El Ayuntamiento de Barcelona insta al Gobierno central a tener en cuenta la "realidad metropolitana" de cara a la nueva ley que está preparando sobre movilidad sostenible y financiación del transporte público. Además, según explica la concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Rosa Alarcón, la capital catalana reúne todas las condiciones para ser "un laboratorio de movilidad urbana", puesto que cuenta con una gran tradición en la industria de la automoción. 

"No es un debate entre economía y medio ambiente, sino que estamos ante un reto para que administraciones y operadores públicos, privados y mixtos puedan construir una movilidad eficiente y competitiva". Así lo expresó la concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Rosa Alarcón, en el evento 'Transporte y nueva movilidad urbana' organizado por EL MUNDO celebrado este lunes en la Casa Seat de Barcelona. El acto, patrocinado por Seat y Abertis, contó con la colaboración de FGC y EXPANSIÓN.

Rosa Alarcón señaló que Barcelona tiene todas las condiciones para ser "un laboratorio de la movilidad urbana" ya que existe una "gran tradición en la industria de la automoción", que es el 10% del PIB y da trabajo a unas 140.000 personas de forma directa e indirecta, además de la la colaboración público y privada en cuanto a movilidad, su ubicación estratégica, la apuesta por la transición ecológica y energética y la concentración de empresas de innovación en este sector.

La concejal recordó que Barcelona tiene una primera corona metropolitana con una red de transporte público eficiente y que la nueva ley de movilidad sostenible y financiación del transporte urbano que prepara el Gobierno puede ser una oportunidad para que la ciudad sea un centro de proyectos ecológicos y digitales, más teniendo en cuenta la situación de crisis económica y sanitaria por el coronavirus y los fondos europeos que se deben repartir.

"Nunca como ahora los ciudadanos fueron tan conscientes de preservar el medio ambiente y la salud de las personas" añadió Alarcón quien definió la movilidad como "un conjunto de servicios que son sostenibles, compartidos e intermodales".

Por esta razón, el Ayuntamiento insta al Gobierno a incorporar en la nueva ley que se prepara que se asuma la "realidad metropolitana" no sólo en la capital catalana, aunque aquí remarcó la importancia de la Área Metropolitana de Barcelona como gestora del transporte, sino también en otras grandes ciudades españolas como Madrid o Sevilla.

La edil también defendió una "nueva movilidad personal sostenible", así como incorporar la "movilidad vertical" al incorporar rampas o escaleras en los puntos en los que hay desniveles para los peatones. Además, consideró que las empresas deben tener "planes de desplazamientos" lo que garantizaría su propia eficiencia y eficacia.

Alarcón también instó a construir acuerdos entre "administraciones y operadores sobre movilidad, transición energética y la aplicación digital en la movilidad" ya que es la "nueva gobernanza en clave metropolitana".

En este sentido, recordó que el Estado debe realizar una "mayor inversión en sostener el transporte público" y añadió que el reto de Barcelona pasa por garantizar las conexiones en lo que denomina Gran Barcelona, las poblaciones de la segunda corona metrpolitana, que pasa por más financiación de trenes de Cercanías y la Línea 9 del metro a partir de fondos europeos.

Agenda urbana compartida

Desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se presentó en estas jornadas la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada en la que Sonia Hernández, subdirectora adjunta en la Secretaría General de Políticas Urbanas, remarcó la importancia de un "marco estratégico común todos municipios españoles" para aplicar estos planes de acción que permitan "planificar ciudades con una visión transversal e integrada que proponen los marcos internacionales" además de "favorecer la movilidad sostenible o el impulso transporte público".

Por su parte, Adrián Muelas, asesor del gabinete Técnico de la Secretaría General de Transportes, señaló que la nueva normativa que se prepara permitirá la "descarbonización del sistema transporte" y su "digitalización" para que sea más eficiente ante las "tendencias demográficas, con un 80% población urbana, y los retos de movilidad de cada día tanto en ciudades como en zonas rurales".

Estos retos pasan por unas 160 medidas que deben incidir desde la mejora de la calidad del aire al uso de las nuevas tecnologías, la conexión con el resto del Mundo o las cadenas logísticas intermodales, entre otras.

En el evento, también hubo una mesa redonda sobre propuestas del sector para una movilidad limpia, competitiva y conectada. Diversos representantes de empresas como Seat Abertism, Cabify o de organismos públicos como la Dirección General de Tráfico (DGT) y Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), han hablado sobre movilidad sostenible, multimodal y micromovilidad; transición energética ordenada e incentivada: intermodalidad, digitalización y movilidad sostenible para la mejora de la calidad del aire; innovaciones en el sector transporte; las nuevas opciones de movilidad inteligente o la colaboración público privada.

 

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.