Con la gasolina al alza, un ayuntamiento de Arizona ha instituido la semana laboral de 4 días para ahorrar costes en los desplazamientos. La Cámara de Comercio de California ya intentó el año pasado, sin éxito, sacar adelante una iniciativa similar.

El alza de la gasolina anima a concentrar la jornada

Las empresas de EE UU no son famosas por conceder generosas vacaciones o días libres, no obstante, ahora, algunas compañías y entidades públicas están experimentando con el fin de semana de tres días. Tras esta corriente está el alza de la gasolina que está convirtiendo en prohibitivos hasta los desplazamientos diarios al trabajo.

Desde ayer, el ayuntamiento de Avondale, en Arizona, ahorrará a sus empleados un día de gasolina a la semana al instituir la semana laboral de cuatro días. Los 150 empleados tienen, a cambio, que trabajar 10 horas al día en vez de ocho. De esta forma, y en teoría, no se pierde productividad.

El precio de la gasolina se ha disparado hasta casi cuatro dólares el galón (4,54 litros) y aunque es un precio muy por debajo del europeo, para los estadounidenses es muy elevado.

En América se conduce más porque muchas de las ciudades están muy extendidas y además, muchos trabajadores viven en suburbios y exurbios (ciudades dormitorio) donde la vivienda es más barata que en la ciudad.

Según el centro de Investigación de Transporte Urbano de Florida, la media de conducción al trabajo en EE UU es de 30 millas, unos 48 kilómetros y no todas las ciudades tienen un transporte público desarrollado. A esto hay que añadir que la eficiencia en el consumo no ha sido, hasta hace poco, una preocupación para automovilísticas y compradores.

El caso de Avondale no es especial. Según una reciente encuesta hecha por la consultora de tendencias laborales, Challenger, Gray & Christmas, el 57% de los directivos de recursos humanos consultados dicen que sus compañías están ofreciendo ya programas para aliviar el creciente coste del desplazamiento al trabajo y el más popular de todos es la condensación de la semana laboral. Las empresas no suelen cerrar el quinto día, sino que acomodan los horarios para mantenerse abiertas como de costumbre.

Una de cada cinco empresas organiza grupos de empleados para compartir coche y el 18% subsidia el coste del transporte público. El trabajo desde casa no es la alternativa más popular ya que solo la anima el 14%.

John Challenger, consejero delegado de esta consultora, señala que la opción del fin de semana de tres días es el favorito porque además del gasto en gasolina, los desplazamientos restan mucho tiempo 'y el equilibrio entre trabajo y vida familiar está empezando a ser una prioridad. Los americanos están empezando a tomar en cuenta el tiempo que pierden en el coche '.

Un 34% de los directivos de recursos humanos han señalado que algunos demandantes de trabajo han rechazado las ofertas por que implicaban largos desplazamientos hasta la oficina.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.