Al cerrojazo de la factoría en Barcelona, se une la incertidumbre por la transición al coche eléctrico. La Generalitat dice que 40.000 empleos corren peligro mientras el sector confía en que las amenazas sirvan de revulsivo.

El anuncio de cierre de Nissan ha hallado a la automoción en una encrucijada en Cataluña. La necesidad de reponerse a la posible marcha de una de las dos marcas asentadas en la región -la otra es Seat- se suma a un reto preexistente, también crucial para la industria: remodelar las empresas ante la irrupción del vehículo eléctrico y una movilidad menos contaminante.

"Lo de Nissan es un jarro de agua fría. Nos dice que no vamos bien", analiza David Ortega, profesor de la escuela de negocios EADA y especialista del sector del automóvil: "Vamos un poco atrasados en la transformación. Nos hemos quedado siendo muy eficientes en el coche del pasado y la fabricación tradicional, pero lo que viene es como el paso de los móviles analógicos a los smartphones: un cambio brutal".

Antes de la pandemia y el desplante del fabricante japonés, el Departamento de Empresa de la Generalitat advirtió que casi 40.000 empleos y 211 empresas corren riesgo de esfumarse sin una inversión de 200 millones de euros que encauce la transición al coche eléctrico. La huida de Nissan amenaza hasta 25.000 puestos de trabajo. El Clúster de la Industria de la Automoción de Cataluña auguró el año pasado que el 75% del sector habrá desaparecido en 2030 si no se reinventa antes.

HASTA EL 10,2% DEL PIB EN LA REGIÓN

Segun datos de este organismo, el automóvil catalán aportó en 2018 23.800 millones de euros de facturación (el 10,2% del PIB de la región); fabricó 548.000 vehículos (el 19,6% del total nacional) y de el vivían 10.900 empresas con 143.000 empleos entre directos, indirectos e inducidos.

"Fue un toque de atención. No vamos mal, pero no nos podemos dormir", aconseja Josep Nadal, gerente del Clúster. Recalca que "las empresas catalanas, en general, están haciendo los deberes" para renovarse en innovación y protección del medio ambiente: "Hay plantas de componentes que están creciendo extraordinariamente, como Gestamp o Ficosa. La sacudida será importantísima para las empresas que proveen principalmente a Nissan, pero posiblemente sea un preludio de algo muy bueno y que dé paso a algo que el sector pide a gritos: reorganizarse, reinventarse y seguir adelante".

Ortega también confía en que la decisión del productor nipón sirva de "revulsivo" para transitar hacia un modelo industrial que relegue la producción en favor del conocimiento y la tecnología: "El valor añadido no va a estar donde se ensamble. Todo eso se va a deslocalizar. Si somos capaces de cambiar el enfoque, en 10 años podemos tener una industria mucho más floreciente y rentable".

CARRERA PERDIDA CON FRANCIA O ALEMANIA

Ortega piensa que se está "perdiendo la carrera" respecto a otros países, como Francia y Alemania, donde los gobiernos "están tomando partido" al entrar a participar en una industria que "arrastra a otras", subraya. Urge a La Moncloa y la Generalitat a aparcar diferencias para colaborar con las compañías: "Y si hay que hacer inversiones estratégicas, que las hagan en centros de altas competencias, entrar en el accionariado de una iniciativa de fabricación nacional o atraer a un productor controlando la tecnología y el conocimiento".

"El Estado debería intervenir más en sectores estratégicos. No puede ser que una empresa se favorezca de inversiones y subvenciones para mantener producciones y luego se marche sin dar cuenta", opina Tomás Díaz, responsable de Política Industrial de CCOO en Cataluña y trabajador de Nissan: "Se ha dejado caer la producción de forma deliberada. A corto plazo, afectará al parque de proveedores".

"Las empresas deben arriesgarse e invertir en posibilidades más ecológicas y con menos coste. La demanda exige cambios más rápidos y personalizados. Y la administración no debe salvar a un sector, sino incentivar las iniciativas que beneficien al conjunto y dejar que crezcan", distingue Nadal. No cree que una metamorfosis del sector que se acompañe de menos coches fabricados socave la ocupación: "La transformación implica involucrar a equipos de trabajo y se dará si somos capaces de formar, captar y retener personas".

"El paso a vehículos menos contaminantes no puede dejar a nadie atrás", postula Díaz. CCOO reclama planes para formar a plantillas y ayudar a quienes se despida con la conversión.

En un informe, el sindicato afirma que podrían destruirse empleos al simplificarse el montaje de vehículos y se complicaría que operarios de tareas manuales permanezcan en un sector que tenderá a demandar personal formado en electrónica, inteligencia artificial e ingeniería. "Va a haber un tejido industrial que se resienta si no se cualifica y si no hay una transición para los trabajadores. También habrá nuevo empleo, pero no sabemos si en la misma proporción que el que desaparezca", evalúa.

3.000 EMPLEADOS ALTAMENTE CUALIFICADOS

Del lado de la industria, Nadal opone que a las empresas del motor se les abre "una gran oportunidad" para reclutar a los 3.000 trabajadores de Nissan en Cataluña, dotados de un "conocimiento que no se puede dejar escapar": "El abanico de posibilidades que se abre con el vehículo eléctrico se debe explorar mucho y necesitará gente que desarrolle componentes". Los tres consultados coinciden en que las plantas que Nissan pretende abandonar concentran mano de obra competitiva y atractivo como para que nuevos operadores del sector las hereden.

Un estudio de la Generalitat de 2018 sitúa a la automoción a la cabeza en transformación digital en Cataluña. Aventura que puede crear 3.727 puestos hasta 2030, pero matiza que podrían ser menos porque el esfuerzo tecnológico no se equipara al de países como Alemania, con un despliegue cuatro veces superior. "Habrá una pérdida a corto plazo pero, si lo reenfocamos, podemos tener más capacidad de generar empleo. No sé si tanto en volumen, pero sobre todo de mayor cualificación para ser centro de excelencia en el sur de Europa", pronostica Ortega.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.