Entrevista de Expansión a Audrey Barbier-Litvak, Directora General de WeWork para el Sur de Europa: "Los Millennials son quienes han venido a cambiar la forma en que entendemos la oficina. No se trata sólo de tener acceso a un espacio de trabajo moderno, cuidado y con todos los servicios, sino dar acceso a toda una red de profesionales y centros en todo el mundo."

"Buscamos ser una comunidad, con espíritu de pertenencia, no un 'lounge' o un simple lugar con WiFi", afirma.

Creada en 2010 por Adam Neumann, la firma de coworking, disruptora del mercado inmobiliario y de los nuevos espacios de trabajo, genera más de 100.000 millones de euros a nivel mundial y hasta 680.000 empleos gracias al efecto multiplicador de sus 400.000 miembros, según publica el Global Impact Report, el primer informe del impacto económico de la compañía a nivel mundial que se presenta hoy. Al frente de la división para el Sur de Europa está Audrey Barbier-Litvak, una joven comunicativa, cercana y amigable, calificativos que bien podrían definir la marca de WeWork. La directiva se muestra orgullosa de poder trabajar en construir una comunidad, "en dejar nuestro impacto en las ciudades y en los barrios" y en ayudar a acelerar el crecimiento económico de los miembros de la comunidad, "como refleja que el 80% reporta crecimientos de su productividad desde que se unen a nosotros".

En España, WeWork cuenta con 4.000 miembros en sus cinco centros entre Madrid y Barcelona. En ubicaciones estratégicas de negocios, la compañía duplicará su presencia en los próximos dos años, con las aperturas para este 2019 de Diagonal 444, en The Corner en apenas dos semanas, y Carrer de Pallas en Barcelona, o Francisco Silvela, en Madrid. En 2020, sumarán paseo de Gracia 17 y Goya 36.

Estrategia

Por ahora, no figura en sus planes saltar a otras ciudades nacionales que les darían la bienvenida con gusto, pues estos centros no sólo revalorizan las oficinas en las que se ubican sino también las colindantes, "permitiendo a los promotores subir sus rentas", y favoreciendo también el negocio retail y residencial. Así, en el caso de Madrid, por ejemplo, el 83% de los miembros de WeWork no trabajaba en los barrios antes de entrar a formar parte de esta red. Además, uno de cada diez miembros de WeWork se traslada a vivir cerca de la oficina. Barbier-Litvak se excusa de no ir a otras ciudades con el ejemplo de Londres, donde próximamente sumarán hasta 50 oficinas: "Hasta que no hemos contado con 40 centros no nos hemos planteado el salto a Mánchester", donde próximamente abrirán nueva oficina, además de otro en Cambridge.

Tampoco tienen previsto abrir espacios en aeropuertos o estaciones de tren o autobús, enclaves estratégicos para otras firmas del sector por la elevada densidad de gente: "Buscamos construir comunidad, con espíritu y sentimiento de pertenencia, no un lounge o un lugar con WiFi".

Mantendrán su apuesta por localizaciones prime en las principales ciudades, en ¿un buen momento para apostar el mercado inmobiliario? "Si algo he aprendido es que en real estate nunca es un buen momento; bien por escasez de buenos edificios, porque los precios están muy altos o porque es un mercado que no avanza al mismo ritmo que nosotros". Un ritmo, el de WeWork, muy rápido, como el que demandan los Millennials (el 50% de los miembros de este tipo de oficinas tiene entre 25 y 35 años), que son quienes han venido a cambiar la forma en que entendemos la oficina y que en apenas un año representarán el 51% de la fuerza laboral, según el mismo informe. "No se trata sólo de tener acceso a un espacio de trabajo moderno, cuidado y con todos los servicios, sino dar acceso a toda una red de profesionales y centros en todo el mundo"; una especie de red social real, tangible, en la que los diferentes emprendedores pueden charlar unos con otros. "Es un lugar en el que encuentras diferentes habilidades, donde puedes apoyarte en otros con las mismas dudas, que te pueden complementar en búsqueda de financiación, márketing, digital... Si tú no tienes esas capacidades, habrá alguien que sí". Y añade: "No es una cuestión de edad, tenemos gente desde 18 a 70 años; es cuestión de encontrar lo que necesitas de forma rápida, de eliminar barreras, de ser más efectivo y productivo y por qué no, de tener una reunión tomando una cerveza. Porque ya no hay vuelta atrás a las viejas formas de trabajar".

Actualmente, un tercio de las empresas con más ingresos del mundo (según Fortune Global 500) son miembros de WeWork, firmas como Facebook, Airbnb, Microsoft, HSBC, Deloitte, CitiBank, o Pinterest y Stripe en España, apuestan por estas oficinas "para retener el talento y atraerlo", porque, en definitiva, "la gente quiere trabajar en sitios diferentes; no quiere trabajar en cajas".


Economía 'WeWork'

  • Si WeWork fuese una ciudad, su PIB sería equivalente al de Vancouver, Dublín o Austin, ya que sus miembros contribuyen a la economía global de forma directa con 74.800 millones de dólares e indirecta, con otros 47.500 millones.
  • Ocupan 425 inmuebles en más de cien ciudades. En Nueva York, estiman quelos miembros de WeWork generan 31.500 millonesde dólares y en Londres, 7.500 millones de libras.
  • Según el estudio, una compañía de cuatro personas puede ahorrarun 35% de los gastos asociados a una oficina tradicional en un 'coworking'.
  • El 49% de los miembros asegura que WeWork les ha ayudado a salir a mercados exteriores y un 78% asegura que les ha beneficiado para atraer y retener talento.
  • En España, el 97% de los miembros de Madrid y el 81% en Barcelona trabajan en sectores de la economía de la innovación.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.