¿Están llegando a su fin las historias de amor en la oficina? The Economist explica que la expansión del teletrabajo derivada de la situación actual de crisis está influyendo significativamente en el declive de las relaciones sentimentales entre compañeros de trabajo. Sin embargo, su disminución ya venía de antes por las diversas problemáticas éticas o legales que pueden conllevar. 

Sus miradas se cruzaron en la fotocopiadora de la oficina. Por fin, ambos habían encontrado a alguien que podía inspirarle en todos los aspectos. Finalmente, sentaron la cabeza y decidieron reproducirse. Lee más en Fifty Shades of Grey Paper  (“50 sombras de papel gris”), que pronto se publicará en edición de bolsillo.

El romance ha sido tradicionalmente un efecto colateral de la vida en la oficina. Después de todo, las personas pueden pasar casi la mitad de las horas de su día en el trabajo y, con frecuencia, sus compañeros/as tendrán algunas cosas en común con ellos/as, aunque sean únicamente las quejas sobre su jefe. Algunas relaciones están inevitablemente destinadas a existir.

Sin embargo, el confinamiento ha dificultado mucho que se formen nuevas relaciones de pareja. Aunque las citas online se han incrementado durante la pandemia, la cantidad de personas que habrán conocido a su alma gemela a través de una reunión de trabajo en Zoom debe ser extremadamente pequeña. Es difícil ligar mientras una docena de compañeros observan tus expresiones faciales. ¿Y hasta qué punto es realmente privada la función de chat privado del software de la empresa?

De todas formas, incluso antes de la pandemia los romances de oficina estaban en declive. En 1995, el 19% de las personas (heterosexuales) conocieron a su pareja en el trabajo, según un estudio de la Stanford University. En 2017, dicho porcentaje había caído hasta el 11%. Actualmente será aún más bajo. A medida que los empleados de oficina trabajen más horas en casa y menos en la empresa -la cual cosa parece probable, incluso cuando el virus desaparezca, las oportunidades para establecer conexiones románticas en el trabajo disminuirán.

Una de las razones que explican este declive es que las empresas se han dado cuenta de que las relaciones en el ámbito laboral dan lugar a todo tipo de controversias a nivel ético. La idea de que un jefe se case con su secretaria (o que un médico salga con una enfermera) es uno de los tópicos más antiguos. Lamentablemente, el tema parece estar tan sólidamente establecido que las secretarias y enfermeras se han pasado décadas defendiéndose de las atenciones no deseadas de sus superiores. Como ha demostrado el movimiento #MeToo, algunos hombres utilizan sus posiciones de poder para acosar a las mujeres que trabajan para ellos.

Las relaciones consentidas también pueden causar problemas. Una relación con un/a subordinado/a dificulta que un/a manager sea objetivo/a sobre su desempeño. Es comprensible que los compañeros puedan sospechar del favoritismo del/de la manager. Y las cosas pueden empeorar si el romance después se rompe. Los sentimientos heridos pueden dificultar que la expareja trabaje junta y también pueden generar una situación de incomodidad para todos los demás en la oficina.

El resultado es que muchas empresas tienen políticas que desalientan o incluso prohíben a los/as managers tener una aventura con alguien que trabaja para ellos/as. Una relación en la oficina fue el motivo que llevó a Steve Easterbrook a dejar su cargo como Presidente de McDonald's el año pasado; la empresa de comida rápida ha interpuesto una demanda contra Easterbrook esta misma semana.

Algunas empresas prohíben completamente cualquier romance de oficina. Otras establecen pautas como estipular que los/as empleados/as no deberían permitir que una relación con un/a compañero/a influya en su comportamiento en el trabajo y que deberían revelar cualquier relación que pueda dar lugar a un conflicto de intereses. Estas reglas parecen irreprochablemente prudentes, aunque implican un sacrificio en cuanto a la privacidad.

Algunos de estos problemas pueden evitarse si en la relación se mantiene a una cierta distancia: si las personas conocen a sus parejas a través del trabajo, pero no están en la misma oficina. Claramente, aún podría haber problemas si, por ejemplo, un/a Responsable de Compras estuviera saliendo con el/la vendedor/a de una empresa proveedora. Pero en la mayoría de las circunstancias este tipo de romances logran evitar los posibles problemas relacionados con el favoritismo o el abuso de poder. Bartleby -el autor de este artículo- tuvo la suerte de conocer a su esposa a través de su trabajo hace 24 años (un período que demuestra las infinitas reservas de paciencia que atesora la señora Bartleby).

Por esa razón, a este columnista quizás se le pueda perdonar que espere que el romance de oficina no desaparezca del todo. Es probable que millones de parejas felices se hayan conocido en sus escritorios o en la máquina de café. Tal vez las parejas encontrarán estimulante desafiar las reglas de la empresa. Pero puede que tengan que ser sutiles al respecto: "Habla bajo, si hablas de amor", tal y como escribió William Shakespeare en Mucho ruido y pocas nueces. Dicho esto, es posible que las novelas románticas necesiten ser actualizadas para adaptarse a la era post-pandemia. 

Sus miradas se cruzaron a través de la botella de gel desinfectante. "¿Te gustaría romper las reglas de la distancia social y unirte a mi burbuja?" él susurró. "Lo siento, con la mascarilla puesta no logro entenderte", respondió ella. Él buscaba la inspiración. ¿Cómo podía transmitirle sus sentimientos? Como Director Creativo en Tomkins & Tomkins seguramente lograría dar con una respuesta. Entonces tuvo una idea: levantó las manos y empezó a hacer gestos. Los ojos de ella se abrieron como muestra de haber comprendido lo que debía hacer. "Veamos, empecemos por la primera palabra", dijo ella. "Me parece que puede ser...". 

 

"The decline of the office romance". The Economist, 13/08/2020 (Artículo consultado online el 02/09/2020). 

Acceso a la noticia: https://www.economist.com/business/2020/08/15/the-decline-of-the-office-romance

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.