La corporación empresarial se ha embarcado en un proyecto musical para difundir sus principios, con 8 piezas compuestas por Fernando Velázquez y el apoyo de la orquesta sinfónica de Euskadi. La letra de las piezas alude a distintas facetas del movimiento cooperativo: la industria, la distribución, las finanzas, la internacionalización, el conocimiento o el futuro.

"Queremos olvidar el relato oficial y que la gente se sumerja en un viaje musical y emotivo para hacerle llegar la filosofía de las cooperativas de Mondragón". Así explica Íñigo Albizuri, director de Relaciones Institucionales de la corporación, la iniciativa de componer su propia sinfonía cooperativa y difundirla en localidades de Euskadi y Navarra con fuerte presencia de sus sociedades industriales, financieras y de distribución.

Es la banda sonora de los más de 60 años de la experiencia cooperativa de Mondragón, recogida en 8 piezas musicales compuestas por Fernando Velázquez, creador de las bandas sonoras de películas como El orfanato, Lo imposible, Ocho apellidos vascos o Un monstruo viene a verme, con la que ganó en 2017 el Goya a la mejor música original.

La letra de las piezas, escrita por el sociólogo y versolari Jon Sarasua, alude a distintas facetas del movimiento cooperativo: la industria, la distribución, las finanzas, la internacionalización, el conocimiento o el futuro. La obertura recuerda al sacerdote José María Arizmendiarreta, fundador del grupo Mondragón, que en 1956 animó a 5 jóvenes peritos a comprar un taller de tornillos, que con los años se transformó en Fagor y fue origen del mayor movimiento cooperativo de España: Algo está sembrando el cura campesino; germina una nueva semilla y un grupo de jóvenes se pone en marcha; le sigue otro, y después otro.

En el último movimiento, referido al futuro, una estrofa se repite y queda en la memoria: Un pie en el suelo y el otro en el aire. Con ella, el autor quiere resaltar el deseo transformador de las cooperativas.

En el proyecto -denominado Humanity at Music, en alusión al lema del grupo de Mondragón Humanity at Work- participan otros escritores, dibujantes y versolaris (poetas que improvisan versos en euskera), que componen relatos sobre los cooperativistas, las empresas y los pueblos donde están asentadas, todo ello recogido en un libro del mismo nombre.

Además, la Orquesta Sinfónica de Euskadi interpreta la banda sonora, que se puede escuchar en la web del proyecto. Y miembros de cooperativas y corales locales han grabado el disco.

Los beneficios de esta iniciativa cultural y de difusión cooperativa se destinan a la fundación Mundukide.

La gira de Humanity at Work empezó hace una semana en Mondragón (Guipúzcoa), donde tiene su sede la corporación, y recalará hasta final de verano en Markina, Aretxabaleta, Oñate, Pamplona, Tafalla y Vitoria. La pretensión es que en cada municipio se sumen al espectáculo bandas y coros locales, así como escuelas de danza.


"Un tesoro escondido que tenemos cerca"

Todos los años, delegaciones de empresarios, juristas, políticos y estudiosos visitan Mondragón para conocer el funcionamiento del grupo cooperativo, un Lourdes industrial integrado por 250 empresas que facturan más de 11.000 millones. Sociedades como Eroski, Orona, Ulma, Fagor Ederlan y Laboral Kutxa forman parte de este movimiento, que supone "otra forma de hacer negocios y empresa", explica su presidente, Íñigo Ucín. A su juicio, el cooperativismo "es un tesoro escondido que tenemos cerca y muchas veces desconocemos". De ahí el proyecto cultural y musical para divulgarlo.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.