El president peruà ha iniciat la campanya Perú, la hora sin demora per combatre la impuntualitat al país. Cada empleat perd mitja hora al dia per arribar tard a la feina i això suposa unes pèrdues anuals de 3.800 milions d 'euros.

Perú vive en estado de enormes urgencias políticas y sociales. Por eso, el presidente, Alan García, decidió declararle la guerra a la impuntualidad. García, conocido por una locuacidad maratoniana, decidió dedicarle esta vez solo 12 minutos a justificar la necesidad de que los peruanos hagan las cosas a su tiempo.

Al lanzar la campaña Perú, la hora sin demora, el mandatario embistió contra esa informalidad nacional que "tiene un costo inmenso para nuestro país". Si, como cree García, las 16 millones de personas mayores de edad pierden media hora en cada una de sus jornadas, eso significa para ese país un derroche de 3.800 millones de euros anuales.

El Gobierno espera que, en cuatro meses, millones de peruanos cambien sus hábitos. "El impuntual ofende a la sociedad", dijo Jorge del Castillo, presidente del consejo de ministros. "La puntualidad es exactitud y un compromiso con Perú", sentenció el alcalde capitalino, Luis Castañeda. "Como dice el refrán: el tiempo es oro", recordó el excanciller y secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar. La campaña se ha lanzado sonoramente.

El jueves, las campanas de la catedral limeña tañeron con una intensidad inusual. Las sirenas de los bomberos y la policía ulularon como si se estuviera al borde de una catástrofe. Lo mismo hicieron los coches de policía. Los ministros de García fueron a las provincias a hablar de la buena nueva. Según el diario El Comercio, los recibieron "festivamente". No todos los funcionarios llegaron a la hora señalada.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.