La lucha contra los falsos autónomos encabeza la larga lista de prioridades del nuevo equipo del Ministerio de Trabajo. La máxima responsable del departamento, Yolanda Díaz, anunció ayer en el Congreso que será su “siguiente iniciativa”, ya que está ultimando una modificación legal que aclarará que los trabajadores de plataformas digitales son asalariados y no autónomos.

Díaz puso como ejemplo a los repartidores de comida y otros productos a domicilio, empujados a cotizar como trabajadores por cuenta propia: “Un joven en bicicleta con un móvil no es un trabajador autónomo”. “Ahí –añadió– no hay autonomía ninguna”.

A pesar de que desde Trabajo evitan ofrecer un calendario sobre la tramitación de la norma, sí han dejado claro que es el próximo objetivo del ministerio, después de lograr un acuerdo para la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 950 euros y sacar adelante la derogación del supuesto que permitía el despido objetivo por acumulación de bajas médicas. “Va a ir deprisa”, aseguran. Al tiempo, precisan que el nuevo texto contra los falsos autónomos saldrá a la luz antes que el paquete de cambios de la reforma laboral del 2012 –vigencia y prioridad aplicativa de los convenios, subcontratación–, que están negociando cada viernes con la patronal y los sindicatos.

La modificación de la normativa pondría punto y final a la batalla judicial que en los últimos años ha enfrentado a plataformas digitales como Deliveroo y Glovo con riders y la Inspección de Trabajo. Hasta el momento, con sentencias de signo opuesto –aunque en su mayoría a favor de considerar a los repartidores como empleados–, este embrollo legal estaba abocado a ser resuelto en el Tribunal Supremo.

Desde Trabajo, sólo señalan que van a delimitar con mayor claridad qué se considera un autónomo, apoyándose en los “presupuestos de laboralidad”. Es decir, si en la relación contractual existe o no dependencia, voluntariedad, retribución...

En la presentación de las líneas fundamentales del Ministerio de Trabajo y Economía Social, Díaz arremetió contra la precariedad que lastra desde hace décadas el mercado laboral en España, además de recalcar que se encuentran en la cola de Europa en cuanto a desempleo, rotación, temporalidad, parcialidad indeseada... “Sobre el trabajo decente se construyen sociedades decentes. Sobre el trabajo precario e indecente no se construye nada”, defendió.

La ministra precisó que, en una fase posterior de desmontaje de la reforma laboral, tratarán la simplificación de los tipos de contrato y la causalidad en el despido “antes que las indemnizaciones”.

Preguntada por su posición sobre la mochila austriaca, Díaz descartó de raíz esta indemnización diferida, nutrida por aportaciones mensuales del empresario y que acompaña a cada trabajador a lo largo de su vida laboral. Y se remitió al informe de expertos del 2010 para defender que “no se podría aplicar a nuestro país”. Su rechazo marca un nuevo punto de distancia entre los socios de la coalición, ya que la mochila austriaca es una de las banderas de la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño. Hace sólo unos días, insistió en TVE en la conveniencia de analizar la implantación de este sistema, que figuraba en el programa de reformas estructurales del anterior Ejecutivo pero no en el acuerdo de gobierno.

Por otro lado, la ministra de Trabajo explicó a los diputados que antes de que acabe el 2020 tienen previsto presentar una ley de Trabajo Corresponsable, para dar respuesta a “buena parte de las trabajadoras y trabajadores que han perdido el derecho a su propio tiempo, con horarios imprevisibles que mezclan el tiempo personal y el del trabajo, donde la disponibilidad y conexión es permanente”. Además, incluirá una reforma del trabajo a tiempo parcial. La nueva normativa nace para dar más flexibilidad y capacidad de decisión a los asalariados sobre la adaptación y ordenación de su tiempo de trabajo, incluido el teletrabajo.

Díaz también se ha dado hasta final de año para cerrar un sistema unificado del subsidio de desempleo, dotándolo de “mayor estabilidad” y con el objetivo puesto en la tasa de cobertura y la intensidad de la protección de los desempleados. Asimismo, adelantó que revisarán los incentivos a la contratación “para evitar ineficiencias y redundancias e intensificaremos requisitos adicionales”.

 

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.