Endesa se ha sumado a la tendencia de los grandes grupos en materia de igualdad y conciliación de la vida laboral y familiar y ha aprovechado la firma de su convenio colectivo para incluir un conjunto de medidas dentro del sector e industria española.

Endesa se ha sumado a la tendencia de los grandes grupos en materia de igualdad y conciliación de la vida laboral y familiar y ha aprovechado la firma de su convenio colectivo para incluir un conjunto de medidas, en algunos casos pioneras dentro del sector y de la industria española.

El III Convenio Colectivo Marco de Endesa, firmado con los sindicatos UGT, CCOO y Asie, incorpora en su artículado el Plan de Igualdad y de Mejora de la Conciliación del grupo energético, aprobado el año pasado. Éste regula las medidas previstas en la legislación española, principalmente desde la entrada en vigor de la ley de igualdad (como los protocolos de prevención del acoso sexual) y, con carácter voluntario, otras normas para fomentar la conciliación, proteger el embarazo, la maternidad-paternidad y a las víctimas de la violencia de genero. En este desarrollo han trabajado conjuntamente la dirección de negocio de España y Portugal y la dirección de Recursos Humanos.

Mínimos

“La legislación española establece unos mínimos que han de ser respetados por las empresas. A partir de ese suelo, nada les impide que mejoren y enriquezcan el marco legal. La orientación de la responsabilidad social empresarial de Endesa y sus políticas corporativas en materia de recursos humanos van en esa línea de mejora de los mínimos legales”, afirma Germán Medina, director de Recursos Humanos.

El convenio, vigente hasta 2012, afecta a 11.752 trabajadores españoles. Quedan excluidos directivos y predirectivos (unos 925 en total). Entre las mejoras introducidas en materia de igualdad figura facilitar la incorporación de mujeres a empleos donde estén menos representadas. Para cubrir una vacante, y en los supuestos de iguales condiciones de idoneidad, mérito y capacidad, tendrán preferencia en la contratación. También se garantiza la no existencia de diferencias salariales entre géneros en un mismo puesto y facilita la incorporación de las mujeres a los puestos de decisión. Las féminas suponían el 17,2% de la plantilla en España y el 16,9% en Latinoamérica a finales de 2007. El 10,18% de los directivos son mujeres.

Flexibilidad

Uno de los aspectos en los que comienzan a hacer hincapié las compañías es la flexibilidad laboral. Endesa ha ampliado en una hora el margen de entrada y salida del trabajo de sus empleados, desde la siete de la mañana. Las instalaciones ya apagaban sus luces a partir de las 19 horas, lo que impedía continuar a los rezagados. A esta decisión se suma el paso de la jornada partida a continua (en caso de tener hijos menores de 10 años, cuidar de discapacitados o familiares), la ampliación de los supuestos para acogerse a la excedencia y a la reducción de jornada y la mejora del tratamiento legal de permisos y licencias (cinco días por nacimiento de hijo o hasta 30 días para adopciones internacionales).

Permisos

Junto a ellas, la ampliación del permiso de lactancia, de maternidad (17 semanas) y otras medidas de protección (elección de turno, reducción de jornadas, exclusión de las horas extraordinarias). Además, incorpora artículos para favorecer la conciliación, como la utilización de sistemas de comunicación y reuniones a través de videoconferencia, así como el impulso al teletrabajo.

Para los sindicatos UGT, CCOO y Asie, aspectos como “mejora” y “salto cualitativo” definen las medidas incluidas en el convenio y destacan la creación de una comisión de Igualdad, encargada del seguimiento y de velar por el plan de igualdad.

Medidas especiales de protección

El convenio de Endesa y el Plan de Igualdad y de Mejora de la Conciliación también contemplan medidas para prevenir el acoso sexual y proteger a las víctimas de la violencia de género. En el supuesto de acoso sexual, la compañía realizará campañas informativas para su prevención y la dirección y los sindicatos se comprometen a elaborar un código de buenas prácticas en el seno de la Comisión de Igualdad. Se garantiza la confidencialidad y protección de la intimidad de los implicados, así como la tramitación urgente de la denuncia, con el compromiso de una investigación exhaustiva, y la aplicación de las correspondientes medidas correctoras, que pueden llegar hasta el despido.

También hay medidas para proteger a las víctimas de la violencia de género. Además de ayuda psicológica, sanitaria y jurídica, se prevé la posibilidad de cambiar el horario de jornada laboral, de partida a continua, durante el tiempo que esté vigente la orden judicial de protección a favor de la víctima, reducción de jornada y excedencias especiales y preferencia para ocupar vacantes que se produzcan fuera del lugar de residencia habitual. Asimismo, incorpora ayudas económicas para el arrendamiento de vivienda y el cambio de colegio de los hijos menores a su cargo, en el supuesto de que se viese obligada a cambiar de domicilio.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.