El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha desestimat la demanda presentada per CCOO contra l 'empresa José Manuel Pascual en relació amb l 'ús obligatori entre infermeres de la faldilla, davantal i còfia a les Clíniques San Rafael, a Cadis.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha desestimado la demanda de conflicto colectivo presentada por Comisiones Obreas contra la empresa José Manuel Pascual en relación al uso obligatorio entre enfermeras y auxiliares de la falda, delantal y cofia en las Clínicas San Rafael, en Cádiz, ya que no considera que se incumpla la Ley de Igualdad. El sindicato recurrirá la sentencia, mientras que UGT ve justa la sentencia.

La sentencia de la Sala de lo Social del TSJA, hecha pública ayer por EFE, afirma que el uniforme obligatorio no supone discriminación por razón de sexo ni un problema en materia de salud laboral.

También pone de manifiesto que esta ropa de trabajo la lleva usando dicho colectivo desde hace al menos 15 años, sin que hasta el conflicto planteado por trabajadoras de la clínica San Rafael de Cádiz se haya planteado queja o denuncia alguna en los siete centros hospitalarios con los que cuenta la empresa en Andalucía.

La denuncia interpuesta a la dirección de Clínicas San Rafael se remontan a marzo de este año, cuando algunas de sus enfermeras y auxiliares pertenecientes al sindicato Comisiones Obreras, en Cádiz, emprendieron movilizaciones contra la normativa del centro que las obliga a vestir falda y delantal en lugar del traje de pantalón y camisa utilizado en la mayoría de los hospitales. Las empleadas alegaron "un claro incumplimiento de la Ley de Igualdad" vigente en España, y ante la negativa de la empresa de cambiar la normativa interna de vestuario, el sindicato Comisiones Obreras decidió acudir a la vía judicial.

La Junta de Andalucía tomó parte en el asunto, e incluso la consejera para la Igualdad, Micaela Navarro, calificó de "lamentable" el hecho de que la Clínica San Rafael en Cádiz obligue a sus enfermeras y auxiliares a llevar falda.

Ahora, la sentencia del alto tribunal andaluz dicta que la ropa de trabajo asignada a las enfermeras y auxiliares que prestan servicio en planta y consultas externas no presenta diferencias respecto al uniforme con pantalones, ni en materia de higiene y seguridad, ni desde el punto de vista ergonómico. Según el fallo del TSJA, las reglas adoptadas por la empresa demandada no son atentatorias a los derechos fundamentales o dignidad de las trabajadoras.

Criterios de organización empresarial

La sentencia recuerda que se suelen adoptar medidas singulares sobre el uniforme de trabajo del personal de ciertos sectores laborales como hostelería, transportes, comercio o sanidad. La vestimenta obedece "no a un problema sexista o de aprovechamiento singular del sexo en beneficio de la empresa y detrimento de la mujer (...), sino a consideraciones organizativas empresariales, ajenas a aquellos motivos, adoptados también, como ocurre en otros sectores laborales, con la finalidad de dar a la clientela una buena imagen de la empresa, a través de una adecuada uniformidad en el vestir".

Finalmente, concluye que ni supone un riesgo para la salud laboral "ni vulnera el principio de igualdad con carácter general o colectivo ni tampoco son expresivas de un trato discriminatorio por razón de sexo".

CC.OO y UGT, en desacuerdo

Tras hacerse público ayer el auto, el sindicato denunciante ha anunciado que recurrirá la sentencia. El secretario de Sanidad de CC.OO.en Cádiz, José Antonio Aparicio, se mostraba ayer "sorprendido" por el contenido de la sentencia del TSJA, ya que no encuentran "ningún argumento" que les lleve a la conclusión de que el empresario Jose Manuel Pascual "no esté generando discriminación hacia las mujeres".

"No intentamos decir al empresario qué tipo de uniforme tiene que utilizar en sus centros, pero consideramos que el vestuario que se elija no debe representar un agravio ni una agresión hacia las mujeres, y el actual lo es", ha apuntado Aparicio. Ha recordado que incluso la Junta de Andalucía consideró que el vestuario incumplía la Ley de Igualdad, por lo que entiende que el TSJA "se ha equivocado", y segura que ya están preparando el recurso de casación ante la Sala IV del Tribunal Supremo "porque esta batalla no la hemos dado aún por terminada ni perdida".

El sindicato UGT, por su parte, desde que se inició el conflicto siempre se ha mostrado del lado de la empresa, según afirma el Diario de Cádiz apoyado incluso por un grupo de auxiliares y enfermeras de distintas clínicas de Pascual, quienes se mostraron satisfechos.

"La sentencia ha hecho justicia con las mujeres de la empresa Pascual que en todas las áreas y servicios de los hospitales ocupamos el 80% de la plantilla y que hemos mantenido durante meses una posición de dignidad frente a la demagogia y el escándalo mediático de la representación minoritaria de CCOO". Además resaltaron el papel de la empresa José Manuel Pascual y Pascual como "la única entidad privada de Andalucía" con un nivel de promoción real de la mujer en el trabajo", han declarado fuentes de este sindicato al periódico andaluz.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.