BBVA lo tiene claro. Durante el confinamiento el banco que preside Carlos Torres ha sido el banco que menos oficinas ha mantenido abiertas, solo el 30%. Sin embargo, y según explicó ayer el banquero en un encuentro telemático con empleados desde la Ciudad BBVA en Madrid, la entidad ha funcionado perfectamente, pese a que la gran parte de la plantilla, el 90%, ha desarrollado su trabajo por remoto.

Torres, junto al consejero delegado, Onur Genç repasaron los aprendizajes de esta crisis, y como conclusión transmitieron a los empleados que en este periodo se ha reforzado las prioridades estratégicas del banco.

Torres considera que, en el contexto actual, “el propósito, los valores y la estrategia de BBVA están más vigentes que nunca”. En el evento, Torres aseguró que “la digitalización y la gestión remota venían creciendo año tras año, y más durante este periodo, y han sido un acierto y vemos los frutos de nuestra apuesta”.

Esta estrategia ha permitido a la entidad “estar más cerca que nunca de nuestros clientes, darles servicio y prestarles asesoramiento y también apoyo emocional en circunstancias tan excepcionales, cuando más lo necesitan”.

El banquero también afirmó que estos últimos meses han demostrado que “es crítico que preparemos un futuro mejor para la próxima generación”, y ha subrayado que “la sostenibilidad y la inclusión social, son asuntos estratégicos”.

Este acto tenía como motivo explicar a la plantilla el plan de retorno en esta llamada nueva normalidad.

Onur Genç resaltó que, pese a las pérdidas del banco en el primer trimestre, las mayores de su historia, con unos números rojos de 1.792 millones de euros por los mayores saneamientos principalmente con la crisis del Covid-19, BBVA cuenta con una elevada fortaleza en capital y liquidez en todos los países en los que está presente. Además, confirmó el modelo del grupo, apalancado en la digitalización y el uso de datos, para un asesoramiento personal como sus gestores de confianza.

Ricardo Forcano, responsable global de ingeniería y organización en BBVA, explicó que el banco realiza su toma de decisiones para diseñar el plan de retorno de forma dinámica, basándose en datos sobre la evolución de la pandemia y de la actividad, de modo que las fechas y el ritmo de vuelta serán distintos en cada país. Como ejemplo de este proceso, destacó la reapertura de oficinas en España, hasta alcanzar el 100% la semana pasada. En otros países, como Turquía o EE UU, BBVA ya tiene abiertas el 98% y 93% de sus sucursales, respectivamente, y en el resto de países está en torno al 80%.

Carlos Casas, responsable de talento y cultura de BBVA, destacó cómo en estos meses el trabajo en remoto ha permitido mantener la actividad sin disminuir la productividad. Y anticipó las principales líneas del trabajo en el futuro de la entidad, que reforzará los modelos híbridos, que combinan trabajo presencial y trabajo remoto. Así, BBVA combinará las ventajas de ambos sistemas: “Vamos a empezar a probar cosas distintas. En este retorno, todos los equipos empezarán a probar distintas maneras de combinar este trabajo presencial y en remoto”, explicó.


EN JULIO SE ABREN LOS CENTROS DE LOS SERVICIOS CENTRALES

Teletrabajo. BBVA abrirá sus edificios corporativos de forma gradual allí donde los datos de la pandemia evolucionen positivamente. Desde el 1 de julio, BBVA abrirá los centros de trabajo de servicios centrales en España y en Turquía, para que muchos equipos puedan empezar a combinar ya el trabajo presencial y en remoto. Aquellas personas que necesiten mantener el trabajo en remoto al 100% en las próximas semanas podrán hacerlo, en el caso de España, hasta septiembre.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.