Les turbulències econòmiques i la pujada del preu del petroli podrien disparar el nombre de persones sense feina fins els 190 milions, és a dir, 5 milions més que el 2007, segons dades de l 'Organització Internacional del Treball.

Las turbulencias económicas y la subida del precio del petróleo podrían disparar el número de personas sin trabajo hasta los 190 millones, es decir, 5 millones más que en 2007. Ésta es la principal conclusión del informe 'Tendencias Mundiales del Empleo ', que ha publicado la Oficina Internacional del Trabajo.

La crisis inmobiliaria de Estados Unidos y la subida del precio del petróleo podrían incrementar el número de personas que no disponen de un trabajo hasta 190 millones, cinco más que en 2007. Así lo advierte la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su informe anual Tendencias Mundiales del Empleo en 2008 (pdf – 1.125 Kb, en inglés). Este aumento de desempleados elevaría la tasa de paro mundial hasta el 6,1%.

Juan Somavia, director general de la OIT, advierte de que este año el desempleo mundial puede alcanzar niveles "sin precedentes". El mandatario recuerda que "si bien hay más personas ocupadas ahora que nunca -en la actualidad, 3.000 millones de habitantes tienen un empleo, lo que representa un 61,7% de la población mundial en edad de trabajar-, eso no significa que tengan empleos decentes".

Según datos de este organismo, unos 1.300 milllones de trabajadores aún no ganan los suficiente para que sus familias superen los dos dólares diarios por persona. Alrededor de 487 millones no alcanzan el dólar diario.

Por regiones

El análisis de la OIT señala que Oriente Medio y los países del norte de África tuvieron las tasas de desempleo más altas de 2007, con 11,8% y 10,9% respectivamente; seguidos de Iberoamérica, los países europeos no comunitarios y la Comunidad de Estados Independientes (de la antigua Unión Soviética), todos con una tasa de paro del 8,5%.

De acuerdo con el estudio, la Unión Europea reducirá 240.000 empleos como consecuencia de la crisis crediticia. Sin embargo, esta tendencia podría ser "compensada por el resto del mundo", especialmente por los países asiáticos.

En concreto, el informe revela que Asia Meridional lideró el aumento de empleos en 2007. La región generó el 28% de los 45 millones de puestos creados durante ese año en todo el mundo, aunque su calidad dejó mucho que desear: siete de cada diez trabajadores no cuentan en la actualidad con ningún tipo de protección social ni tienen la posibilidad de organizarse sindicalmente.

En la misma situación se encuentra el 72,9% de los trabajadores del África Subsahariana, el 59,4% de los de Asia Sudoriental, el 55,7% de los que realizan su labor en Asia Oriental, el 33,2% de los de Iberoamérica, el 32,2% de los empleados de Oriente Medio y el 30,7% de los profesionales del norte de África.

Acceso a informe de la OIT: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/documents/publication/wcms_090106.pdf

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.