El éxodo masivo de empleados ha provocado que el personal esté trabajando muchas más horas de lo habitual desde que se puso al frente. Las redes van llenas de memes en los que se hace parodia de Twitter bajo el mando de Elon Musk. Ahí está el flamante dueño a lomos del pájaro trinador, convertido en avión humeante mientras los pasajeros se lanzan en paracaídas.

Esa imagen explica el éxodo masivo de empleados que ha provocado que el personal de Twitter esté trabajando muchas más horas de lo habitual desde que Musk se puso al frente. Según informes internos desvelados por la CNBC, se han impuesto turnos de doce horas, siete días a la semana. Esto da una media semanal de 84 horas, lo que choca con las ideas de rebajar a cuatro las jornadas laborables.

Pese al gran éxodo, el propietario plantea nuevos recortes en áreas como publicidad

Esto ha propiciado vídeos en los que se ve a los trabajadores durmiendo en la oficina. De hecho, el propio dueño aseguró que dormía en su despacho, en el suelo, ante la carga laboral asumida.

Este tipo de comunicaciones se incrementaron a partir del viernes, cuando hubo más de 1.200 bajas como respuesta al ultimátum que lanzó Musk y que concluyó el jueves. El nuevo propietario dio un margen de 24 horas para comprometerse a ejercer un trabajo a destajo o bien aceptar una indemnización de tres meses de salario y marcharse.

Musk sufrió un agravio con su iniciativa. La opción de la renuncia tuvo mucha acogida entre los ingenieros, muy por encima de los cálculos que había realizado el máximo responsable de la red social. Entonces abrió, vía tuit, un proceso de reclutamiento de cualquier que supiera “algo de software y programación”.

Y, en paralelo, Musk considera despedir todavía a más gente, tras recortar al 50% la plantilla de 7.700 en nómina el día que asumió la propiedad por 44.000 millones de dólares. A esto hay que sumar los directivos y los trabajadores que emprendieron el éxodo por la metodología del dueño.

Este otro recorte, que podría concretarse a partir de este mismo lunes, es otra maniobra para tratar de rebajar gastos ante los números negativos de la compañía.

Afectaría al personal de publicidad y colaboraciones. Estas fuentes indicaron que Musk requirió el viernes a los responsables de esas áreas, Robin Wheeler (marketing y ventas) y Maggie Suniewick (patrocinios), que aplicaran las tijeras. Las dos perdieron su empleo, añadieron esas fuentes citadas por la CNBC.

El personal que sigue está asustado ante la posibilidad de ser despedidos si no cumplen los objetivos impuestos.

 


El pago por la verificación, pausado y sin fecha

Blue Verified, el pago por la verificación de cuentas que tenía que estar listo para dentro de una semana, se ha pausado sin fecha de lanzamiento, según ha anunciado Musk en su cuenta de Twitter. La medida se toma "hasta que haya un alto grado de confianza en que se puede detener la suplantación de identidad", ha afirmado el directivo. Probablemente se usará una verificación de color diferente para las organizaciones que para las personas, ha detallado en todo caso.

Acceso a la noticia: https://www.lavanguardia.com/economia/20221122/8616418/musk-impone-turnos-12-horas-trabajo-siete-dias-semana-twitter.html

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.