El Mobile World Congress (MWC) genera casi 14.000 puestos de trabajo y tiene un gran impacto económico. Sin embargo, algunos empleados que ocupan puestos de trabajo como azafatas, personas de mantenimiento y limpieza o camareros se encuentran en una situación de precariedad, discriminación, sexismo y cosificación de género, según denuncia la UGT. 

La UGT ha denunciado "la precariedad, discriminación, sexismo y cosificación de genero" de los hombres y mujeres que trabajan cada año en el Mobile World Congress (MWC), en puestos de trabajo como azafatas, azafatas modelos, camareros y personas de mantenimiento y limpieza.

La secretaria de Política Sindical de la UGT, Nuria Gilgado, ha presentado este viernes un informe sobre la precariedad laboral en el Mobile World Congress o, según Gilgado, ha titulado el estudio Precarious Work Congress.

Este año, el MWC ha creado casi 14.000 puestos de trabajo, 700 más que el ano pasado, expondrán 2.400 empresas y asistirán 107.000 asistentes de 200 países diferentes, que supondrá un impacto económico de 473 millones de euros, 8 millones más que el año pasado.

La sindicalista ha declarado que no les ha sorprendido los resultados del informe ya que eran conscientes de que el resultado no les "gustaría", los portales digitales de contratación de personal exigen características de contratación "absurdas", como altura mínima, tolerancia al estrés y personas acostumbrados a gran volumen de trabajo.

Gilgado ha afirmado que el MWC cada año son más sexistas "que en ediciones anteriores", los requisitos de las azafatas que atienden la zona VIP deben de medir más de 1,75 metros, tener una talla 36/38, el maquillaje es obligatorio y que sean listas, cobrando 7,2 euros la hora, un euro más de las que miden menos de 1,75 metros en jornadas de 12 horas con media hora de descanso.

Ante esta situación de "explotación de los trabajadores", la UGT se planta y dice "basta de condiciones precarias y salarios de miseria", reclama la transparencia de las ofertas de trabajo con unos requisitos mínimos y unas administraciones competentes.

Gilgado ha comentado que "el MWC es una muy buena oportunidad para la ciudad de Barcelona", sin embargo, exige a las empresas "cómplices" y patrocinadoras de la feria como la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona que "se comprometan a cambiar, que dejen de prostituir las condiciones de miles de personas, especialmente de los jóvenes".

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.