El 22% de las empresas cree que la gestión de personas es un objetivo estratégico más que una labor administrativa. Es tan prioritario como el crecimiento de la compañía. La prioridad es atraer y retener el talento más que diseñar planes de retribución.

Las empresas se vuelcan cada vez más en el desarrollo del personal clave en su organización, antes que en aspectos que con anterioridad se podían considerar prioritarios, como el diseño de sistemas retributivos. Prima ahora el cuidado del capital humano. De hecho, un alto porcentaje de las compañías considera como prioridad el desarrollo del liderazgo en su organización.

En cuanto a los elementos que se consideran clave para la definición del plan estratégico de recursos humanos, las compañías miran hacia dentro de la organización. El 22%, según un estudio elaborado por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), considera indispensables la satisfacción del cliente interno y la orientación al mismo. También conceden la misma importancia al crecimiento de la compañía, lo que acarreará posibles cambios organizativos y acciones de gestión de recursos humanos, como pueden ser la identificación de personal clave, la implantación de modelos diferenciales de desarrollo y los planes de carreras.

Las empresas españolas tienen cada día más claro que la competitividad depende de los empleados. El crecimiento y la reducción de costes han dejado de ocupar sus mayores esfuerzos y la gestión de recursos humanos es ahora su primera preocupación. 'El 22% de las empresas sitúa la satisfacción del cliente interno como su principal prioridad estratégica, un punto por delante del crecimiento de la compañía ', asegura Manuel González, socio responsable de desarrollo humano de PricewaterhouseCoopers.

El informe elaborado por esta consultora ha analizado las prácticas de 71 compañías españolas o filiales de firmas internacionales con operaciones en España en el campo de la gestión de personas. Destaca el nuevo papel que las compañías otorgan a la función de recursos humanos en su organización interna. 'Las empresas aseguran ver la gestión de personas más como un socio estratégico que como un factor meramente administrativo ', comenta González. En cualquier caso, el entorno a corto y medio plazo aún es incierto, ya que la tercera prioridad, en el 11% de los casos, sigue siendo la reducción de costes.

En este nuevo contexto, los departamentos de recursos humanos se centran en la labor de atraer y retener el talento. 'Aspectos que antes se consideraban importantes, como el diseño de programas de remuneración, ceden su puesto a acciones más encaminadas al cuidado del capital humano y el desarrollo del liderazgo ', señala. Prueba de ello es que el ámbito de la administración de personal es prioritario tan sólo para el 7% de las compañías, mientras que los primeros puestos los ocupan la definición o revisión del plan estratégico (38%), la comunicación interna estratégica (38%) y la individualización de la gestión de recursos humanos (35%).

En cuanto a las tendencias en el campo de las prácticas de recursos humanos, las políticas más extendidas se dan en los siguientes campos: estructura organizativa, cultura corporativa, reclutamiento y selección, formación, sistemas de gestión, políticas de desarrollo, compensación y beneficios, comunicación y gestión del cambio, relaciones laborales, acción social y herramientas tecnológicas de gestión de recursos humanos. Destacan la progresiva extensión del sistema de gestión por competencias (aunque sólo un 40% de las compañías lo aplica a toda la organización) y la generalización de los departamentos o responsables de comunicación interna, presentes en un 60% de las empresas como agentes de comunicación del cambio.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.