Las mujeres directivas alzan la voz. No reclaman más sillones en los consejos, sino que dan su visión sobre las dificultades que atraviesa la economía y alertan a las generaciones venideras de los retos de futuro en materia de energía y de liderazgo.

Cuenta la leyenda que Aude Zieseniss de Thuin, preocupada porque el punto de vista de la mujer no estaba lo suficientemente representado en la cumbre anual, llamó a la puerta del Foro Económico Mundial, cita obligada para reflexionar sobre la economía mundial que desde 1970 se celebra en Davos (Suiza), para dar su opinión.

Por dos veces, Zieseniss quedó relegada en el umbral, con la entrada cerrada a cal y canto. No hubo una tercera ocasión. En 2005, esta emprendedora francesa ponía los cimientos del Women’s Forum, un lugar de encuentro para que las mujeres aportaran su visión sobre la economía y la sociedad, que se ha convertido en el tercer foro internacional en importancia, según el diario británico Financial Times.

Madrid fue el escenario elegido para acoger, hace diez días, el primer Women’s Forum Day, ya que “España es un ejemplo a seguir por sus impulsos a la igualdad entre hombres y mujeres”, apuntó Zieseniss. Una jornada en la que dos centenares de mujeres dejaron a un lado las cuotas y los techos de cristal para hablar de la crisis financiera global, de las fuentes energéticas del futuro y de liderazgo en la empresa.

Rescate

“Es increíble que, después de más de un año de crisis financiera, se tengan que rescatar pilares de la economía mundial como las principales entidades bancarias”. Así de tajante se mostró Isabel Tocino, ex ministra de Medio Ambiente y actual consejera de Grupo Santander, que criticó el sistema de calificación de las agencias de ráting y afirmó que “ha fallado la condición humana. Se han dejado llevar por la ambición desmedida y las consecuencias las pagamos todos”. Tocino apeló a una respuesta rápida (“siempre esperamos a que venga alguien a solucionarnos el problema”) y a la responsabilidad individual.

Petra Mateos-Aparicio, presidenta de Hispasat, aludió a la falta de confianza: “El problema es cuando todos intentamos salir de un incendio al mismo tiempo. Tenemos un sistema financiero global basado en la regulación de la economía doméstica y ésta es una crisis global que requiere una coordinación global”.

Más polémico fue el debate sobre la energía del futuro, en el que Ana Palacio, ex ministra de Asuntos Exteriores y vicepresidenta de Márketing y Asuntos Internacionales de la multinacional francesa Areva, defendió la necesidad de contar con otras fórmulas energéticas, además del sol o el viento. “No hay solución sin energía nuclear, el problema de las renovables que no son constantes”, aseguró.

Mientras, Carmen Martínez Ten, presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear, advirtió que “los ciudadanos tienen poca información sobre las alternativas energéticas, a pesar de que viven en una sociedad tecnológica”. En el caso de España, que “en algunos aspectos es un nuevo rico despilfarrador”, Martínez Ten cree que “habrá un esfuerzo por el desarrollo técnico en aprovechamiento energético en las próximas décadas”.

Carmen Becerril, directora de Recursos Corporativos y Relaciones Institucionales de Acciona, lanzó una recomendación en el Women’s Forum. “No podemos caer en la anestesia que genera el petróleo barato; hay que definir un perfil de futuro, tanto en el consumo, como en la producción de energía”, previno Becerril.

No hay fórmulas mágicas para conciliar vida personal y profesional, ni tampoco atajos para llegar al sillón de mando de una compañía. Aunque es posible llegar, con esfuerzo, energía y dedicación. “La dificultad es que tenemos que demostrar mucho más antes de tener oportunidades de optar a esos puestos directivos”, expuso Amparo Moraleda, presidenta de IBM para España, Portugal, Grecia, Israel y Turquía.

Integración

Para Isabel Aguilera, presidenta de General Electric España y Portugal, el camino para llegar a la cumbre es el siguiente: “Si queremos ser competitivas, hay que hablar de temas globales y estar plenamente integradas: ser veloces, no cometer errores y gestionar el estrés”. Un ritmo difícil de mantener cuando la familia aumenta y la primera espada se convierte en madre.

¿Qué sucede entonces? “La conciliación es personal e intransferible, pero hay que ser realistas. Nos hemos pasado la vida pidiendo igualdad y, ahora que lo hemos conseguido, no podemos pedir un horario de ocho a tres”, puntualizó Aguilera.

Las directivas plantearon la posibilidad de adelantar la maternidad, ya que “ahora, coincide con los 30 a los 40 años, la época en la que pegas el mayor salto profesional”, coincidieron. Asimismo, animaron a las jóvenes ejecutivas a confiar más en sí mismas, desterrar la culpabilidad y asumir responsabilidades. Pero, sin acomodarse, ya que, para Aguilera, “nunca han tenido tantas tentaciones, ni tanta competencia, como ahora. No han tenido esa hambre necesaria para ser competitivas”.

Y, sin poner la zancadilla, porque, como dijo Madeleine Albright, ex Secretaria de Estado de EEUU, “debería haber un lugar en el infierno para que las mujeres que no ayudan a las mujeres”.

Acceso a página web de Women 's Forum: http://www.womens-forum.com

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.