La ocupación femenina en el sector digital cayó un 10% del 2016 al 2017 en Catalunya. Para revertir esa brecha se han promovido varias iniciativas. Algunas de las principales propuestas para corregir la situación desde la Generalitat son fomentar el reciclaje del talento no tecnológico, atraer programadores internacionales y hacer formación según las necesidades del mercado.

La banca, la restauración o el transporte son sólo ejemplos de los múltiples negocios que ya dependen de aplicaciones móviles. A pesar de que el 82% de los españoles sólo descarga aplicaciones gratuitas, el consumo global en aplicaciones alcanzó los 101.000 millones de euros en 2018, un 75% más que en el 2016, según el estudio The state of mobile 2019, de la firma de estudios App Annie. Sin embargo, de forma paralela se están abriendo brechas en la sociedad y en el trabajo.

“Siempre hay ideas para crear aplicaciones nuevas. A mí lo que más me gusta es crear un mundo independiente. Algo nuevo desde un inicio, crear su inteligencia, diseñar la parte estética, darle las distintas dimensiones y una vida aritificial", cuenta el programador barcelonés Eduardo Salazar. La aparición constante de nuevas aplicaciones hace que los puestos de trabajo se multipliquen constantemente y que el mercado laboral no alcance a cubrirlos todos. Pero la brecha de talento digital no es la única que va en aumento, sino que la acompaña la de género. En Catalunya, la ocupación femenina en el sector digital cayó un 10% de 2016 a 2017, según el estudio Digital Talent Overview 2019 realizado por la alianza Barcelona Digital Talent. En Barcelona, solo dos de cada diez trabajadores digitales son mujeres. "Puede que el problema esté en la educación y la mentalidad que aún tiene la sociedad. Los ejemplos cuando somos pequeños son de hombres físicos y químicos. En la tele, los programadores frikis casi siempre son hombres”, explica Mariangel Pereira, estudiante de programación de aplicaciones.

Concretamente, la formación de mujeres en cursos de educación superior tecnológica en Europa representa un 17% global. Dato que se acentúa aún más en España donde estos estudios representan tan solo el 12,7%. Para revertir la actual brecha ya son muchas las iniciativas que se están promoviendo. Algunas de las principales propuestas para corregir la situación desde la Generalitat son fomentar el reciclaje del talento no tecnológico, atraer programadores internacionales y hacer formación según las necesidades del mercado. Algunas ONG ya se han sumado a esta iniciativa. Oracle, por ejemplo, ha creado un proyecto llamado Oracle4Girls destinado a niñas de entre 4 y 16 años para despertar en ellas la vocación para que puedan enfocarse pronto en carreras relacionadas con la ciencia y las tecnologías. Actualmente, también destaca el crecimiento de lso bootcamps. En estos estudios se da formación digital en constante transformación y en pocas semanas o meses, sin necesidad de previa formación técnica. Pereira estudia programación tras haber apartado sus estudios en dirección hotelera gracias a uno de estos cursos intensivos en la escuela Barcelona Code School. 

“Nosotros tenemos el mismo número de hombres que de mujeres estudiantes. Tratamos de promover la igualdad con la ayuda de varias becas y las alumnas lo agradecen mucho”, explica George Kovalev, fundador de la academia. Carla Agulló recibió un total de 1.000 euros repartidos en dos becas de ayuda en este curso por este motivo. “Me gustaría crear un video juego y me estoy documentando para poder hacerlo. Yo me encargaría del diseño sonoro y la programación y un amigo mio de la ilustración", explica Agulló. Al margen de las desigualdades, el número de descargas de apps no para de aumentar. En el 2017 se descargaron 178.100 millones de aplicaciones móviles y se espera que en el 2022 la cifra ascienda a 258.200 millones de descargas. 


Emprender con perspectiva

“Intentamos atraer talento femenino pero al final es difícil porque hay más programadores que programadoras. Somos 15 en el equipo y solo hemos conseguido 4 mujeres", explica Arnau Roca Sales, director de la empresa de creación de aplicaciones DAB (Desarrollo Apps Barcelona). La compañía ha realizado más de 300 aplicaciones, 150 de ellas a emprendedores, y tiene oficinas en Nueva York, Londres, Madrid y Barcelona. La empresa Tiendeo es un ejemplo de empresa que nació gracias a los conocimientos técnicos de dos hermanas, Eva y Maria Martín, con la ayuda de un programador, Jonathan Lemberger. La aplicación de catálogo online cerró el 2018 con una facturación de 9,5 millones de euros. 

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.