Generalmente, cuando alguien se convierte en manager se puede pensar que ha sido promocionado dentro del mismo rol. Sin embargo, este artículo de Fast Company de un manager de Buffer, una plataforma de gestión de redes sociales, desmiente esta tesis explicando cómo su transición de ingeniero a jefe de equipo le supuso un cambio radical de funciones: de algo tan tangible como desarrollar aplicaciones a algo tan intangible como gestionar personas.

Hace casi dos años, me convertí en manager. En mi carrera anterior, nunca pensé que esto pudiera llegar a ocurrir. La mayor parte de mi vida he sido un creador: trabajando como ingeniero, solucionando problemas técnicos y desarrollando aplicaciones, productos o simplemente placas de circuitos.

Pasar a gestionar personas fue un gran cambio. Aprendí muchas cosas a través del duro procedimiento de prueba y error, de éxitos y fracasos, pero también leyendo mucho: libros sobre gestión, historias sobre equipos y cultura, y artículos de otros que hubieran pasado por la misma transición que yo, de productor a manager.

Pensé que aprovecharía la oportunidad para devolver el favor escribiendo sobre cinco cosas que me ayudaron a hacer la transición de creador a manager y a subir de nivel y crecer en mi posición en gestión.

1. DI ADIÓS A TU TRABAJO Y DI HOLA A TU EQUIPO

Sé que esto es realmente difícil: dejar de hacer lo que has estado haciendo durante los últimos años y lo que en definitiva te llevó a este punto de tu carrera.

Aquí está la perspectiva que necesité adoptar: convertirme en manager no es un ascenso, es un cambio de carrera.

Al verlo de esta forma, el cambio se normaliza. En mi caso, me di cuenta de que, después de un tiempo, la programación se había convertido en una distracción para mí. Al comienzo de este cambio, aún enviaba herramientas y correcciones de errores al mismo tiempo que hacía reuniones semanales uno a uno con los miembros del equipo. No podía concentrarme plenamente en una cosa u otra y eso me llevó a hacer un mal trabajo en ambos frentes. Las dos áreas son importantes, pero tienes que elegir una. En mi caso, elegí el equipo y no el código.

Como manager, necesitas poner en primer lugar a la empresa, en segundo lugar al equipo y, finalmente, a los miembros de tu equipo.

Ahora esto puede sonar severo pero, en la práctica, conduce a unos mejores resultados para todos los implicados. Por ejemplo, digamos que se mezcla el orden de esas tres prioridades: pones a los miembros del equipo primero y en último lugar a la compañía. Podrías encontrarte fácilmente con un equipo increíble, construyendo algo que no consiga mover ni una aguja para la empresa. O, peor aún, podrías terminar con un grupo de individuos empoderados, cada uno de ellos siguiendo su propio camino y sin producir un trabajo demasiado valioso.

2. SER DUEÑO DE TU FORMACIÓN

Esto probablemente está bastante claro y podría decirse sobre cualquier rol o trabajo, pero vale la pena mencionarlo.

Siempre uso esta cita de Albert Einstein para resaltar la importancia del aprendizaje para los seres humanos (solo reemplaza la palabra “moviéndote” por “aprendiendo”):

La vida es como ir en bicicleta. Para mantener el equilibrio debes seguir moviéndote.

Lo que hice principalmente en mis primeras semanas y meses fue leer, leer y leer. Necesitaba aprender qué es realmente la dirección. Aprendí lo importante que es ser abierto y honesto, generar confianza en mi equipo y fomentar las conversaciones. Aprendí más sobre todos los miembros de mi equipo, lo que les gusta y lo que no. ¿Cuál es su estilo de trabajo? ¿Se crecen en situaciones caóticas o las temen? Todos estos detalles son importantes para entender, para ayudar a cada individuo a crecer y a rendir al máximo.

Aprendí sobre los diferentes procesos que teníamos o que nos faltaban en mi empresa, Buffer. Tu trabajo como jefe de equipo es hacer que la vida de sus miembros sea más fácil y eliminar los obstáculos en su camino.

Aquí hay algunos libros que recomendaría a todos los que dirijan un equipo: 

Managing Humans de Michael Loop

Realmente esclarecedor para managers primerizos, para aprender de qué se trata y, sobre todo, aprender que se trata de seres humanos.

The Manager’s Path de Camille Fournier

Impresionante visión general sobre qué roles tiene normalmente un equipo de ingenieros y cuáles son las expectativas en dichos trabajos.

The 5 Dysfunctions of a Team de Patrick Lencioni

Yo diría que este es mi libro favorito cuando se trata de construir grandes equipos. Aunque está escrito en estilo de fábula, ¡es muy esclarecedor e ingenioso! Realmente lo recomiendo a todos los que trabajan en equipo.

3. CONSTRUYE TU MEGAZORD

Si creciste en los años 90 o conoces a los Power Rangers, Megazord es el gran robot que crean juntos cuando necesitan luchar contra un enemigo más grande y poderoso. Nunca podrían luchar contra un enemigo tan grande solos, así que se juntan y forman esta enorme máquina invencible.

Todos sabemos que la suma es siempre más grande que las partes. Es cierto en el caso de los Power Rangers y también en el caso de la gestión. En otras palabras, mientras estás en tu transición de creador a manager, es vital que te crees una red de apoyo.

Debes encontrar a gente que te lleve fuera de tu zona de confort y te muestre una nueva forma de hacer las cosas. Rodéate de personas de diferentes orígenes y con diferentes experiencias. Encuentra a psicólogos, responsables de diseño o incluso a un chef de cocina. Comprender cómo los demás abordan los problemas o encuentran soluciones es la clave para ampliar tus propios horizontes.

4. NO LO HAGAS TODO

Este cuarto punto es algo que acabo de descubrir recientemente y me abrió la mente. Todos sabemos que la delegación se vuelve más importante a medida que diriges a más personas o más trabajo tienes en tus manos.

Delegar suena fácil, ¿verdad? ¡Solo tengo que decirles a los demás qué hacer!

Bueno, yo también lo pensé, pero descubrí que no es fácil y que requiere un trabajo activo para delegar de la manera correcta.

Pensé que me estaba yendo muy bien en mi trabajo, todo iba bien, pero entonces descubrí este artículo de Camille Fournier: “Cuando ser "servicial" realmente duele."

¡Este artículo me abrió los ojos! Yo no lo estaba haciendo mal, pero hice muchas mejoras a raíz de leerlo. El mayor aprendizaje fue:

Necesito dejar de encargarme del trabajo en nombre de la servicialidad.

Por ejemplo, si le dices a alguien de tu equipo que quieres revisar todas las propuestas y ser el que tenga la última palabra, estarás limitando su crecimiento.

Tan pronto como lo entendí, me sentí mal. Pensé que estaba siendo de ayuda. Pero, en realidad, al asumir el trabajo de otros o tratar de ayudarles, ¡estaba impidiendo que mi equipo creciera!

5. SER PRODUCTIVO DE UNA MANERA DIFERENTE

Por último, esto es algo que casi todos los que cambian de trabajo tienen que afrontar.

Cuando trabajas como creador/ingeniero, tus resultados son fácilmente medibles. Sabes lo que estás haciendo y tienes algo que enseñar al final del día. Ya sea algo escrito, algo que funcione en tu aplicación o tu sitio web, o incluso algo que se pueda tocar. Puedes decirte a ti mismo: "Bien, hoy hice algo, fui productivo.”

Aquí hay una comparación rápida de lo que usaba antes como indicador de productividad cuando era ingeniero, un contador de contribuciones realizadas:

Calendario de reunionesPero ahora como manager todo lo que tengo es esto, un calendario de reuniones:

Indicador de productividad
Como se puede ver en la última captura, tu calendario se llena automáticamente y, al final del día, tienes reuniones que mostrar, ni productos, ni correcciones de errores, ni publicaciones en blogs, etc. Esto fue especialmente difícil para mí. No sabía si era productivo en un día o no. No tenía nada con qué medirlo hasta que me di cuenta de que mi trabajo ahora es hacer que el equipo funcione, conversar con las personas, resolver problemas y ayudar al equipo a prosperar. Si el impacto de tu trabajo como jefe de equipo no es visible de inmediato, se desarrollará a largo plazo.

Tener paciencia y confianza es clave cuando se cambia el trabajo de creador o ingeniero por el de manager o jefe de equipo. Siéntete cómodo con lo que haces. Si tu equipo lo está haciendo bien, es que estás haciendo un gran trabajo.

 

*Wermuth, Marcus. “Why being a manager is a career change, not a promotion”. Fast Company, 15/12/2018 (Artículo consultado online el 27/12/2018).

Acceso a la noticia: https://www.fastcompany.com/90282088/why-being-a-manager-is-a-career-change-not-a-promotion

 

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.