A la espera de la nueva "Ley Rider", se registra una rápida progresión del sector del "delivery" en España. De hecho, el empleo en estas plataformas creció el 6,7% en 2019, ocupando a un total de 15.300 personas de manera directa e indirecta. Sin embargo, habrá que esperar para evaluar el efecto de la pandemia sobre este tipo de negocios y de la aplicación de la nueva ley. 

El empleo en el sector de reparto a través de plataformas digitales o 'apps' creció el 6,7% en el 2019, un ritmo más de dos veces superior al que se mueve el mercado laboral en su conjunto. Un total de 15.300 personas están ocupadas, de manera directa o indirecta, repartiendo para aplicaciones como Glovo o Deliveroo, programando en las oficinas de UberEats o en una 'dark kitchen' cocinado para todas ellas. Así lo recoge el informe presentado este martes por la patronal Adigital y la consultora Afi, que constatan una rápida progresión del sector del ‘delivery’ en España durante el ejercicio del 2019. A la espera de dos variables clave que marcarán el ejercicio 2020: el efecto de la pandemia y la posible aplicación de la nueva 'Ley Rider'.

Hasta ahora el sector ha ido creciendo por la vía de los pedidos, de los clientes que los demandan y de los establecimientos que los envían a través de las apps. El número de pedidos aumentó en el último año el 46,4%, hasta los 36,2 millones de comandas repartidas por los distintos operados del sector digital. La cifra de usuarios también crece a doble dígito, y en el 2019 aumentó el 40,4%, hasta los 4,6 millones de clientes. Y el número de establecimientos en España que utilizan estas ‘app’ se ha multiplicado por más del doble en el último año, hasta los 64.530.

¿Cómo está afectando la pandemia sobre estas cuentas? El sector todavía no tiene claro si la pandemia está siendo una crisis o una oportunidad. Por un lado, el 'delivery' ha sido una de las actividades consideradas como esenciales por el Gobierno, lo que les ha permitido seguir operando y "diversificar establecimientos", según han destacado desde Afi. Por el otro, determinados establecimientos no han podido continuar con su actividad pese a tener abierta la ventana del 'delivery'. "La oferta, durante un tiempo considerable, se ha visto restringida", ha apuntado Zimmerman. 

Repartir como alternativa al paro

Hombre, entre 29 y 39 años, de origen latinoamericano y que antes era asalariado para otra empresa. Este es el retrato robot del perfil que más habitualmente reparte para las plataformas digitales. Un sector muy masculinizado, donde el 87% de los 'riders' son hombres. También especialmente implantado entre las comunidades de migrantes de países del continente americano, dada las pocas exigencias formales de las compañías y las imposibilidades de ejercer como asalariado (sí como autónomo) que tienen algunos permisos de residencia. Hasta el punto de que dos de cada tres repartidores son latinos.

Esa facilidad para comenzar a trabajar es una de los principales atractivos del sector, elemento que destacan el 77% de los 1.800 encuestados por Adigital y Afi. Sector en el que opera mucha gente porque no dispone de otros ingresos, pues uno de cada cuatro ‘riders’ viene del paro. Pues el ‘delivery’ en plataformas pesca en esa tasa de desempleo por encima del 14% y ofrece ingresos relativamente rápidos, aunque no necesariamente cuantiosos. El 55% de los encuestados reconoce que compagina su pedaleo para las 'apps' con otros trabajos.

El estudio encargado por la patronal del sector indica que, de media, un ‘rider’ ingresa 1,4 veces el salario mínimo interprofesional (SMI). Es decir, 1.330 euros al mes; a los que cabe descontar toda la infraestructura del reparto (móvil, vehículo, gasolina si la hubiera) y la cuota de autónomos, entre otros. No especifica el estudio cuántas horas acaban trabajando los ‘riders’ para conseguir dichos ingresos, aunque los investigadores de Afi han destacado la heterogeneidad de jornadas. Con repartidores que concentran muchas horas y otros que encuentran en las apps unos ingresos puntuales.

Sin noticias de la 'Ley Rider'

El Ministerio de Trabajo se plantea regular sobre estas relaciones laborales, al entender que actualmente no están cubiertas en su complejidad por el marco normativo y que no ofrecen la suficiente protección y garantías para los repartidores. El modelo que defiende Díaz (y que hasta ahora han indicado la mayoría de tribunales) es que los repartidores de este tipo de plataformas deberían operar como asalariados.

Es por ello que el Gobierno puso en marcha en junio los trámites para aprobar una nueva ley del trabajo de plataformas, o popularmente conocida como ‘Ley Rider’. ¿Qué efecto tendrá sobre esos 15.300 ocupados que operan actualmente y sobre la evolución del mismo? Eso es algo que, de momento, la patronal Adigital no tiene calculado, según ha reconocido su director, José Zimmerman, este martes tras la presentación del informe. "Algún impacto va a tener, aunque estamos esperando a que el Ministerio de Trabajo plantee algo más concluyente", ha declarado.

Pues la ‘Ley Rider’ lleva desparecida de la agenda gubernamental desde principios de junio. El Ministerio de Trabajo sacó a consulta pública un primer borrador del texto, que no pasaba de una justificación de los motivos que hacían, a su entender, necesaria la ley. Desde entonces no ha sido objeto de ninguna negociación con los agentes sociales y ni patronal ni sindicatos han recibido, hasta la fecha, documento alguno para comenzar a discutir la nueva normativa.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.