Una comisión parlamentaria estudia en Alemania ampliar la edad de jubilación hasta los 67 años. Este debate viene generado por la crisis demográfica que preocupa a todos los partidos del país y ha hecho saltar la alarma en las organizaciones de jubilados.

Un miembro del Gobierno federal de Alemania admitió ayer por primera vez que el retraso de la edad de jubilación, de 65 a 67 años, puede no ser el único, «no estoy seguro de que no tengamos que hacer aún más», dijo Michael Glos, en referencia a la reforma en preparación que busca hacer sostenible el frágil sistema de pensiones ante el declive demográfico.

El ministro federal de Economía lanzaba ayer la idea de que tal vez no vaya a ser ésta la última revisión de la edad de retiro, en una entrevista con el semanario Der Spiegel, suscitando inmediatas reacciones de estupor por parte sindical y de las organizaciones de pensionistas. Abundando, Glos (CSU, socialcristianos bávaros) respondía a la cuestión de que si podría aún esperarse un nuevo alargamiento de la actividad laboral con un escueto: «Si es necesario, sí».

Recorte de pensiones

El presente plan de ampliación de la vida laboral del trabajador ya es susceptible de una fuerte controversia y las nuevas sugerencias del ministro, en vísperas de que una comisión parlamentaria aborde hoy la propuesta de ley, dispararon las alarmas en la sede de la principal organización de jubilados. El presidente de la VDK, Walter Hirrlinger, respondió en la prensa que el plan actual de jubilación a los 67 sería «ya en sí un programa de recorte de las pensiones, así que sugerir nuevos retrasos de la edad de retiro es un absurdo total».

La gran coalición de democristianos y socialdemócratas prepara, amparado en su amplia mayoría absoluta, un incremento gradual a 20 años de la edad de jubilación hasta los 67 años, entre otras medidas para ampliar la base laboral reincorporando a las madres cesantes y a los jóvenes que se alargan cómodamente en sus estudios. De otro modo, estima que en poco más de 25 años cada trabajador y medio deberán sostener a la vez a un jubilado.

Con todo, la preocupación por la crisis demográfica es transversal a todos los partidos y especialmente a la industria y la empresa alemana. Análisis económicos alertan de que, si la situación no se revierte las finanzas alemanas irán en declive crónico estranguladas por los gastos sociales.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.