseñas operativas dedicadas a este sector en España, con 338 establecimientos, que facturan 86 millones de euros y dan empleo a casi 950 personas, de acuerdo con los datos de la consultora Tormo & Asociados. Una de estas marcas es SunEnergy. Esta empresa, nacida en 2004, se dedica al diseño e instalación de plantas solares fotovoltaicas. "Las renovables se imponen como una solución al futuro problema de abastecimiento energético. Hay que aprovechar el negocio", explica Carlos Peiró, director general de la compañía. Por ahora, la marca cuenta con una red de más de 30 delegaciones repartidas por todo el territorio nacional.

Otra de estas franquicas verdes es Eurener. Constituída en 1997, es una de las empresas pioneras en en energía solar de España. Su principal cometido es fabricar módulos fotovoltaicos y diferentes equipos solares, diseñar proyectos técnicos y, a través de la red comercial, ejecutar instalaciones llave en mano. Climastar es otro ejemplo. Esta empresa, que vió la luz hace ocho años, proporciona un sistema de calefacción ecológica de bajo consumo y sus productos se distribuyen en más de veinte países.

En cuanto a los franquiciados, el director de SunEnergy apunta que "buscamos desde ingenieros hasta economistas. Pero, sobre todo, que posean espíritu emprendedor y un claro perfil comercial".

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.