Según un estudio realizado por Adecco en el marco de la campaña Tu Propósito, únicamente el 23,4% de los españoles en edad de trabajar cree que ha llegado a la meta profesional que se había fijado en su juventud. Esto se puede relacionar con el hecho de que casi un 60% de los profesionales tiene miedo a salir de su zona de confort.

Caras largas en la oficina. Frustración al vivir lo mismo día sí día también. Impaciencia porque llegue la hora de volver a casa. Un reloj que avanza demasiado despacio y correos electrónicos escritos de forma casi robótica. En una empresa cualquiera de España en la que haya 100 trabajadores, tan solo 23 sillas estarán ocupadas por personas que consideran que han alcanzado su propósito laboral en la vida. El resto, a grandes rasgos, no se sentirán realizados en el trabajo.

Es lo que muestra el último estudio de Adecco, enmarcado en la campaña Tu Propósito, presentada ayer en Madrid. Según los datos recopilados por la compañía de recursos humanos, solo el 23,4% de los españoles en edad de trabajar cree que ha llegado a la meta profesional que se había fijado en su juventud. El resto opina que no lo ha conseguido. Y lo que es peor, de ellos, un 25% está resignado a no poder alcanzar nunca sus ambiciones. Del resto de la muestra, un 22,7% cree que las logrará a corto plazo, mientras que el 28,9% restante espera poder llegar a ellas en algún momento.

“Tres de cada cuatro españoles nos dicen que no han llegado a la meta que se habían propuesto. Si bien no es un porcentaje altísimo, sí es una cifra que es relevante, y como tal hay que entenderla y darle la vuelta”, cuenta Jesús Cubero, director de marketing del grupo. La explicación a estos números se encuentra en diferentes causas, pero una de las más importantes, en opinión de Cubero, es la fuerte correlación que en estos momentos hay entre la parte profesional y la personal.

Según los datos recopilados por Adecco, a día de hoy, más de 6 de cada 10 españoles (en un 63,4% de los casos) confiesan que no han alcanzado su propósito en la vida, pese a que el 70% de los encuestados tiene claro cuál es su principal objetivo. Esto, sostiene Cubero, “es algo que tiene sus consecuencias en el ámbito laboral, porque vivimos en una época en la que la frontera entre lo personal y lo profesional es cada vez más difusa”.

Algo más del 33% de los consultados dice que dentro de sus propósitos personales está alcanzar los profesionales, y un 22,6% asegura que si no está bien en su trabajo, no puede alcanzar sus metas particulares.

Entre las causas que empujan a los profesionales a ver sus objetivos en un lejano e inalcanzable horizonte, la mayoría de encuestados reconoce que el principal motivo para no lograr sus fines es la dificultad que encuentra a la hora de salir de sus espacios de seguridad y confianza, lo que se conoce como zona de confort. Más de un 35% de la muestra reconoce estar lastrado por este miedo. Por su parte, un 27,7% de los españoles confiesa que lo que le frena es la falta de ayuda para saber cómo lograrlo.

En tercer lugar aparece el miedo a asumir riesgos cuando ya se ha alcanzado una situación estable en la vida (24,4%), un síntoma muy parecido al primero. Y por último, un 18,1% de la muestra habla del miedo al fracaso. Con todo, uno de cada cinco consultados se escuda en que no cuenta con el tiempo y el dinero suficiente para alcanzar sus propósitos y hacer lo que más le gusta.

Todo esto, reflexiona Cubero, incide de forma directa en el panorama profesional. Por ejemplo, “si yo no tengo tiempo o capacidad para poder hacer lo que me gusta, para mis hobbies o mis pasiones, acabo pagando esa frustración también con lo laboral. Si tengo un empleo que no me llena del todo y no puedo hacer lo que sí me gusta, mi relación con el trabajo cambia”.

Pero hay más puntos a tener en cuenta. No se pueden olvidar la falta de oportunidades que hay en el mercado laboral, las consecuencias de la crisis económica, la situación de inestabilidad laboral o los negocios que se vinieron a pique desde el comienzo de la recesión. Todas estas causas, refleja el estudio, son las que también lastran las aspiraciones profesionales de los trabajadores.

Para intentar dar la vuelta a la situación, las empresas tienen que hacer los deberes. Los profesionales, por su parte, deben hacer un “autodiagnóstico para comprender qué es lo que les sucede, buscar cuál es su vocación y averiguar dónde está el problema”, sugiere Cubero. También deben pedir consejo a sus compañías y conocidos para, una vez fijados los propósitos, saber cómo conseguirlos y dejar de conformarse. “Es necesario hacer ese ejercicio de introspección”.

Con esta campaña, el Grupo Adecco quiere ayudar a los españoles a encontrar empleo y a sentirse realizados en su lugar de trabajo, ya que “somos conscientes de que el trabajo es uno de los principales motores que conecta a las personas con sus propósitos vitales”.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.