Los perfiles más buscados en el ámbito de la economía digital no coinciden con los más demandados por las corporaciones tradicionales. La transformación del 'retail' hacia el comercio electrónico demanda expertos en usabilidad y conversión. Los empleadores, en general, no se preocupan únicamente de captar al mejor candidato, sino también de que encaje con su cultura empresarial.

Barcelona se ha consolidado como un polo de atracción para las grandes empresas tecnológicas internacionales. Amazon, el centro de control de las fake news de Facebook y la estrella europea de la fintech, N26 –por citar ejemplos recientes–, han optado por la capital catalana para establecer sus centros tecnológicos. Quizá por esa razón, la ciudad dispone de una efervescente escena de start-ups que ha favorecido que prestigiosos medios de la economía digital, como Business Insider, la sitúen en el cuarto lugar (solo por detrás de Londres, París y Berlín) en el top de hubs de innovación europeos. Lógicamente, todas estas empresas están cambiando el aspecto de la bolsa de trabajo de la ciudad.

Los perfiles más demandados de la economía digital distan mucho de los más buscados de las corporaciones tradicionales. Así mismo, lo que estas compañías ofrecen a sus futuros empleados también es diferente a las ofertas de toda la vida, y también lo son los procesos de selección. "Está claro que la orientación tecnológica y como hub de innovación de la ciudad ha hecho crecer la demanda de estos perfiles", nos confirma Helena Serrano, fundadora de la consultoría de recursos humanos especializada en el sector digital Medio Segundo, que opera en Barcelona, Madrid y Hamburgo.

Distintos procesos, mismos perfiles

Si estamos pensando en dar el salto a las empresas tecnológicas, debemos tener en cuenta qué perfiles demandan, cómo son los procesos de selección y qué valores están al alza.“En el caso de las start-ups, al menos hasta que logran entrar en rondas de financiación, son microempresas que buscan entre sus contactos personales para integrar los perfiles que necesitan”, cuenta Serrano. “Una vez entran en rondas de financiación y disponen de capital para invertir, sí que utilizan los canales más convencionales de reclutamiento”. Trabajar en una start-up que empieza su andadura es una montaña rusa de emociones, con sus pros y contras. Exige mucha dedicación, el futuro es incierto en muchos casos, pero sí que los empleados sienten una recompensa al ver cómo sus acciones repercuten de manera directa en el negocio. En el caso de las grandes tecnológicas, se valen de consultores externos, empresas de head hunting o anuncios en redes sociales profesionales, como LinkedIn.

En unas y otras, encontramos perfiles muy similares. “Los perfiles de UX también están muy demandados,cada vez más orientados a aplicaciones de móvil y plataformas más allá de la web. Son expertos en la arquitectura de la información y la usabilidad, sobre todo orientada a dirigir la venta en comercio electrónico”. De hecho, en esa área están surgiendo los llamados expertos en conversión, continúa Serrano, que deben plantear estrategias que fomenten la compra online (o cualquier otro comportamiento del usuario que esté vinculado a la rentabilidad de un determinado negocio). También van al alza los financieros especializados en start-ups, que también dista del financiero tradicional: "Al tratarse de modelos de negocio basados en el e-commerce o la gestión y optimización del big data, por ejemplo", desarrolla la consultora, "necesitamos perfiles que conozcan el entorno tecnológico al dedillo y estén al día de todas las novedades". Serrano, además, anticipa la llegada de nuevos puestos. "En Estados Unidos está muy instaurado un perfil llamado creative technologist que, supongo, se empezará a introducir en las empresas (vía las multinacionales, primero) en nuestro país", cuenta. Es un perfil extremadamente técnico, ingenieros o programadores" capaces de aportar soluciones diferentes, originales, a problemas basados en el uso de la tecnología", puntualiza la consultora. Incluso las empresas más tradicionales están incorporando estos perfiles. "Uno de los más demandados es el llamado head of digital, es el más buscado ahora mismo, y se refiere a un perfil de transformación digital de sectores tradicionales”.

Lo que hay que tener

Lógicamente, hay que conocer las tecnologías en boga en el momento y también las metodologías que se utilizan cada vez más en estas empresas. Aunque lo que cada vez importa más es que se produzca un buen encaje entre la cultura empresarial y los valores del empleado. Las compañías incluyen determinados valores y habilidades intangibles en los requisitos que transmiten a sus equipos o consultores de selección. Afortunadamente, esta es una demanda que va en dos direcciones. El trabajador ya no quiere adaptarse sí o sí a la empresa. “Las compañías ya están trabajando su imagen de marca como empleadoras porque saben que tienen que esforzarse por encontrar el talento y, sobre todo, por retenerlo”. También se tienen en cuenta cuestiones vinculadas a la responsabilidad social de la empresa. El futuro empleado cada vez tiene más información de lo que sucede dentro de una determinada empresa y evitará entrar en determinados procesos de selección.

 

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.