David Reyero, Gerente de Recursos Humanos en Sanofi Iberia: " Apostemos por la tecnología y los datos. Potenciemos también nuestro lado más emocional e intuitivo. Las sinergias probablemente sean exponenciales… y mágicas."

Los datos son el nuevo petróleo y el combustible de las economías digitales. Los múltiples avances tecnológicos que procesan y analizan la información nos dan un conocimiento extraordinario para tomar mejores decisiones. Algo especialmente útil en entornos muy competitivos y complejos. Esta 4ª revolución industrial supone espectaculares inversiones en tecnología de las compañías líderes y el boom de nuevas profesiones como los científicos de datos. ¿Debemos concluir de que los datos son la única o principal fuente de toma de decisiones? Sería un gran error.

Gary Kasparov (excampeón mundial de ajedrez) estaba orgulloso de su inteligencia racional que le permitía visualizar 15 movimientos por delante en cualquier partida. Y sin embargo tenía claro que “la intuición es el aspecto diferencial de los mejores jugadores de ajedrez”. Empresas como Google, Microsoft o Apple contratan a escritores como asesores para no perder oportunidades de innovación que provengan del mundo intuitivo. El proyecto Hieroglyph de la Universidad de Arizona reúne a autores de ciencia ficción y a científicos para que colaboren: “La misión del centro es pensar más ambiciosa y creativamente sobre el futuro”, según Ed Finn, su director. El centro cree que “la ciencia ficción es esencial para expandir el horizonte, innovar y cambiar la historia que nos contamos sobre el futuro”. Al autor Julio Verne se le acredita haber inspirado a Simon Lake, el inventor de los primeros submarinos de la Armada de Estados Unidos, con Veinte mil leguas de viaje submarino. Steve Jobs se basó para crear el iPad en la película Star Trek, donde había visto un aparato similar varias décadas antes de dar a luz esta gran innovación. “A pesar de la masiva cantidad de datos y capacidades analíticas los directivos experimentados siguen escuchando a su “estómago” (gut instinct) para tomar decisiones complejas en contextos de gran estrés”. Este es el resumen del brillante artículo Toma de decisiones intuitivas, publicado recientemente en el MIT.

La intuición es esencial para innovar. Así lo afirman muchos expertos porque no se abre la mente a lo desconocido. Apostemos por la tecnología y los datos. Potenciemos también nuestro lado más emocional e intuitivo. Las sinergias probablemente sean exponenciales… y mágicas. La intuición por sí sola no es la solución. Tiene peligros como las decisiones poco meditadas e informadas, el exceso de confianza o la búsqueda de datos que sólo avalen nuestras percepciones. “¿Cuándo puedes confiar en tu intuición?” es un buen artículo de McKinsey que nos alerta sobre esto. En el futuro las mejores empresas y las decisiones más acertadas serán dato-intuitivas. Así lo dicen muchas investigaciones. Y esa es también mi intuición.

 

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.