Entrevista de El País a Juan Carlos Cubeiro, director d 'Eurotalent: "Cinc de cada sis directius es comporten com si les persones fossin un cost. Des de les pràctiques del cap tradicional, és difícil que els professionals posin en joc el seu talent. "

En vez de lamentarse acerca de cómo es la realidad empresarial española, las nuevas generaciones cada vez hablan más sobre cómo puede llegar a ser. No en vano, las cosas están cambiando: el sector de la consultoría estratégica, de los recursos humanos y de los sistemas de información ya mueve 7.000 millones de euros en España y su crecimiento ha rondado el 10% durante la última década.

Entre las empresas más valoradas destaca Eurotalent, especializada en la gestión y el desarrollo del talento, cuya facturación supera los cuatro millones de euros. Su director, Juan Carlos Cubeiro (Madrid, 1964), ha dirigido proyectos de consultoría para 500 compañías y está incluido dentro de los top ten managers españoles.

Pregunta. ¿Qué ha cambiado para que se empiece a hablar tanto de los recursos humanos?

Respuesta. Vivimos en un mundo en el que, por primera vez en la historia, el talento de los profesionales es más escaso que el capital empresarial. Hay más dinero disponible en el mercado que proyectos empresariales con auténtico espíritu emprendedor. El crecimiento de muchas compañías no depende de obtener financiación, sino de contar con profesionales que puedan asumir la expansión de una manera que beneficie a la empresa, a sus trabajadores y a la realidad donde operan.

P. ¿Qué es necesario para alcanzar este fin?

R. El éxito de las organizaciones se explica por su capacidad de atraer, fidelizar y desarrollar a personas que realmente valgan la pena, tanto profesional como personalmente, lo que coloquialmente se llama personas con talento. Las empresas con una cultura de compromiso son las más admiradas por inversionistas, las preferidas por trabajadores y clientes, así como las más rentables...

P. Sin embargo, este tipo de empresas todavía no son mayoría.

R. Cinco de cada seis directivos españoles se comportan como si el talento no fuera determinante. Toman a las personas como un coste y no como la inversión más rentable. No lideran, ni capacitan, ni comunican como deben. Y desde las prácticas, digamos, del jefe tradicional, es difícil que los profesionales pongan en juego su talento y, por tanto, encuentren satisfacción en lo que hacen.

P. ¿Por qué es tan difícil poner en marcha este cambio?

R. Es difícil porque estos ejecutivos desconocen que el talento es poner en valor lo que uno sabe, puede y quiere hacer... Lo cierto es que España se sitúa el 26º en calidad directiva: nuestro problema de competitividad y productividad se explica, en más del 60%, por una calidad directiva insuficiente.

P. ¿Y qué puede hacer ahora mismo un directivo con afán de mejorar lo que ya hay?

R. La mejor manera de iniciar este cambio es mediante procesos sistemáticos de reflexión, que llevan a descubrimientos, elaboración de un plan de acción y consecución de objetivos. A esto se le denomina coaching, que tiene lugar a través de un diálogo profundo y confidencial, en el que el coach actúa como un espejo para el directivo. Las personas que se marcan metas por sí mismas apenas lo consiguen en un 10% de las ocasiones. A través del coaching, en un 85% de los casos.

P. ¿Qué otros beneficios aporta el coaching?

R. La realización de todo ser humano es a través del autoconocimiento y del manejo de nuestras emociones. El coaching contribuye a gestionar nuestras emociones, así como la relación con los demás. El liderazgo es inteligencia emocional en más del 90%.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.