El Gobierno de España tiene la intención de prorrogar el plan "Me cuida", que faculta al trabajador para adaptar su jornada laboral o reducirla hasta el 100% para el cuidado de familiares en cuarentena y así evitar la transmisión de la Covid-19. Dicho plan, que expira el dia 22 de septiembre, sería prorrogado con motivo de la vuelta al colegio, que podría llevar a algunas familias al aislamiento forzoso. 

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha avanzado la intención del Gobierno de prorrogar el plan "Me cuida", que expira el 22 de septiembre y que faculta al trabajador para adaptar su jornada laboral o reducirla hasta el 100 % para el cuidado de familiares en cuarentena para evitar la transmisión del covid-19.

"Me consta que se va a prorrogar", ha afirmado la ministra en declaraciones a RNE, aunque ha explicado que previamente tendrá que abordarse en la mesa de diálogo social que el próximo 4 de septiembre se retoma con el asunto central de la extensión de las ayudas a los expedientes de regulación temporal de empleo (erte).

Díaz ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a las familias que temen el aislamiento forzoso de sus hijos por la aparición de casos positivos de covid-19 en las aulas, a quienes les ha dicho que hay medidas suficientes para afrontar esa situación y que si hicieran falta más el Gobierno las aprobará.

El plan "Me cuida" prevé la adaptación o reducción de jornada a la persona trabajadora que acredite deberes de cuidado como consecuencia directa del covid-19 respecto del cónyuge o pareja de hecho, así como respecto de los familiares por consanguinidad hasta el segundo grado, por razones de edad, enfermedad o discapacidad.

Asimismo, la ministra ha recordado que la Seguridad Social estableció que la cuarentena forzosa de una persona trabajadora pasaba a considerarse baja laboral por contingencia común, una medida que sigue vigente y que podría ser de aplicación a un progenitor que tenga que hacerse cargo de un menor contagiado de covid-19.

De la negociación para ampliar las ayudas a los erte no ha querido avanzar nada del planteamiento que llevará el Gobierno a la mesa, pero ha dicho que va sin líneas rojas.

No obstante, ha querido tranquilizar a los sectores más afectados, los ligados a la actividad turística, que son quienes concentran a los alrededor de 700.000 trabajadores que todavía se mantienen en un erte, porque se desplegarán "las medidas necesarias" para apoyarles.

 

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.