En países como Estados Unidos y Reino Unido se está produciendo un fenómeno de renuncia masiva al trabajo. Algunos de los factores que lo explican son el estrés causado por la pandemia o la necesidad de quedarse en casa con los niños. Sin embargo, la revista Talent Canada habla también de otras posibles razones que tienen que ver con el “paradigma de la pasión” por el trabajo y las nuevas expectativas que muchas personas han ido generando en torno al ámbito laboral. 

"Haz lo que te encanta" ya no es sólo un consejo.

Los estudiantes de secundaria aprenden muy pronto que sus futuras carreras deben estar impulsadas por la pasión. Los libros de autoayuda aconsejan a los que buscan trabajo que empiecen por reflexionar sobre lo que les gusta. Y las películas de Hollywood enseñan a la gente, de forma romántica, a aspirar a un trabajo que sea intrínsecamente satisfactorio y exprese nuestro auténtico yo.

Los investigadores llaman a esta forma de pensar en el trabajo el paradigma de la pasión, y los estudios demuestran que se ha generalizado en las sociedades modernas.

El paradigma de la pasión surgió en la década de 1960. En esa época, se produjo un amplio cuestionamiento de las normas sociales y culturales -especialmente entre los jóvenes- que ayudó a desarrollar una nueva forma de pensar sobre el papel del trabajo en la vida humana.

Esta tendencia fue encabezada por los estudios del psicólogo humanista Abraham Maslow, quien aplicó su famosa teoría de la "jerarquía de necesidades" al lugar de trabajo moderno. En Eupsychian Management, Maslow sostiene que el trabajo debe considerarse una fuente clave de crecimiento personal y autorrealización.

Maslow imaginó un mundo en el que los individuos obtuvieran una profunda satisfacción de su vida laboral y en el que trataran su trabajo como una actividad sagrada.

Desde principios de 2021, he realizado entrevistas a más de 90 profesionales y directivos de Toronto, para saber lo que piensan sobre el trabajo. Aunque hay excepciones, lo que muestran los datos, en general, es que la teoría de Maslow es cada vez más común.

Las desventajas del paradigma de la pasión

Debido a que la creciente popularidad del paradigma de la pasión ha coincidido con el aumento de la desigualdad económica y el fuerte descenso del poder de los sindicatos, también ha suscitado numerosas críticas.

La socióloga Lindsay DePalma sostiene que el paradigma de la pasión alienta a los trabajadores a idealizar su trabajo mientras les ciega ante las distribuciones desiguales del poder que caracterizan sus vidas laborales.

En su libro Work Won't Love You Back, la periodista Sarah Jaffe sostiene que amar el trabajo es una mala idea porque es una receta para la (auto)explotación.

Derek Thompson, redactor de la revista The Atlantic, sostiene que el paradigma de la pasión ha alimentado una nueva religión, el worksim, o "laboralismo"- que es responsable de provocar el agotamiento y la depresión incluso entre las personas con salarios altos.

Estos comentaristas temen, con razón, que el paradigma de la pasión pueda llevar (y lleva) a los trabajadores a aceptar condiciones de trabajo perjudiciales, a un mal trato por parte de sus empresas y a unas expectativas poco realistas de sí mismos; básicamente, a soportar lo que no deberían.

Cuando las personas aspiran a amar su trabajo, pueden priorizarlo a expensas de otros aspectos importantes de la vida: la familia, los amigos y las aficiones. Una sobrevaloración del trabajo puede llevar a las personas a ver a quienes no pueden trabajar como perezosos, estúpidos o que no merecen preocupación alguna.

Y, sin embargo, a pesar de estos evidentes escollos, el paradigma de la pasión también puede tener los efectos contrarios. De hecho, yo diría que es una de las causas de lo que se ha denominado como la "Gran Renuncia".

La Gran Renuncia

En agosto de 2021, 4,3 millones de trabajadores estadounidenses renunciaron a su empleo, la cifra más alta jamás registrada. Y olas similares han golpeado al Reino Unido.

En Canadá no está claro si la Gran Renuncia se está produciendo con la misma intensidad, pero algunos estudios muestran que los trabajadores canadienses se plantean cada vez más dejar o cambiar de trabajo.

Son muchos los factores que han provocado la Gran Renuncia. Entre los más notables están los subsidios salariales que han dado a los trabajadores más libertad para elegir el tipo de trabajo que quieren hacer, el estrés laboral añadido causado por la pandemia, la necesidad de quedarse en casa con los niños pequeños y el cambio al teletrabajo.

Sin embargo, creo que otra razón tiene que ver con las expectativas que los trabajadores tienen en torno al ámbito laboral, expectativas que se derivan del paradigma de la pasión.

El paradigma de la pasión y la Gran Renuncia

Al alterar las rutinas de la gente, la pandemia ha despertado en muchos el deseo profundamente arraigado de tener un trabajo del cual realmente disfruten, un deseo que había sido reprimido durante largo tiempo.

Mis entrevistas dejan claro que muchos trabajadores canadienses analizan su trabajo y se preguntan: "¿Es esto lo que realmente me apasiona? ¿Quiero pasar la mayor parte de mis horas despierto haciendo esto? ¿Me aporta sentido mi trabajo?"

Y no se trata sólo de directivos. El mayor número de dimisiones en Canadá se ha producido en los sectores de la hostelería y la alimentación. Y como decía un artículo reciente de The Atlantic, "este nivel de renuncias es en realidad una expresión de optimismo que afirma: ‘Podemos hacerlo mejor’.”

En cierto sentido, el paradigma de la pasión está alimentando paradójicamente la demanda por un trabajo mejor, más satisfactorio y más significativo. Se debe a que los trabajadores esperan más y ya no están dispuestos a soportar el statu quo.

El paradigma de la pasión requiere una fuerte red de seguridad

Por supuesto, nada de esto podría haber ocurrido sin los apoyos gubernamentales que reequilibran la balanza de poder entre trabajadores y empresarios.

Desde la década de 1980, los trabajadores habían tenido cada vez menos poder de negociación. Así que, aunque puede haber aumentado la popularidad del paradigma de la pasión, creció en unas condiciones económicas que fueron determinadas en gran medida por las empresas, no por los empleados.

Pero a raíz de la pandemia esto ha empezado a cambiar lentamente. Ante la escasez de mano de obra, las organizaciones se han visto obligadas a tomarse en serio las exigencias de los trabajadores en cuanto a salario, flexibilidad, autonomía y horarios. Están recibiendo el mensaje de que "seguir como siempre" ya no es aceptable y, en algunos casos, están cediendo.

La conclusión fundamental es que el paradigma de la pasión puede alimentar la demanda de un trabajo mejor y más significativo, pero esto sólo es posible cuando va acompañado de una red más fuerte de seguridad social.

Los trabajadores no tienen que dejar de amar su trabajo. Pero deberían preguntarse si sus trabajos son en sí mismos estimables. Y eso es más fácil de hacer cuando se dispone de una mayor y verdadera libertad económica.

Watts, Galen. "‘Do what you love’ could be contributing to Great Resignation". Talent Canada, 10/01/2022 (Artículo consultado online el 20/01/2022).

Acceso a la noticia: https://www.talentcanada.ca/do-what-you-love-could-be-contributing-to-great-resignation/

 

  

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.