Existeix una preocupació creixent per l 'ètica de la pròpia empresa i també per la dels seus proveïdors. El cas de Gap, que l 'any passat es va enfrontar a un escàndol pel treball infantil, ens mostra la necessitat que RH s 'impliqui en el tema.

Cuando Gap se enfrentó el otoño pasado a un escándalo sobre trabajo infantil en su cadena de distribución de la India, esta marca de ropa estadounidense estaba mucho mejor preparada para defender su reputación que cuando el mismo tipo de denuncias salpicaron hace diez años a la industria de las marcas.

Gap tiene establecidos unos estándares mínimos para sus proveedores, como la prohibición de emplear a menores de 14 años. Hay 90 personas que viajan por sus fábricas en todo el mundo para asegurarse de que se cumple el código. Así que cuando el Observer, un periódico británico, sacó a la luz la noticia del trabajo infantil el pasado octubre, Gap pudo retirar rápidamente el producto acusado del mercado, con la convicción de que era una excepción en una regla que se estaba cumpliendo bien.

El trabajo infantil es una cuestión especialmente sensible. Pero no es el único estándar que algunas compañías exigen a sus proveedores. Tampoco lo son solamente las cuestiones relacionadas con los proveedores extranjeros o la explotación laboral. La tendencia que gana espacio es la de ir hacia un suministro sostenible y ético, fruto de la combinación entre la demanda por parte del consumidor de que los productos estén fabricados éticamente, el aumento de la preocupación medioambiental y, en el caso del sector público, por las necesidades de desarrollo local y de promoción de la igualdad y la diversidad que contempla la ley.

Lo que sorprende es lo poco que se ha implicado RH, excepto en los casos en los que es el propio departamento el que contrata los servicios o si hablamos de algún contrato que suponga la transferencia de trabajadores a algún proveedor.

Lo relevante para RH es que el comportamiento ético, sea del tipo que sea, tiene un efecto positivo en el reclutamiento y la retención porque la gente quiere trabajar en empresas de las que pueda sentirse orgullosa. Ed Williams, antiguo director de RSE en Marks and Spencer y actualmente consultor especializado en la materia, señala que apoyar las compras éticas puede ser de mucha ayuda en la gestión de personas.

La cuestión no debe subestimarse. Leo Martin, director de GoodCorporation, organización que lleva a cabo auditorías éticas, afirma que los trabajadores, presentes y futuros, son los principales lectores de las memorias corporativas de RSE. “Vemos que los directores de RH apoyan la RSE por la fuerte presión que reciben de sus trabajadores”.

RH juega un papel importante en la introducción de cualquier tipo de actitud en la organización. Así que si una compañía es seria y pretende cambiar la manera en que hace compras, o su ética en general, RH debe involucrarse para garantizar que la gente entiende, implementa o se ve recompensada por la nueva forma de trabajar. RH podría ofrecer también su experiencia técnica, ya que una de las principales preocupaciones con respecto a las compras es la política de personal de sus proveedores ¿Quién mejor que RH para aconsejar sobre los estándares laborales mínimos que deben exigirse?

Todo esto no es nuevo para el sector público, en el cual los “contratos de conformidad” de las autoridades locales –que negocian únicamente con empresas que cumplen ciertos criterios laborales– se remontan a la década de los ochenta del siglo pasado. Stephen Moir, presidente de la Public Sector People Manager’s Association (una asociación de directores de personas del Sector Público) y director de personas y política en la diputación del condado de Cambridgeshire, cuenta: “Los estándares éticos son muy importantes porque tratamos con dinero público y hay que garantizar unos buenos principios.” Y prosigue: “Necesitamos cerciorarnos de que todos los empleados reciben un buen trato por lo que respecta a las relaciones laborales y al reconocimiento sindical. Mi equipo de RH trabaja codo con codo con el Departamento de Compras de la autoridad local para asegurar que esto se cumple.”

También hay ejemplos de la implicación de RH en el sector privado, como es el caso de los almacenes Littlewoods, que desarrollaron un código ético para sus proveedores en los años noventa. Ed Williams cree que RH debe tomar más la iniciativa para asegurar que se reflejan los valores de la organización. De lo contrario, “se estará obviando una responsabilidad.”

Roger Steare, profesor de la Cass Business School, añade que la ética organizativa tiene que ver con los valores y el comportamiento de la gente que trabaja en la empresa, así que todos lo demás aspectos relacionados con los procesos y políticas resultan secundarios. Aunque hablamos de una calle de doble sentido: si exiges ética y ciertos mínimos a los proveedores, también debes pagar las facturas dentro de los plazos acordados.

Algunas partes del sector público están sofisticando sus planteamientos. La Greater London Authority (la autoridad metropolitana de la capital británica), por ejemplo, relanzó su política en este campo en enero de 2008. Entre otras cosas, se anima a los proveedores a pagar el salario vital que se pagaría en Londres (establecido por el Ayuntamiento en 7,20 libras/hora) para reflejar el verdadero nivel de vida de la capital. Además, todas las organizaciones públicas están obligadas a promover la diversidad en su política de compras. Allan Bouglas, jefe de desarrollo de C2E, organización que asesora a las empresas y proveedores en conseguir la acreditación sobre la diversidad, afirma que aún persiste una gran diferencia entre la teoría y la práctica. Según una encuesta de esta organización realizada en 2006 entre las entidades de gobierno local, el 93% de organizaciones públicas no cumplía sus obligaciones estatuarias en diversidad, aunque su intención fuera incrementarla entre sus proveedores y a nivel interno. “Muchos responsables de Compras tienden a pensar que la diversidad es un castigo, no un beneficio, pero comprar a organizaciones que fomenten la diversidad no resulta más caro,” afirma.

Moir cree que las prácticas en selección de proveedores están mejorando: “En los últimos años se ha profesionalizado. Los responsables de Compras necesitan disponer de mayores habilidades que antes y deben estar más conectados con una visión más amplia. En ese sentido, su labor de mejora es parecida a la de RH.

Hay muchas razones por las que RH debe involucrarse en las compras éticas, pero en la mayoría de los casos aún no sucede, confirma Linda Holbeche, directora de investigación y políticas laborales en el Chartered Institute of Personel and Development (CIPD). “RH necesita probar todas estas prácticas y actitudes solidarias, de lo contrario, la imagen de la organización se verá dañada. Parte fundamental de la responsabilidad de RH está en asegurar que las políticas y las prácticas están alineadas con lo que la organización representa”, concluye.

Acceso a la noticia: http://www.peoplemanagement.co.uk/pm/articles/2008/05/human-contract.htm

Acceso a GoodCorporation: http://www.goodcorporation.com

Acceso a la noticia del Observer sobre el trabajo infantil en Gap: http://observer.guardian.co.uk/world/story/0,,2200573,0.html

Acceso a la Local Authorities Equality Survey 2006: http://www.c2e.co.uk/press/equalitysurvey.htm

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.