Conjugar el tiempo de trabajo y el dedicado a otras actividades domésticas y de ocio se ha convertido por primera vez en un problema prioritario para la población española, especialmente para las mujeres, según un estudio del CIS.

Conjugar el tiempo de trabajo y el dedicado a otras actividades domésticas y de ocio se ha convertido por primera vez en un problema prioritario para la población española, especialmente para las mujeres. Así lo aseguran los autores de la última monografía del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Nuevos tiempos del trabajo.

Según el informe, que recoge 50 entrevistas a trabajadores de diferentes profesiones, los responsables de una conciliación cada vez más difícil son "la flexibilización de los tiempos de trabajo, con jornadas laborales cambiantes incluso de un día para otro" y la incorporación de las mujeres al mercado laboral "sin que los hombres compartan, por lo general, las tareas domésticas", informa Europa Press.

Jornadas cada vez más exigentes

"Desde hace 20 años las jornadas son cada vez más exigentes y la relación de los asalariados con el trabajo es mucho más problemática; para una parte importante es más difícil ahora organizar su tiempo incluso si trabajan el mismo número de horas -señaló al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) el sociólogo y coautor del estudio Carlos Prieto-. Cada vez son menos los trabajos con jornadas rutinarias en las que los asalariados entran y salen a la misma hora todos los días del año".

En este sentido, el trabajo del CIS apunta a que esta "desregulación de los tiempos de trabajo desde mediados de los años 80, tanto en las leyes como en los convenios colectivos, ha hecho que los límites del inicio y, sobre todo, del final de la jornada laboral, sean más variables, en función de los intereses de la empresa".

El informe se ocupa, por otro lado, de lo que denomina "la prioridad de la lógica empresarial sobre la protección del empleado". Así, sus autores aseveran que casi todas las profesiones requieren hoy una mayor disponibilidad temporal de quien trabaja, de manera que se ha diluido la diferencia entre una jornada normal y el resto de horas trabajadas que eran consideradas extraordinarias, como las jornadas nocturnas y los días festivos, que "no son prácticamente reconocidas ya como tales".

También hace hincapié en "el problema creciente" de las "dobles jornadas ocultas" que muchas mujeres sufren, al tener que realizar las tareas del hogar, sin ayuda de los hombres, tras finalizar su jornada laboral.

Acceso a publicaciones del CIS: http://www.cis.es/cis/opencms/ES/8_Prensa/NovedadesEditoriales/nuevostrabajos.html

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.