Las mujeres han sentido más que los hombres la ansiedad y el estrés cuando han tenido que trabajar (y teletrabajar) durante la pandemia de coronavirus. Ellas han experimentaron mayor inestabilidad financiera. 

Las mujeres españolas han sufrido los efectos emocionales de la pandemia en mayor medida que los hombres. "Ellas han sentido un aumento en niveles de estrés o ansiedad, han experimentado más inestabilidad financiera y han pasado más tiempo en aislamiento social que los hombres y, en ese sentido, un 21% de las mujeres aseguraron encargarse ellas solas del cuidado de los niños y un 32% señalaron la ausencia de apoyo gubernamental en una situación tan excepcional".

Esta es una de las conclusiones de la tercera oleada del Índice de Confianza del Trabajador de LinkedIn, cuyos resultados representan una percepción del escenario socioeconómico en nuestro país. Este estudio aglutina todos los datos de la red profesional en un mapa mundial con todos los actores que intervienen en el mercado laboral, desde miembros de las plataformas, a universidades, empresas e instituciones gubernamentales, y analiza el impacto de la pandemia del coronavirus en los mercados laborales de la zona euro.

Según el índice, "la mayoría de los padres varones que trabajan han alternado sus tareas laborales para cuidar a sus hijos durante la pandemia; y muchos han optado por cambiar su horario para poder hacerlo. Aunque, un 35% de los hombres encontró mayores dificultades a la hora de dividirse las tareas de cuidados con su pareja".

En el lado opuesto se encuentran las trabajadoras, que con mayor probabilidad cuidan de sus hijos a tiempo completo. Según LinkedIn, al 48% de las mujeres españolas les supuso un gran desafío trabajar hasta tarde para terminar su jornada.

Quién es más pesimista

A la vista de estos datos, la confianza de los profesionales cayó el mes de julio y se ha mantenido en la última oleada, correspondiente al último mes.

En agosto, la confianza de los profesionales españoles se mantuvo estable con respecto al mes de julio, con 34 puntos sobre una escala que va de -100 a +100. Mientras que la confianza en conseguir un empleo aumentó, la confianza en la progresión profesional sigue disminuyendo.

En todo caso, lo más destacado de esta tercera oleada del índice elaborado por LinkedIn es la diferencia de pareceres entre géneros: "Las mujeres son notablemente menos optimistas (28 puntos) sobre su futuro laboral que los hombres (39 puntos), y afirman haber acusado niveles más altos de estrés y ansiedad como consecuencia de la emergencia sanitaria".

Ya la segunda oleada del índice mostraba que la confianza de la población activa en España disminuye al aumentar la incertidumbre sobre la seguridad laboral, así como las perspectivas financieras y de carrera.

Entonces eran los trabajadores con capacidad de decisión quienes sentían más confianza, frente a sus empleados. Por sectores, el de bienes y consumo era el más optimista, mientras que los profesionales de medios de comunicación sentían más recelo ante una posible mejora de las perspectivas de empleo, financieras y progresión profesional.

Y el sector educativo mostraba mucho antes de la vuelta a clase una alta confianza en el trabajo y en la carrera, pero sentía mucha más incertidumbre en lo que se refiere a las perspectivas financieras.

La primera oleada, que LinkedIn elaboró en colaboración con el BCE, revelaba que la confianza varía según la edad del trabajador y el tamaño de la empresa donde desarrolla su actividad. Así, la Generación Z (menores de 25 años) se mostraba entonces más optimista que el resto en los aspectos analizados, así como los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.